domingo, 6 de mayo de 2018

Reseña Manga: Dragon Ball - Saga Red Ribbon (Parte 1)


Tras el fin del primer torneo, Goku se dirige inmediatamente hacia una nueva búsqueda las bolas de dragón. Concretamente esta vez intenta buscar la bola de cuatro estrellas que le dejó su abuelo de recuerdo, aunque para ello deberá buscar una a una hasta poder localizarla. En su camino, pronto se encontrará un nuevo enemigo: el poderoso ejército de la Red Ribbon, una de las organizaciones militares más poderosas del mundo. Su líder también busca las bolas de dragón para cumplir su deseo, pero la fuerza de Goku les pondrá las cosas difíciles.

En esta ocasión volvemos al tema de la búsqueda de las esferas mágicas, pero ahora se trata de un viaje casi en solitario por parte de Goku. A excepción de la participación de Bulma y Krillin durante el enfrentamiento con el general Blue. Y como he dicho, esta aventura no está exenta de riesgos ni de enemigos porque ahora se enfrenta con una gran organización que quiere obtener el tesoro para sus propios fines egoístas. Por ese motivo ahora notamos más esa relación antagónica entre un bien y mal, encarnados en Goku y la organización malvada. Tampoco había mucho en juego porque Goku solo pretendía recuperar el recuerdo de su abuelo y el general Red no era más que un enano que quería ser más alto, aunque sí habría resultado peligroso si su subordinado las hubiera reunido todas. También es importante decir que ahora no hay personajes nuevos que se volverán recurrentes ni tampoco se exploran a otros anteriores. Relativamente importante en sí es el personaje de Karin, así como el entrenamiento que proporciona a Goku para vencer al primer enemigo que se encuentra. Pero de eso ya hablaré pronto.

Hablando del Ejército de la Red Ribbon, este ejército militar se caracteriza por algunas cosas curiosas como el hecho de que sus altos mandos utilicen colores para identificarse como Red o Blue, pero también su estricto código que les obliga a deshacerse de aquellos que no cumplan con eficacia las órdenes. Sin duda, era una organización con muchos recursos porque disponía de un regimiento de soldados muy numeroso, así como de armas de toda clase. Además eran capaces de desplegarlos  alrededor del mundo para agilizar la búsqueda, lo cual nos dice sobre su poder. Algunos intentaban compararlos con los nazis, pero no estoy de acuerdo con esta opinión porque solo buscaban el dominio mundial y no tenían ningún tipo de ideología compleja que implicara por ejemplo una pureza racial. En sus tropas había miembros que tenían múltiples colores de piel o incluso seres animales antropomórficos. Es una lástima que no conozcamos mucho más sobre ellos, especialmente sobre Red y Black, quien merecerían una mayor atención. Tal vez un trasfondo que revelara más sobre sus motivaciones o una caracterización más trabajada.


Debido a la forma en que se disponen los enfrentamientos, la saga da la sensación de ser una especie de videojuego donde el protagonista debe vencer a enemigos fuertes y variopintos en cada lugar donde se esconde una bola de dragón hasta que llegue a la base del jefe. Algo que tiene mucho sentido porque Toriyama se inspiró en un juego arcade llamado Spartan X (1984). Con eso en mente también se deja de abusar tanto del chiste sobre lo fuerte que es Goku al ir en una línea ascendente donde cada rival que aparece es más fuerte que el anterior. Su evolución como peleador durante esta saga se vuelve muy creíble porque, como he dicho, derrota a toda clase de gente y suma otro entrenamiento especial. De ahí que predomine más la acción que en la primera saga, aunque los encuentros siguen siendo muy cómicos y el factor aventura sigue estando bastante presente.

Y vaya si lo está porque el protagonista nunca ha tenido que viajar a lugares tan distantes y diferentes tales como zonas nevadas, metrópolis, cuevas submarinas, bosques, pueblos extraños, bases militares, etc. El viaje a dichas localizaciones también se aprovecha para que Goku pueda interactuar con las particularidades de cada sitio. Por ejemplo, en la zona congelada tiene problemas con el frío o en la ciudad se extraña de que haya tantísima gente. Un buen contraste. No es de extrañar que este sea el momento donde expanda más su conocimiento sobre el mundo, lo cual le permite crecer más como individuo. Es una pena que el resto de personajes recurrentes queden bastante relegados. No sería un punto tan negativo si aparte de la aventura en la cueva submarina, hubieran enfrentado todos juntos a la Red Ribbon por ejemplo. Menciono este caso y no otro porque era lo que tenían pensado en un principio, pero al final no pudieron intervenir siquiera. Por supuesto, no obtienen tampoco nada significativo. Lo mismo ocurre con los nuevos aliados que no brillan demasiado ni se vuelven activos dentro del equipo sino que una vez Goku cambia de zona, estos se esfuman de la historia.


Pero continuando con la salsa de este arco, las batallas de Goku contra los hombres del General Red son casi inolvidables. Lo entretenido empezaba con la Muscle Tower donde Goku tenía que vencer a los rivales que se le presentaban en cada piso mientras subía hasta el último, al más estilo videojuego. Ahí se enfrentó a tipos problemáticos como el Sargento Metallic o el Monstruo Byon. Ambos tenían sorpresas guardadas y Goku se vio obligado a buscar soluciones creativas para derrotarlos. No me olvido del ninja Murasaki, quien es terriblemente humillado por Goku con cada nueva técnica ninja que saca. Probablemente el duelo más entretenido de la saga. Carcajadas aseguradas. También Toriyama se saca a una parodia del monstruo de Frankenstein en su versión más cobarde. Aparte de su desarrollo, el personaje una vez termina el arco se despide sin aportar nada más. Posterior a él estaría el General Blue, el oficial de comportamiento afeminado y obsesionado con la pulcritud, quien jugaría en una especie de pilla-pilla con Goku durante bastante tiempo debido a su astucia y poderes extraños. Pero con la llegada a Villa Pingüino, Arale se encargaría de ponerlo en órbita.

A continuación, aparecería el famoso Tao Pai Pai, el mayor asesino del mundo y el personaje más fuerte hasta ese momento. Como villano, él era más serio y cruel que los anteriores, aparte demostraba ser muy fanfarrón dada su fuerza, sin pensar que pudiera haber alguien por encima de él. Pero también tenía sus puntos graciosos como la manera en que asesinaba a algunas de sus víctimas, su particular modo de transporte o la cobardía que exhibía cuando por fin se encuentra alguien más fuerte. Lo más importante, sin embargo, era que este había logrado derrotar a Goku fácilmente, algo inaudito. Tras eso escapa por poco de la muerte y pasa por otro entrenamiento, esta vez en la torre de Karin. Un entrenamiento muy curioso porque daba la impresión inicial de que el objetivo era beber un agua sagrada cuando el entrenamiento se centraba más en el esfuerzo de subir la altísima torre y aprender a aprovechar mejor sus movimientos al luchar con Karin. Tras ello, logra dar una paliza a su enemigo y nos deja una muy buena pelea donde Goku demuestra lo que ha aprendido.

Pero el acto final estaría reservado para la destrucción de la propia base de la Red Ribbon cuando Goku hace un espectacular asalto. A lomos de Kinton y armado con su bastón logra derrotar a todos los hombres armados y máquinas que se le ponen por delante. En este momento realmente parece imbatible porque ni las mejores armas pueden con él, pero con Black pasaría por más apuros ya que su súper robot logra hacerle bastante daño. Incluso llega a lanzarle un misil para destruirle junto con la base, pero finalmente Goku logra cargárselo. A todo esto solo me queda decir que la organización no fue lo más inteligente al tratar de repeler a Goku porque nunca se les ocurrió tratar de acabar con él mediante engaños o argucias, justo este tipo de trampas son efectivas con nuestro protagonista por lo ingenuo que es. Y no es como sino se hubieran dado cuenta de este detalle... En fin, sigue siendo mi saga favorita y una de las mejores.

Calificación: 8

4 comentarios:

  1. Sin duda es una de las mejores saga del Dragon Ball original. De hecho hace poco con el videojuego de Dragon Ball se agregó una nueva historia sobre el androide 21 y su motivación por matar a Goku. Debo admitir que ese cambio me fascino, ya que dan a entender que la venganza del Dr. Gero años después fue por la muerte de su hijo y no solo porque Goku acabo con la patrulla roja.
    ¡Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no conocía ese videojuego. LO que dices es interesante porque le da una razón más personal para vengarse de Goku que solo destruir la organización de la Patrulla Roja, ya que bien visto nunca fue un impedimento muy grande el hecho de que dejara de contar con el apoyo del General Red para sus experimentos.

      Saludos

      Eliminar
  2. La parte que más me gusta indiscutiblemente es la saga de Tao Pai Pai y Bora ya que vemos por primera vez a un Goku con espiritu vengativo reinante en la mayor parte del tiempo, es verdad que estaba el concepto de las esferas del dragon pero al menos se explora otras facetas del personaje.

    De alli lo de la patrulla roja fue espectaculo visual y sirvió para darnos una idea del nivel de poder en el que se encuentra Goku (Aunque Roshi ya volaba asteroides para esas epocas - que epocas)

    Buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, a mí esta parte me gusta mucho y precisamente el enfrentamiento con Tao Pai Pai es mi parte favorita junto con la Muscle Tower. Nunca había humillado alguien a Goku tan fácilmente y eso fue interesante, ya que en los anteriores arcos insistían en el chiste de "Goku es demasiado fuerte".

      Saludos

      Eliminar