viernes, 16 de junio de 2017

Crítica: Ataque a los Titanes Segunda Temporada


  • Año: 2017
  • Capítulos: 12
  • Estudio: Wit Studio
  • Género: Acción, Drama, Fantasía
Incapaz de hacer nada

Al fin, la tan esperada segunda temporada de Ataque a los Titanes terminó y con ello también lo hicieron mis ganas de seguirla en próximas ocasiones. Hay varias razones y algunas de ellas son aplicables para la primera también. Pero allá van mis argumentos sobre lo que he visto y, posteriormente, razonado.

Para empezar, no podré en duda que sigue siendo una serie con altos valores productivos y prácticamente podría mantener lo que dije sobre la anterior temporada. No es un aspecto que hayan querido descuidar, así como tampoco el hecho de que la acción siga siendo algo fenomenal. Los principales cambios es que ahora tenemos más batallas entre titanes, sobre todo el encuentro cara a cara entre el Titán Acorazado y el Titán de Eren. Al elenco se incluyen otros titanes cambiantes como Ymir, quien también ha proporcionado grandes espectáculos como la defensa del castillo para proteger a Christa y los demás. El protagonismo de aquellos que usan el equipo de maniobras tridimensionales ha bajado bastante, pero hay algunas escenas bastante memorables. Hasta el comandante Erwin ha podido lucirse en este aspecto al ser algo más que un estratega.


Lástima que a partir de aquí tendré que señalar muchos puntos negativos. Uno de los más odiosos fue el ritmo. Agradezco que ahora tuvieran la decencia de solo meter dos resúmenes al inicio de los capítulos dos y seis, en vez de los más de veinte de la temporada anterior. Pero por desgracia el flujo que sigue la historia es muy lento. Igual o más lento que antes. Los flashback siguen saltando cada poco tiempo, impidiendo que se mueva todo con naturalidad. Uno o dos flashback están bien para darle más énfasis dramático a un momento, pero no son uno ni dos sino más de una decena. Por encima, sigue habiendo conversaciones innecesarias donde se repite algo que ya sabíamos o se podía suponer. El truco de sacar algún personaje para que parezca que están diciendo algo nuevo no cuela. Es lo mismo pero de boca de otra persona. 

Pero esto no es lo peor de todo sino el ver como alargan la trama para evitar desvelar datos importantes que producirían un buen avance. No es que me moleste que haya algún secreto que sea retenido, pero es absolutamente molesto cuando van varias veces seguidas. En la anterior temporada, de no haberse congelado Annie habrían podido obtener varios secretos que esconden los titanes cambiantes al servicio de cierta nación. Pero claro metieron un aspull y congelaron a Annie para evitar que se descubriera nada y tuvieran que buscar a los otros dos. Algo que me hizo gracia porque hasta entonces el endurecimiento duraba unos segundos. ¡Qué conveniente! Pero sorpresa, volvieron hacer lo mismo y ellos dos no han soltado apenas prenda. No sabemos porque quieren exterminar a la humanidad a excepción de que alguien se lo encargó y tampoco sabemos nada sobre como han conseguido esos poderes. El cazurro de Eren podría haberles preguntado en dos ocasiones y en las dos mantuvo una actitud de idiota parado que no sabía ni que decir. 


Claro algunos excusarán con que se han descubierto bastantes cosas como que sabemos que existe el llamado Titán Bestia y es alguien importante, que las murallas están hechas de titanes endurecidos y la Iglesia está metida en ello, que Christa tiene algo que ver con la realeza y los titanes y que los titanes normales podrían ser humanos en base a lo de Conny (otra conveniencia porque hasta entonces se había demostrado que los titanes no podían hablar). Pero sinceramente el triple de cosas pudieron ser descubiertas en estos doce capítulos. Uno siente que ha sido una pérdida de tiempo al ver como han alargado la trama artificialmente por inacción de aquellos que tuvieron la posibilidad en la mano como Eren. Oh y hablando de revelaciones, me olvido de una muy esperada: Reiner y Bertholdt confesándole a Eren que son el Acorazado y el Colosal. Podría ser fácilmente la revelación más anticlimática del año. No solo porque el tipo se lo dice así sin más y sin pensar en la posible reacción que tendría Eren al escucharla sino porque el mismo idiota del protagonista reacciona como si le hubieran dicho que si quiere irse de camping en vez de reaccionar nervioso y muy enfadado ante la confesión de que son los asesinos indirectos de su madre y de tantas otras personas. Por favor, que nadie se atreva a defender esta basura. Sin duda, el autor quería buscar la forma más impactante de soltarlo, pero terminó en el peor resultado posible.

Por otro lado, la verosimilitud está empezando a caerse al mismo tiempo. En primer lugar, me gustaría mencionar la conveniencia de que los titanes se pueden mover de noche si reciben la luz de la luna. Curiosamente en la primera temporada nos habían explicado que por un experimento de la Mayor estos no pueden moverse sin luz solar, pero ahora se inventan que la luz lunar también vale. Una estupidez. Podría incluso aceptarlo si estos recibieran la luz de la luna durante varias horas, pero se vio que en cuanto asomó la luz de la Luna volvieron a moverse sin ningún problema. Otro hecho que me molestó es como Mikasa pudo haber matado a Reiner y Bertholdt al mismo tiempo, pero sorpresa ahora Mikasa la mujer que asesina sin dudar a quien ose tocar a su Eren resulta que dudó por un instante. Algo que nadie se traga viendo su actitud de casi yandere cuando tocan a su hermanito. Pero esto aún así no tiene sentido porque se trata de espadas de acero especial capaces de atravesar fácilmente y de forma profunda la carne de algo gigantesco, ¿pero no es capaz de atravesarles el brazo y el cuello a dos humanos corrientes? Si hasta Bertholdt no habría podido levantarse porque le partió casi el cuello, pero luego se levanta en un santiamén. En fin, un truco para darle emoción al asunto lo mismo de siempre.

Más que la mirada de una persona cuerda parece la de una loca.

Y más de lo de siempre sería hablar de que el autor sigue empeñado en hacernos ver al mundo de forma cruel y despiadada y como hay que sacrificar tu humanidad para ganar. Esta idea no la había comentado en mi anterior reseña porque ya había escrito demasiado. El caso es que al autor carece de sutileza al transmitir el mensaje. No es necesario repetir cada poco “el mundo es una mierda”. En este anime ya ocurren cosas espantosas y recalcarlo tantas veces es reiterativo aparte de infantil. Por esta razón Shingeki no Kyojin es otro anime que no sabe el significado de sutil. Además quiero comentar que este mensaje en sí no me parece bueno porque intenta demostrarte en múltiples ocasiones como la esperanza y el confiar en los demás no sirve de nada y tienes que ser inhumano para vencer a los obstáculos de este mundo despiadado. Pero ni eso le sale bien porque lo único que consiguen es fracasos y más fracasos. Así que ni siquiera es capaz de demostrar que su mensaje está en lo correcto. En vez de eso prefiere recurrir al factor shock matando personajes que no nos importan o haciéndoles sufrir innecesariamente. El autor podría considerarse un retrasado al matar personajes como Mike del Cuerpo de Exploración, ya que mató de forma tan idiota a uno de los mejores soldados.

Por último, quiero hablar de los personajes. En esta temporada el foco ha estado muy disperso y el trío protagonista no ha tenido mucho protagonismo la verdad. Sin embargo, tanto Eren como Mikasa han empeorado. Por una parte, Eren parece haber adoptado la capacidad camaleónica de Kirito y otros personajes sin personalidad. Esto se puede demostrar en su actitud pasiva ante las declaraciones de Reiner y Betholdt y el secuestro perpetrado más tarde. En vez de sacar su típica personalidad de chico de sangre caliente e idealista, vemos como se mantuvo sin poder decirles nada hasta que pasa cierto tiempo de su secuestro. Una persona que de verdad supiera que tiene a los asesinos de su madre delante, les insultaría y les pediría explicaciones. Era algo ridículo. Por otra parte, Mikasa ahora ha acentuado aún más ese carácter de psicópata que solo piensa en defender a Eren y cada vez que la vemos tiene ojos de loca. Y una cosa, no voy a detenerme mucho en la chica patata porque le hayan dado un capítulo. Ella es prácticamente innecesaria en la trama y que viva o muera no va a tener ningún peso en ella.

Reacción de alguien "normal" al oír que ellos son los culpables del asesinato de miles de inocentes

En verdad en quien quiero centrarme es en Reiner y Bertholdt. El primero siempre mantuvo una actitud de hermano mayor para Eren y de buen soldado, pero evidentemente es un asesino sin escrúpulos bajo el manto de alguien más amable. Odié que se inventaran esa supuesta “doble identidad” para excusar en parte lo que hizo. De Bertholdt poco se puede decir porque nunca abría el pico y tampoco es que haya tenido muchos diálogos. Resulta tan poco impactante que el sea el titán Colosal por su personalidad callada y cobarde. Lo que más me molesta de estos personajes es la hipocresía que gastan y como el autor ni se molesta en retratarlos de forma más dura. Es evidente que lo que han hecho no tiene perdón alguno y que generarían poca empatía con el espectador, ¿pero tanto costaba darles un conflicto interno? En vez de mantener el misterio sobre su identidad, habría resultado más conveniente ofrecer algo sobre como su misión de matar a la humanidad empezaba a chocar con la idea de que sus compañeros son importantes para ellos, pero nada de nada. Al final uno los ve objetivamente como un par de asesinos. Algunos dirán que les preocupaban los demás, pero nunca se DISCULPARON como es debido. En vez de eso el hipócrita de Bertholdt les dice que ojalá se pusieran en su lugar. Oh claro como si te hubieras parado a pensar en el daño que estabas haciendo a los demás, matando a sus familias y amigos. En vez de explicarles porque estaban haciendo lo que estaban haciendo, les pides comprensión. En serio qué asco me causan. 

En conclusión, tengo muy claro que este anime seguirá en próximas temporadas yendo cuesta abajo cada vez más. Por mucha acción que pueda proporcionar al espectador no vale la pena seguirla y yo estoy cansado de historias de adolescentes hechas por mangakas mediocres.

Calificación: 5

miércoles, 14 de junio de 2017

Análisis: Ataque a los Titanes S1


  • Año: 2013
  • Capítulos: 25
  • Estudio: Wit Studio
  • Género: Acción, Drama, Fantasía, Terror

El contraataque de la humanidad

Sinopsis

Hace mucho tiempo los seres humanos vivían en paz, pero la llegada de unos seres llamados titanes cambió todo. En muy poco tiempo eliminaron a la mayor parte de la humanidad, pero gracias a la construcción de unos enormes muros pudieron sobrevivir dentro de ellos. Un siglo después, un gran titán aparece de improvisto y hace un enorme hueco en la muralla más externa. Como consecuencia de ello, empiezan a entrar numerosos titanes que devoran a la población. Una de sus víctimas es la madre de Eren Jäger, el cual tiene que presenciar como su madre es devorada por uno de ellos. Debido a este hecho, no tarda mucho en alistarse al ejército y tomar la decisión de exterminarlos a todos.

Una premisa interesante, pero un mundo por explorar

En mi opinión, la fama que consiguen algunos animes es injustificada. Tales ejemplos valdrían para Sword Art Online (2012), Tokyo Ghoul (2014) o Re: Zero kara Hajimeru Isekai Seikatsu (2016). No opino exactamente lo mismo de Ataque a los Titanes porque creo que contaba con más posibilidades de volverse algo bueno que los otros tres. También no negaré que es un anime que disfruto ver, pero eso no interferirá con mi juicio a la hora de valorarlo. Juicio que sí fue afectado la primera vez que intenté reseñarla y ahora sí estoy seguro de hacer un análisis diez veces mejor porque he diseccionado mejor la obra y comprendido sus aspectos positivos y negativos. Veamos cuáles han sido los factores que la han catapultado hasta el éxito.

Pocos pueden decir que la premisa de esta obra no es interesante. En su tiempo resaltaba aún más porque no había tantas series que pretendieran contar algo similar sino que encontrabas montones de slice of life con tintes cómicos, comedias escolares, historias de fantasía, historias dedicadas a algún deporte, etc Casi todas rodeadas de un montón de niñas monas sin más encanto que su cara bonita. Así que podría decir que era algo fresco. No innovador porque ya hacía tiempo que aparecieron historias de ese tipo sino relativamente nuevo. Además, el primer capítulo estaba rebosante de expectativas, aunque tuviera algunos fallos.


Más atractivo aún es el mundo en que se desenvuelve la historia. Se trata de un escenario post-apocalíptico donde la humanidad ha sido arrinconada por los titanes, unas criaturas enormes cuyo único fin es devorar humanos. En el caso de los categorizados como “anormales” a veces se comportan de formas que es difícil prever. A pesar de no tener ningún tipo de inteligencia, son muy peligrosos por varias razones. Una de ellas es que son prácticamente invulnerables a excepción de un punto débil situado en la nuca, sino se regenerarán al estado anterior. La otra es simplemente que tanto su tamaño como su fuerza superan por mucho la de una decena de humanos así que las posibilidades de vencerlos son mínimas. Su aspecto es curioso y hasta puede resultar ridículo. Sin embargo, este mismo hecho crea un buen punto de horror ya que nadie se esperaría que algo así pudiera comer con tanta naturalidad a alguien.

Durante décadas el sistema para defenderse de ellos han sido tres muros nombrados como María, Rose y Sina. Pero la otra defensa consiste en el ejército, que se divide en tres fuerzas distintas: a Tropa de Guarnición, encargada de proteger las ciudades y reforzar los muros; la Policía Militar, los hombres bajo las órdenes directas del rey; y el Cuerpo de Exploración, cuya misión es explorar el territorio más allá de los muros e investigar a los titanes. Para cumplir su misión –sobre todo pelear con los titanes– están equipados con lo que llamamos equipo de maniobras tridimensionales, una herramienta que permite moverse libremente por varias superficies y en cualquier inclinación, incluso alcanzar grandes alturas sin mucho esfuerzo. A esta herramienta le acompañan varias espadas preparadas para cortar la carne de los titanes. Podría decirse que la movilidad es el factor clave para derrotarlos. Más tarde, la serie nos muestra otros métodos que utilizan los soldados como son otras armas como cañones o arpones especiales, y algunas tácticas como la formación a larga distancia. 

A esto podríamos añadir más como son la vida dentro de los muros, la existencia de una monarquía, la religión del Culto del Muro, etc Por desgracia, muchas veces este mundo solo existe como un escenario porque en sus primeros capítulos no construyó gran cosa. En vez de eso suelen proporcionarnos a mitad de capítulos cuadros con información que nos explican sobre este mundo, pero esto es un despropósito y solo sirve como curiosidad. Es potencial a medio desarrollar. Si estás interesado en conocer todos los aspectos del universo de Ataque a los Titanes puedes quedar un poco decepcionado.

Factor supervivencia casi desechado

Otro aspecto que llama mucho la atención del espectador es la atmósfera de terror y la sensación de que se trata de una situación de supervivencia al límite. Anteriormente, estábamos en una era de paz, pero ahora ha llegado a su fin. La inauguración de la época del terror sucede por culpa de los titanes. Para remarcar este miedo hacia ellos se insiste mucho en el estado psicológico de los personajes, así como las consecuencias negativas que ocurren alrededor de ellos. A diferencia de Eren, la mayoría vivían con la mentalidad de que lo mejor era estar dentro de los muros. El pensamiento de enfrentarse al enemigo les causaba un enorme miedo por lo que muchos de los soldados preferían unirse a la Policía Militar para huir lo más lejos posible de ellos. Tarde o temprano tenían que hacerles frente y se toparon con que son imponentes y no poseen ningún tipo de compasión. Lo peor es la impotencia ante como devoran a conocidos, vecinos, amigos y familia. Puede que los discursos tengan algún efecto, pero muchos preferirían desertar y marcharse con sus familias. Otros lloran de desesperación sin saber qué hacer y los últimos incluso se suicidan. También está la incertidumbre de no saber si próximamente alguno de los muros será derribado, causando problemas de escasez de alimentos y de espacio al tener que refugiar a una mayor cantidad de población que alimentar en un espacio más pequeño. En definitiva, las posibilidades que tienen son casi nulas en su situación.


Desgraciadamente el factor supervivencia se perdió en su mayoría tras el capítulo 8 con el descubrimiento de que Eren puede convertirse en titán. Probablemente algunos no lo comprendan, pero el hecho de meter poderes mágicos o sobrenaturales arruina una historia de este tipo. Elimina gran parte de la tensión que había en este momento porque ahora el protagonista es mucho más difícil que muera. No solo eso sino que ahora puede cargarse decenas de monstruos que antes no podría haber matado en su estado humano, pero no solo es el hecho de que Eren se haya convertido en un titán. También está la inclusión de personajes súper fuertes como Levi, que no tienen ningún problema para matar varios de ellos simultáneamente. Ahora el tamaño, su capacidad regenerativa o el ser impredecibles no importan ni la tercera parte de lo que hacían antes. En vez de ello ahora parece más una serie de acción donde los enemigos han cambiado a humanos capaces de transformarse en titanes y los anteriores titanes son relleno. Otro error que comete el autor es abusar del factor shock para dar a entender cómo es de cruel y despiadado su mundo. Este abuso consiste en matar constantemente personajes –sean importantes o no– y ver como sufren muchos de ellos. En una historia de este tipo es normal que mueran personajes y que sufran por supuesto, pero al autor constantemente está haciendo esto sin un control adecuado. Hasta el punto en que uno ya no siente ningún tipo de interés por ellos y resulta cansino ver como saca personajes solo para matarlos o gastar tiempo en las sensaciones de personajes que no conocemos. 

Matar monstruos nunca fue tan excitante

Puede que algunas escenas de acción sobren, pero la acción es un género en el cual Ataque a los Titanes sobresale. Cuando tiene lugar un encuentro entre los titanes y los mejores soldados se convierte en un espectáculo visual. Surcan los cielos y hacen todo tipo de maniobras para poder aplastar al titán que hay ante sus ojos. No solo son unas coreografías que te dejan tirado en el suelo de la emoción sino que las ejecutan a una velocidad endiabladamente alta. Sin duda, si en algo pusieron pasta es en este tipo de escenas porque la fluidez se sale de los baremos. En fin, ya me gustaría tener un equipo de maniobras tridimensionales para hacer todas esas virguerías. Por si fuera poco también hay combates entre un titán y otro titán. Muchas veces los combates cuerpo a cuerpo son sorprendentes, pero ver a dos gigantes agarrarse a puñetazo limpio mientras destrozan parte del lugar en que se encuentran es algo magnífico. También se nota la mano de la dirección de Tetsurô Araki porque seguro que otro director más amateur no podría haberlo hecho de igual manera. A esto en general también hay que añadir que los niveles de violencia son bastante altos a pesar de que cierta censura y no pasa lo mismo que en las OVAS de los 80 y 90, pero prefiero eso a la carnicería que hacían por ejemplo en Violence Jack (1986). Sigue siendo impactante ver como rompen partes del cuerpo y se expande la sangre. Por este motivo también creo que este anime se convirtió en una serie de “estilo sobre substancia” y ya no en algo de supervivencia.


El último aspecto interesante que me queda por mencionar es el misterio. Concretamente los misterios alrededor del sótano de la casa de Eren y la identidad de los titanes cambiantes. El primero no voy a comentarlo porque permanecerá oculto hasta que lleguen al lugar y esto solo lo alargan. El segundo creo que fue algo que se pudo haber mejorado. En el caso de Annie, lo compro para el espectador porque había indicios suficientes para adivinar que era ella. Pero los personajes se enteran de que es ella sin pruebas suficientes hasta que Armin se saca de la manga que el equipo de maniobras especiales que tenía Annie era el de Marco, algo que nunca revelaron. Sobre la identidad de los otros dos solo hay indicios que no demuestran mucho. La mayoría de los misterios se mantienen a la espera de ser revelados en la segunda parte que tendréis en unos días.

¿Ritmo de tortuga por avaricia empresarial?

Finalmente, nos hallamos ante uno de los mayores problemas de Ataque a los Titanes junto a su conversión en shounen, el problemático ritmo. Intentaré detallar esto lo mejor posible. Una historia para que fluya bien necesita contar lo que ocurre sin demasiados tropiezos. Es como correr en una pista sin encontrarse muchos obstáculos que sortear y así llegar en un tiempo correcto a la meta. Pero en Ataque a los Titanes muy pocas veces hay un paso adecuado. En sus primeros episodios se podría decir que sí, pero luego comenzaron los problemas y solo en algún episodio había un ritmo adecuado. En primer lugar, están los resúmenes del inicio. Su duración media suele situarse alrededor de 1 minuto y están presentes en todos los episodios menos tres. En segundo lugar, están los flashback. Buena parte de ellos son pequeños flashback que van desde unos pocos segundos o algunos minutos sobre cosas que han ocurrido ya. En otros casos son flashback sobre algo “nuevo”. Lo pongo entre comillas porque muchas veces no cuentan nada nuevo sino que muestran conversaciones que solo refuerzan un punto o explican algo que ya podríamos entender sin necesidad y que ralentizan la línea que había hasta el momento y muchas veces se meten en medio de un conflicto. Algunos son necesarios, pero estarían mejor colocados cuando aprovechan algún momento de relajación. Asuntos como la activación del poder de titán podrían ser explicados en unos minutos y le toma medio capítulo. Aparte de introducir este flashback en medio de la operación. En tercer lugar, hay mucho tiempo gastado en dar cámara a personajes terciarios que van a morir en los próximos minutos. En algunos casos esto está bien para añadir tensión a la atmósfera, pero lo hace de manera tan reiterativa que ralentiza más de lo que debería. Fácilmente nos podríamos haber ahorrado unos siete u ocho capítulos sin contar el recopilatorio. 

Personajes

-Eren Jäger: Su personalidad es la propia de cualquier chico shonen, es decir, idealista, valiente y sin talento, añadiéndole la categoría de vengador. Siempre está repitiendo frases como “exterminaré a los titanes” o “me vengaré”. Normalmente las dice gritando o bien se muestra enfadado con el resto por no compartir sus ideas. Durante la primera temporada hasta la mitad sus diálogos estaban compuestos por este tipo de frases o bien dando discursos hacia sus compañeros. Puede decirse que es un personaje bastante plano.

-Mikasa Ackerman: Al igual que Eren, Mikasa no es un personaje complejo. La razón de su existencia es Eren y solo él, hasta el punto de que casi le daba igual morir cuando creyó que había muerto. Un punto que podrían haber aprovechado, pero han seguido la misma línea desde entonces. Ella básicamente se encarga de protegerlo y de que no cometa estupideces. La mayoría de su encanto reside en que es una máquina matando monstruos. No tiene mucho más que ofrecer. Las interacciones entre ambos dos son casi todo el rato igual y no hay química porque no se escuchan el uno al otro. Uno suelta el mismo discurso de matar titanes, mientras la otra solo le dice que lo protegerá.

-Armin Arlert: Su personalidad es la propia de un chico tímido e inseguro, pero valiente en momentos determinantes. En comparación a los otros dos del trío protagonista, Armin es un poco mejor. Realmente es de los pocos que muestran algo de materia gris. Nadie tiene buenas ideas, menos él y algún personaje más. Sus interacciones con el resto del grupo no pasan de lo correcto, siendo Eren y Mikasa con quien más se relaciona.

-Levi Ackerman: Capitán del Cuerpo de Exploración que estaba encargado en un principio de la supervisión de Eren mientras estaba bajo sospecha. En el pasado era un famoso matón de los bajos fondos, pero cambió cuando conoció al comandante Erwin. Levi se caracteriza por ser un hombre con mal genio, violento y de trato difícil. Esto no le impide preocuparse por sus hombres como el que más, aunque lo oculta bien. Una faceta simpática de Levi es su obsesión por la limpieza. Sin duda, tiene algo de carisma y un carácter que encanta a las mujeres, así que se trata del personaje más popular de la serie. Sin embargo, tiene un problema básico: la falta de humanidad. Algunos dirán que no, pero sus reacciones frente a las muertes de sus compañeros de escuadrón y la forma que tiene de hablar con sus subordinados para consolarlos indica una falta enorme de emociones. Prácticamente no tiene ninguna respuesta. No porque el mundo sea cruel tú tienes que actuar como alguien sin emociones todo el rato.


Alrededor de ellos hay muchos personajes revoloteando, sobre todo sus compañeros de promoción. Pero al ser tantos y no centrar el foco en unos cuantos, ninguno de ellos tiene suficiente cámara para que nos importe lo que hacen. Realmente que mueran o vivan es poco importante porque no son importantes para la trama. De haber aprovechado mejor el tiempo de entrenamiento como cadetes para reforzar lazos entre Eren y sus compañeros, centrándose especialmente en algunos ahora podrían ser importantes. Pero en vez de eso dedicaron la mayor parte del tiempo de uno de los dos episodios a ver como Eren conseguía superar una prueba.

Algunos mencionarán a Sasha Brauns, pero simplemente es un personaje de alivio cómico. No hace nada relevante y solo está ahí para provocar risas con su obsesión con la comida. El único que de verdad le conceden un papel secundario sólido es Jean Kirstein. No tiene una caracterización muy buena, pero no está mal. Además hasta tiene un pequeño desarrollo durante la primera temporada. Pasa de ser un tipo algo engreído que se preocupa solo por sí mismo a ser un líder interesado en el bienestar de sus compañeros tras la muerte de su mejor amigo que creía que podría ser un buen líder. Por encima, también es de los pocos que utilizan la cabeza como Armin.

Otra de las razones por las cuales los personajes no importan mucho en esta obra es la tendencia a presentar algunos y luego matarlos u olvidarse de que existen. Uno sería el comandante Pixis, un oficial excéntrico, pero sensato y de mente abierta. Con gusto por el buen licor. Por desgracia, desaparece poco después de aparecer. Otros personajes que pudieron ser potencialmente interesantes son los miembros del Cuerpo de Exploración que no son Levi, Erwin o Hanji. Ejemplo sería el escuadrón de Levi, quienes fueron presentados en el capítulo 15. Todos ellos terminan muriendo a pesar de ser valiosos miembros en la lucha para los titanes por las ansias del autor en matar a todo elemento que encuentra. Y eso que servirían como parte del mundo de la serie, pero los eliminan a casi todos y la organización ya no importa un pimiento.

Arte y Banda Sonora

Este anime se debe a la colaboración de dos estudios: Wit Estudio y Production I.G. El primero es famoso por su reciente éxito Owari no Seraph (2014), mientras que el segundo por otras como Ghost in the Shell (1995) y Psycho Pass (2012). Como muchos trabajos de ambos estudios, Ataque a los Titanes tiene una animación muy buena. Sin embargo, ni de lejos es tan perfecta como sus fans creen. La razón se encuentra en que la mayoría solo recuerda los momentos de acción en vez de todo el conjunto. Estos dos estudios fueron astutos al usar una técnica que consiste en animar de forma excelente las escenas con más movimiento, mientras que aquellas donde están hablando o donde no hay acción hay muchas escenas estáticas. Además lo hicieron de manera que no llamara demasiada la atención, pero hay que ser consecuentes. Otro mérito de la adaptación animada es que realmente mejora al manga porque este tiene un dibujo bastante crudo. A veces parecían dibujos abocetados. Los diseños de personaje tienen su aquel por varios motivos como  estar dibujados con un trazo grueso muy curioso. En anatomía, todos son muy similares porque son flacos y de estatura similar, pero hay mucho detalle en los rostros. Los ojos sobre todo resaltan cuando hacen algún plano detalle. Más impresión causan los titanes con su aspecto tan singular, por no decir macabro, y la variedad que hay de los mismos.


La banda sonora de Ataque a los Titanes está compuesta por Hirayuki Sawano, conocido por otros trabajos como Ao no Exorcist (2011) o Guilty Crown (2011). Es uno de los mejores compositores del medio en la actualidad. Con estas referencias, no nos defrauda en esta titánica serie donde la música es algo omnipresente. La sentimos, la vivimos. Sin ella esta serie no habría alcanzado un nivel tan alto, tan épico. En los combates esta consigue que saltes de la silla de la emoción, con tantas ganas que te planteas repartir golpes a diestro y siniestro. Un enorme que trabajo que se refleja en todos sus temas musicales internos. Además, la música ayuda mucho a sentirse inmerso en el ambiente de peligro e incertidumbre que rodea a los personajes. Su mayor defecto sería que posee pocos temas musicales, como ocurre con casi todas las bandas sonoras de Sawano, pero sigue siendo sobresaliente. Asombrosamente sus openings están a un grado igual o mayor. El primero es Guren no Yumiya y el segundo Jiyū no Tsubasa, ambos son igual de especiales para mí aunque el primero haya sido el más impactante para el público general. Tanto ha sido que hay cientos de parodias del mismo.

Calificación: 6

domingo, 11 de junio de 2017

Crítica: Natsu e no Tobira


  • Año: 1981
  • Duración: 1 hora
  • Estudio: Madhouse
  • Género: Drama, Romance

Tras el verano 

Sinopsis 

El inicio del verano llega a cierta academia francesa que tiene por protagonista a Marion Fiesse, un joven guapo e inteligente que goza de bastante popularidad. Marion se define como una persona racional y desprecia los sentimientos como el amor, pero un buen día se topa con una noble que le hace cambiar su perspectiva frente a esto. Así mismo dentro de su grupo de amigos, las cosas se tuercen.

Conocer el amor no es suficiente

Cierto día, cuando estaba haciendo mis listas para ver anime, me topé con esta película de corta duración. Se trata de una adaptación de un manga de Keiko Takemiya (Terra e...), autora de shojo y pionera en el género del shonen-ai. En la película podemos ver sus interesantes contribuciones al medio, pero vayamos con la historia en sí.

La película abre con una intrigante escena donde dos jóvenes se baten en duelo mientras cuentan los pasos y se giran para disparar. En este momento el que parece ser nuestro protagonista intenta pararlos. Por lo tanto, vemos como la película utiliza una narrativa circular para incrementar nuestro interés. Esperemos que con razón, ¿no? Luego hay un retroceso en el tiempo y nos situamos a inicios de las vacaciones de verano. La historia parece estar ambientada en un internado francés del siglo XIX  que pone su atención en un grupo de chicos. Los preceptos y normas de la escuela no son de su agrado, así como tampoco sus estrictos tutores que no se rigen por criterios más lógicos. Todos los miembros del grupo están bastante de acuerdo con la idea de que la razón es la base y su líder habla con bastante desprecio del amor al ser un sentimiento cuya lógica se nos suele escapar.

Precisamente, el tema principal en esta obra es el paso a la madurez a través del amor y las consecuencias de este. La adolescencia suele ser una etapa de nuestras vidas complicada, pero muy importante. Y si algo se suele asociar a ella suele ser el amor. El encuentro del protagonista con una mujer, Sara Vieda, supone un paso en esta dirección que anteriormente él rechazaba. La verdad primero hay que entender que Marion es un chaval que odia a sus padres, especialmente a su madre que por las cartas que le manda tiene un amante. Por ello tiene una mala imagen de las mujeres y no confía en ellas, lo que le causa cierto miedo y rechazo cuando se habla de amor o sexo. Muy en el fondo ama a una chica llamada Ledania, pero no quiere interactuar con ella y rompe sus cartas. Por ello, Sara tomará el rol de maestra para enseñarle que las relaciones amorosas pueden ser maravillosas y que no tienen porque rechazar por automático el amor. No debe ser tan egoísta y ocultar sus sentimientos sino expresarlos para sentirse mejor consigo mismo.

Una vez acepta este hecho y mantiene una apasionada relación la susodicha durante una semana, el chico gana confianza en sí mismo y es mucho más extrovertido. Antes de nada me gustaría resaltar el hecho de que retratan la relación entre un joven menor de edad y una mujer de mediana edad. Algo muy atrevido e inusual, al ser una romance prohibido. Por su parte, sus amigos son ignorados durante esa semana y no casi todos no ven con buenos ojos su relación con una mujer tan mayor. En realidad ellos mismos también tienen sus problemas problemas amorosos: Lind y Jack compiten por el amor de Ledania (la chica enamorada de Marion), y Claude está confuso porque tiene sentimientos amorosos por Marion. Por su parte, Lind es un hombre que busca ganarse un status y para él Ledania, hija de un político, es un buen partido; y por otra parte, Jack ama a Ledania sin ninguna pretensión más que ese sentimiento. El caso de Claude es más grave porque él no entiende lo que está experimentando por Marion y nadie puede ayudarlo, encontrándose solo y muriéndose por dentro al ver a la nueva pareja. Aquí también vemos el primer indicio en el anime de un amor homosexual expresado por Claude.

Con una historia dramática que levantaba el interés del espectador y que se atrevió a introducir temas tan polémicos y frescos dentro del anime, ¿cómo no podía ser una obra, al menos, superior al promedio? Por desgracia, esa historia no podía salir bien por un solo motivo: no había suficiente material y tiempo para desarrollar y profundizar de forma apropiada esa historia. Una película de apenas una hora no podía ofrecer un resultado satisfactorio sino, por lo menos, una miniserie de seis episodios. Los problemas derivados de esta falta de contenido son, en primer lugar, la falta de caracterización para casi todos los personajes. Sin establecer cómo son los personajes centrales y sin tiempo para hablar sobre sus dilemas y problemas no podemos empatizar adecuadamente con ellos. Por ejemplo, Claude solo da referencia a ese amor por Marion mediante una imagen suya en un pequeño momento y luego pasa al drama de verle sufrir porque Marion está con Sara. Apenas sé nada de él y no se responden preguntas cruciales: ¿Qué hizo que se enamorara de él? ¿Desde cuando está enamorado? Así igual con los otros cuyos amores y problemas se plantean en base a pequeños momentos porque no hubo tiempo para establecer nada.

Los eventos se suceden de forma demasiado rápida y, por ello, también la historia de Marion no cautiva lo suficiente. Sabemos porque siente rechazo a las mujeres, pero se aborda el asunto de forma algo superficial. He de alabar que ciertos momentos y la expresión de sus miedos por medio de imágenes sea acertada, pero el problema no desaparece. Luego su transformación gracias a la noble -que en realidad no es más que un plot device cuyo propósito es propiciar el cambio- es inmediato y no se nos muestra toda esa maravillosa semana que vivió. Puede que un enamorado con locura cambie mucho, pero normalmente el cambio se dirige hacia la persona amada y no tanto con los demás. A continuación todo toma un rumbo demasiado muy exagerado y propio de una telenovela porque surgen conflictos de grave importancia como la muerte de Claude o el duelo a muerte entre Lind y Jack. ¿Cómo demonios pueden ser tan exagerados para que estos conflictos intenten acabar con la muerte? Lo siento, no es convincente tanta exageración para causar impacto. Por último, el final termina con la llegada del otoño y el fin de ese amor veraniego que no acaba bien porque no tengo la impresión de que sirviera para mucho. Marion intentó salvar a sus seres queridos, pero resulta herido y nada nos dice si aprendió que ese amor ingenuo que no toma en cuenta las consecuencias puede ser peligroso. Aunque lo hiciera, como dije, el tono era desmesurado para lo que pretendían convierte en ridículo el mensaje y temas de la obra. Sin duda, este largometraje fue interesante, pero desde el principio estaba condenado a quedarse corto.

En cuanto a los valores técnicos, la calidad del anime es un poco pobre para ser una película. Los diseños de personajes se ajustan al modelo del shojo: chicos muy femeninos, piernas largas, pestañas cuidadas, piel lisa, etc En resumen, sus rasgos enfatizan la belleza de los personajes, pero son muy parecidos entre ellos. El fondo es generalmente borroso y no llaman la atención, excepto ese campo de flores rojas donde tiene lugar el duelo. Si hay algo a destacar es cierta escena donde el espectador se sitúa detrás de la ventana y ve a Marion y Ledania hablar bajo la lluvia. Pareciera como si nosotros estuviéramos físicamente ahí viendo la escena. La música está compuesta por Kentaro Handeda, cuya partitura es una mezcla de violines, saxofón y piano. Esta banda sonora tiene un toque místico dotado de mucha preciosidad. Digamos que me transmite bastante bien la impresión que tengo del anime.

Calificación: 5,5

miércoles, 31 de mayo de 2017

Análisis al detalle: Dragon Ball Super (Manga) Parte 1


No creo que sea necesario presentar este manga porque todo el mundo, incluso aquellos no fanáticos de la cultura japonesa saben qué esto es una secuela de Dragon Ball, así que me ahorraré una sinopsis. 

Una vez dicho esto, me gustaría haceros una pregunta: ¿Creéis que el manga de Dragon Ball Super es mucho mejor que su anime? No es mi intención responder inmediatamente sino que penséis los lectores si de verdad lo es. La mayoría me diréis que al menos no tiene relleno. Más allá de que os moleste el relleno porque eso solo es un aspecto negativo y no el factor determinante que pueda provocar que la historia dibujada sea mejor. Muchos declaráis que al no enfocarse en cuestiones superfluas e irse directamente al grano lo hace mejor, pero estáis claramente en un error porque no siempre tener un ritmo rápido es bueno. Y eso pasa con este manga que algunos tildan de promocional porque todo ocurre tan rápido que muchos eventos se entienden mal sino viste el anime o las películas. En otros casos, los personajes se introducen sin darnos información suficiente sobre ellos aparte de unos pocos datos o diálogos. De ahí que un ritmo excesivamente rápido para la trama sea tan perjudicial como meter relleno, aunque tú puedas disfrutarlo algo más. 

Otros aludiréis al dibujo para demostrar la superioridad del manga frente al anime, lo cual es verdad pero con matices. No obstante, sabéis que el anime saca un capítulo semanal mientras el dibujante del manga saca un capítulo al mes. Con esto solo quiero señalar un dato importante que no forma parte de alguna defensa mía. Lo que sí es verdad es que el dibujo de Toyataro es inferior al de la mejor época de Toriyama. Toyataro admira mucho al creador de Dragon Ball y por eso muchas veces se dedica a emularlo y cuando este no lo imita su dibujo decae. Hay varias muestras en la red de esto. Podéis notar también como el dibujo es muy inferior cuando se trata de dibujar a los personajes en planos lejanos. Así que no creo que deberíais molestaros en defenderlo, más cuando Toriyama trabajaba semana a semana, mientras Toyotaro mes a mes. Pero ahora pasaré a dar mis argumentos de cada arco.

Saga de la Batalla de los Dioses

Esta saga solo dura 4 episodios de unas 20 páginas cada uno, es decir, una saga totalmente apresurada porque comparándolo con la película -de hora y media de duración- es insignificante. Y me dirás que si has visto la película no pasa nada, pero el caso es que el manga no debería depender de otros productos para SOS-TE-NER-SE. Eso solo indica que es un producto derivativo hecho sin muchas ganas. En fin, esta pequeña saga en todos los materiales (manga, anime y película) es una excusa para introducir a los nuevos dioses y una nueva transformación: el Super Saiyajin Dios. 

Hablando de esta introducción... es muy deficiente. El esquema de esta saga es como la mayoría de Dragon Ball Z, un esquema que se repitió hasta el hartazgo. Un nuevo enemigo aparece y Goku tiene que encargarse de derrotarlo, no sin antes los demás hagan tiempo para entretenerlo mientras. Ciertamente el resultado no termina así, pero se desarrolla tal cual. Hablando del enemigo, Bills, este es un dios de la destrucción que se preocupa más de estar entretenido y comer bien que de otra cosa. Su diseño de personaje con similitudes a la mitología egipcia le da un aspecto muy guay y su personalidad, al menos, difiere de los villanos acostumbrados. El problema es que aquí ni siquiera le dan una presentación adecuada y hasta que el Kaio del Norte lo nota llegar ni sabemos que es el Dios de la Destrucción. Ni tenemos información sobre él ni se define bien hasta que pasan los episodios. Simplemente nos cuenta sobre el sueño que tuvo y se dirige a luchar con Goku. Solo sabemos que dios es y que es el más poderoso. Otro hecho conectado con esto es que la continuidad de esta saga crea problemas de coherencia. Bills se supone que es el ser más fuerte del universo junto a Wiss, pero Freezer era el más poderoso. Ok, Célula fue creado así que no sirve y Bu, bueno es un fallo, pero podría no haber sabido de él. Sin embargo, a Bills lo conocía así que hay una contradicción entre lo que dice Freezer y Bills. Incluso Vegeta sabía de Bills y nunca nos informó de ello. ¡Qué curioso! ¿Verdad? El otro hecho es que Bills dice que le ordenó a Freezer destruir el planeta de los Saiyans cuando en el especie de Bardock y en la serie se dice que esto no fue así sino porque los consideraba peligrosos (la leyenda del Super Saiyan también se debe tener en cuenta). [Error en lo de Bardock, disculpas en eso].

Su obsesión e inconsciencia salen a relucir

El siguiente hecho a resaltar es la personalidad de Goku. Si ya en las últimas sagas de Dragon Ball Z, ya empezaba a ser alguien más preocupado por las peleas que por la seguridad del planeta ahora se ha vuelto un completo obseso por pelear con gente más fuerte. Sus diálogos solo refuerzan su estupidez al hacerle ver más tonto como sino fuera capaz de comportarse al tener que tratar con una divinidad. Hasta Goku de pequeño, tras entrenar tanto, tenía ciertas características propias de un sabio. ¿Y me dices que ahora este luchador experimentado parece un crío de 10 años? Otro de los problemas más graves es la diferencia tan abismal entre el poder de Goku y el de Bills. Hace ver como que todo el entrenamiento de Goku no sirva para nada -le gana con un golpe en la nuca- y de ahí que tengan una excusa para regalarle un modo nuevo. Un modo que se obtiene juntando las manos entre 6 Super Saiyan... ¿En serio, obtener un poder tan superior es tan fácil? ¿Entonces porque las transformaciones anteriores mucho más débiles eran más difíciles de conseguir? Mejor dicho, ¿en serio los fans se tragan esto? ¿Y me decís que os gusta ver como humillan a vuestro protagonista para después obtener un nuevo modo? Los fans más patéticos que he visto en mi vida. Pero bueno no debería sorprenderme cuando justifican hechos que afectan a la escala de poderes como es que Vegeta en Super Saiyan 2 sorprendiera a Bills y lo mantuviera un pequeño rato inmovilizado con sus golpes cuando Goku en Super Saiyan 3 no le dio ni un golpe. Seguro muchos no justificáis a vuestros políticos cuando estos se contradicen, pero cuando Dragon Ball lo hace decenas de veces le perdonáis o intentáis buscarle sentido.

Nota: 3

Saga del Universo 6

Este arco abarca desde el capítulo 5 hasta el 13. Una duración algo corta, pero más apropiada para esta saga. El caso es que sigue siendo mala. De verdad me sorprende la falta de imaginación de sus creadores. Ahora en vez de recurrir al esquema anteriormente mencionado deciden sacarse una saga de torneo que ya hemos visto un montón de veces en el primer Dragon Ball. Se habría salvado de mi crítica negativa si hubiera tenido la bondad de hacer un torneo mínimamente interesante, pero terminó volviéndose el torneo de Goku y Vegeta.

Para empezar, nuestros protagonistas ganan un nuevo modo azul porque... sí.  Tampoco se atrevan a decir que estuvieran utilizando trajes pesados. Eso no excusa otro modo nuevo y tampoco vimos un proceso de entrenamiento. Nos sueltan que Freezer volvió a atacar la Tierra en una sola viñeta grande y que durante ese momento consiguieron evolucionar. Esto de conseguir transformaciones es como conseguir cromos. ¡Ninguna dificultad! Pero oíd fans de DB, ahora tenéis un nuevo color de pelo. Durante este entrenamiento que tienen con Wiss, llega el hermano de Bills (un dios de la destrucción de otro universo) con su acompañante. Aquí debo decir que el creador del diseño era un perezoso sin ganas porque casi clonó los diseños en vez de añadirles diferencias más notorias y por eso tenemos un Bills pero que está gordo. El caso es con su llegada Bills y Vados piensan tener una competición cuyo premio será cambiar la Tierra de un universo por otro porque el glotón de Vados no tiene una Tierra donde hagan comida deliciosa. No es un desafío que de buenas a primeras de mucha tensión al asunto por lo ridículo del motivo de Vados.

Pensando en el bien de todos.

Más tarde, se habla de que Vados estuvo reuniendo las Super Dragon Balls, cuya única diferencia con las que conocemos es que tienen deseos ilimitados. Algo que ya provoca problemas de por sí porque... ¿qué pasaría si hubiera un villano que intentara apoderarse de ellas? Podría destruir todo el universo si quisiera. Y no, no excusen su existencia diciendo que hay poca gente que sabe para que podrían servir si uno encuentra una. Su propia existencia es un peligro. A continuación, vemos como el idiota de Goku le pide a Bills que hagan el torneo, demostrando una vez que ahora solo es un obseso que piensa en luchar. ¿Para qué imaginar si algo saliera mal? ¿Para qué consultar la opinión de los propios habitantes de la Tierra? Nada, nada. Y en otra muestra de falta de imaginación a pesar de ser un torneo interuniversal ponen las mismas reglas que en cualquier puñetero torneo de la Tierra. Ni imaginación tienen de pensar unas reglas diferentes a pesar de que los dioses, sus subordinados o sus peleadores podrían tener costumbres diferentes y saber de un tipo de torneo más extraño. Para finalizar el episodio vemos como Bulma aprende a hacer un radar de unas bolas del dragón que nunca ha visto. Y en un par de días. Todo muy coherente. ¿Para qué añadir esfuerzo a alguna tarea de los héroes? Y cuando creía que añadirían algo de dificultad a encontrar la bola del dragón acuden a un plot device (es decir, un artilugio de la trama) llamado Gran Zunou para que les digan donde está. Así sin molestarse y sacándose un tipo que le suelte la información sin más. Al menos, la escena es graciosa por las "condiciones" que pide este sabio. En cierto sentido si Dragon Ball Super fuera una comedia con cierto esfuerzo sería hasta algo mediocre.

A partir de aquí, rápidamente reúnen a los guerreros para el torneo en un par de viñetas (este manga tiene mucha tendencia a resumir todo) y Goku y Vegeta luchan un poco en la sala del tiempo. Nada que no hayamos visto. Y por fin llega el día del torneo. Conocemos a Monaka, el cual es una estafa creada por Bills para motivar a Goku. Me provocó unas ligeras risas, pero vamos es algo que Toriyama ya ha hecho bastante en el pasado con otros personajes como Mr. Satán. Al llegar al lugar del torneo vemos como los Kaio-shin se presencian como espectadores y también que se han separado de su fusión con los pendientes gracias a las bolas del dragón. Dios mío, el pobre dragón no da abasto con tanto pedido. Parece como el bolsillo mágico de Doraemon. En un alarde de creatividad de Toriyama tenemos un clon de Freezer y otro Saiyan. Pero sigamos...

En otro capítulo vemos como la imaginación de Toriyama sigue muy "viva".

En primera instancia tienen que hacer un examen escrito que termina siendo una idiotez para echar a Bu del torneo y darle más protagonismo a Goku y a Vegeta. ¿Para qué era necesario un examen escrito? Ni siquiera es algo que hicieran para darle un matiz de juego psicológico a Dragon Ball Super o algo. No. Es simplemente cubrir respuestas que sabría responder un niño. Y para darle aún menos emoción el primer combate solo es puro espectáculo de intercambio de golpes con un Goku que está autolimitándose al no utilizar todos sus poderes. ¿Qué interés voy a tener en este combate entonces? Bien es interesante ver como Goku se las apaña para vencerlo a pesar de que sus golpes no le afectan (¿por qué no le afectan? Solo por ser de una especie de goma o algún material resistente a los golpes no me parece excusa del todo) agarrándolo y mandándolo fuera del escenario. Pero hubiera agradecido que no pusieron diálogos como que Goku va a tener problemas para vencerlo. Por favor...

Comentarios "inteligentes"

A continuación, toca el combate con Frost, el segundo más fuerte del otro universo sin contar a los dioses y que está a un nivel un poco por encima de Freezer. Es decir, otro combate que es una pérdida de tiempo porque Goku podría haberle volado la cabeza cuando quisiera subiendo al Super Saiyan 2 por ejemplo. Esto ya nos dice como será de aburrido el torneo. No hay tensión. En cuanto al combate es lo mismo hasta que se transforma en su fase final: intercambio de golpes con alguna sorpresa casual. Cuando se transforma en la forma que todos conocemos, el combate se encrudece y empiezan a utilizar ataques de energía. Nada nuevo hasta que ahora el tipo este tiene una aguja paralizante y vence a Goku por eso... ¿En serio me tomáis el pelo? ¿Ahora Goku puede ser afectado por una parálisis cualquiera? Ya no saben que estupidez meter para crear algo de emoción. Después vemos como Piccolo es derrotado por Frost fácilmente a pesar de que debería tener un poder equivalente a un Super Saiyan 2. ¿Nadie se acuerda ya de que entrenó en la Sala del Tiempo y estaba al nivel de los androides Nº 17 y Nº 18? Piccolo acepta su status de personaje de relleno. Qué manera de humillar a un personaje que fue tan importante. Y curiosamente Jacko un personaje con cero importancia aquí es capaz de ver la arma que usa Frost y no Vegeta o Piccolo... Muy bien no sé para que leñes entrenan si son unos retardados incapaces de ver algo que podrían ver fácilmente con su poder. Al final Vegeta lo manda a freír espárragos sin casi esforzarse. Esto demuestra que todo el combate fue una pérdida de tiempo y le pudieron haber ganado desde el minuto uno. Para rematar Piccolo ni se siente ofendido por perder. Debería darles vergüenza leer esta basura que humilla a sus propios personajes más icónicos.

Eso digo yo quien te ha visto y quien te ve ahora. Te has convertido en un inútil.

 En cuanto al personaje, nada reseñable que decir. Es más un tramposo sin orgullo que un emperador del universo como lo era Freezer. Otra cosa que me hace gracia es que ahora los personajes parece que se cansan más al luchar cuando todos nos acordamos que las luchas que mantenían antes eran en un tiempo muy prolongado. ¿Tampoco ahora nadie se acuerda de Goku y sus amigos contra Freezer en Namek combatiendo durante un porrón de tiempo? Hacen un poco de ejercicio y ya están "cansados". La siguiente pelea no sé si comentarla simplemente tiene una función cómica que de verdadero peligro para Vegeta. ¿Y cómo va a existir un metal que sea inmune a los ataques de Vegeta? Por mucho que sea resistente es una idiotez. Él mismo hace varios años era capaz de destruir planetas sin inmutarse. Pero lo más tonto es que la gana por insultarlo. AY, QUÉ ESTUPIDEZ. Después el flipado de Vegeta tan orgullo empieza a machacar al saiyan del otro universo porque no alcanzó el Super Saiyan. Parece que se olvida que ni hace 20 años era cientos de veces menos fuerte y por encima ni podía soñar con llegar a ese estado. Oh, pero sorpresa era para que consiguiera el criajo el Super Saiyan solo ENFADÁNDOSE. Que va ni entrenamiento ni leches. Los estados del Super Saiyan son como comprar un caramelo.

Y con esto explicaré una cosa queridos lectores. No porque el autor de una explicación u ofrezca una justificación para conseguir un power-up quiere decir que no sea una CONVENIENCIA argumental, es decir, que ayude a los protagonistas a superar los retos por delante dándoles una ayuda porque de otra manera no podrían. Si vas a dar un power-up antes debes hacerles pasar por algún entrenamiento nuevo y que de verdad suponga un cambio importante respecto de su estado anterior. Que sea el fruto de un enorme esfuerzo y gracias a un nuevo método. Si regalas poderes sin ton ni son se hacen ver fáciles como si cualquiera pudiera hacerlo y todo el esfuerzo que hicieron antes no tuviera valor alguno. Desvaloriza totalmente. Así que ya sabéis no porque por ejemplo existan las semillas del ermitaño quiere decir que no sean convenientes para curar a los protagonistas cuando más lo necesitan en vez de apañárselas de otra manera.

Finalmente, tenemos al último luchador del otro universo, Hit el asesino. El diseño es claramente parecido a otros villanos que hemos visto, no se lo han currado mucho la verdad. Este derrota a Vegeta fácilmente sin ningún esfuerzo solo para crear interés en los lectores a pesar de que Vegeta podría haberle hecho mucho daño. ¡Pero esperad! ¿Sabéis porqué le derrotó? Pues porque saltaba 0,1 segundos en el tiempo. A pesar de estar en Super Saiyan Azul... Bueno pero ya la pelea con Goku carece de total sentido porque este empieza sin usar ningún estado. ¿Si esto es así como pudo vencer a Vegeta tan fácil? Un Super Saiyan Azul es como 1000 veces más superior que un saiyan base y me estás contando que no hubo diferencia? Un golpe de Hit tendría que haber matado a Goku cuando estaban luchando así. O en vez de eso Vegeta debió haber aguantado muchísimos más golpes. Coherencia NOT FOUND. Pero continuemos, Goku empieza a llevarle ventaja porque está prediciendo donde aparecerá. Vamos un poco como jugar a las adivinanzas porque si para el tiempo este puede aparecer donde quiera. Luego pasa a convertirse en Super Saiyan y Hit lucha más en serio, lo cual no tiene sentido tampoco porque al segundo no se le ve aumentado su poder. Goku se cansa en menos de un minuto de luchar así. MACHO TANTO ENTRENAR Y NO AGUANTÁIS NADA. Pero tranquilos saca su Super Saiyan Rojo y supera otra vez a Hit, pero solo temporalmente... Otra vez carece de sentido porque aumentó su poder unas 100 veces al menos y de haber querido podría haberle matado varias veces porque es decenas y cientos de veces más rápido. Aprovecharía un descuido y Hit ni tendría tiempo de usar el salto temporal. Pero qué más da, ahora Goku es capaz de romper el salto temporal porque... es más poderoso. Oh gran explicación. En serio, la gente se traga esto? Ya ni explicaciones elaboradas hacen. Bueno al final gana Hit porque Goku abandona. Y así acaba el torneo no sin antes venir el Rey de Todo y hacerse amigo de Goku.



Y solo quería comentar esta explicación retrasada. Miren el comentario de Wiss. ¡Qué conveniente que solo pudo haber sacado la décima parte de su poder! ¡Oh, pero esperen! ¿En base a qué? Pues a que se transformó "muchas veces". Oh my god, pero si apenas hizo nada. Venció a un par de idiotas con su primera fase y luego activó dos veces el Super Saiyan Azul. Qué excusas más patéticas. Incluso cuando entrenan o lucharon con los androides y Cell pudieron aguantar mucho más tiempo combatiendo. Es tan estúpido. Y aquí ni siquiera están apenas heridos. ES HILARANTE.

Nota: 4

En conclusión dos sagas que son malas con creces. Inferiores a cualquier otra saga de Dragon Ball que haya existido, exceptuando sagas de relleno del anime. La del torneo es un poco mejor porque al menos sucede con más naturalidad que la primera y tiene alguna cosa rescatable, pero siento que incluso estoy poniendo demasiado nota a ambas. En fin, ahora el que quiera puede defenderlas en comentarios.





martes, 2 de mayo de 2017

Opinión: Code Geass no necesita tercera temporada


Hacía mucho tiempo que no escribía algo con tantas ganas. En parte debe ser porque el fandom de Code Geass se coloca entre ese grupo de idiotas donde puedes apreciar a gente como los fans de la franquicia Fate. En concreto, estos son muy simpáticos porque siempre defienden casi todas las cagadas que comete Type Moon y el resto de incompetentes a cargo. Aún me acuerdo como el otro día me defendían dos tipos que el diseño de Jack The Ripper de Fate Apocrypha era coherente... No puedo más que partirme el culo al acordarme de esto. Obviamente ellos desde la explicación que les da su empresa creen que tiene mucho sentido, pero si no estás embobado notarás que no es normal adjudicar un diseño de loli sexualizada casi desnuda (en tanga, medias y tacones bajos) para que este represente a Jack, el destripador. 

Me he desviado del tema, pero con esto quería ilustrar hasta que punto los fans de una serie, película o franquicia general defenderán a diestro y siniestro todas y cada una de las cagadas que cometan sus amos. ¿Hay problemas de coherencia en el guión? No pasa nada, tus fans se ocuparán de arreglarlos. Si necesitan echar mano de cemento para tapar esos agujeros argumentales del tamaño de una estrella lo harán. El caso de Code Geass es verdaderamente exasperante porque parece que hay un número nada desdeñable de fans de la serie original que están de acuerdo con una tercera temporada... Tampoco me sorprende viendo que hay ciertos sujetos capaces de defenderte que Suzaku puede pilotar un mecha perfectamente tras una única simulación. De todo tiene que haber en el mundo del Señor. Pero primero os dejo aquí el vídeo no vaya a ser que alguno no esté enterado.




Antes de hablar de la tercera temporada en sí misma, hablemos del final de la segunda. Para muchos este final es uno de los mejores que ha parido el anime por el el acto último realizado por su protagonista. No obstante, situémonos en el contexto: Lelouch acaba de convertirse en el soberano del mundo y ahora no hay ningún enemigo que pueda hacerle frente. Todos sus opositores están encarcelados o esclavizados por el Geass, excepto algunos pocos sin importancia. Pero ahora la gente lo ve como un tirano sin corazón y todo el mundo le odia. El odio que antes se encontraba repartido en el mundo ahora se concentra en él. Ante esto Lelouch lleva a cabo su último acto: el Réquiem Zero. A partir de este plan magistral, nuestro protagonista decide sacrificarse (siendo asesinado por Suzaku teatralmente) para así llevarse todo el odio del mundo con él y ofrecer una paz duradera al mundo. Obviamente no se trata de un paz eterna, pero sí hay que comprender el acto simbólico que entraña. El odio que todos le tenían se lo lleva a la tumba y así paga por los pecados que ha cometido a lo largo de su vida. Él había sacrificado muchas personas durante su pugna contra Britannia, por eso él debía por fin pagar su deuda. Nadie me dirá que este final no es hermoso. Puede gustarte más o menos, pero Lelouch hizo lo correcto.

Ahora bien, ¿qué pasaría si metemos una tercera temporada en la ecuación? Pues básicamente acabamos de destrozar la obra magna de Lelouch. Al carajo literalmente se va. No pasaría nada si decidieran hacer otra temporada en un futuro mucho más lejano en el cual la guerra ha vuelto a renacer. Sería un poco doloroso ya que su obra pretendía ser una paz duradera, pero bueno el mundo no es tan bonito. El problema es que aquí quieren, por una parte, volver a utilizar parte de los mismos personajes; por otra parte, resucitan (o lo que sea que hagan) a Lelouch. Si solo usas a los mismos personajes tiras parte del final abajo porque la paz no duró nada y por tanto el acto de Lelouch no sirvió para nada. No obstante, si revives a Lelouch todo se va al mismo infierno. La ideología del personaje con ella porque se convertiría en un tipo sin moralidad que ya no le importa pagar sus deudas. ¿Comprendéis que estáis haciendo con su acto y con el propio personaje ahora?

Pero claro siempre los fans tienen que venir con sus historietas de que Lelouch está vivo y blablabla. A mi no me importa que hagan teorías sobre esto (aunque es un claro insulto a su memoria), pero ya que hagan una tercera temporada y estén contentos con ello solo por su afán de tener más diversión y querer verlo vivo a toda costa me hace pensar que son unos seres indeseables. Sin escrúpulos. No les importa que el personaje se vuelva incoherente con sus acciones. Que sea un personaje ya sin ideales. Les da exactamente igual. Son seres despreciables en toda regla. Estos fans ni son fans ni son nada. No les importa que la obra pierda calidad por su egoísmo. Pero vayamos con sus "argumentos".

Los "otakus" son más o menos así. Igual que sus argumentos

Ellos dicen que Lelouch estaría vivo en base a ciertos indicios. Y es cierto algunos indicios hay, pero más  no pruebas rotundas. Además, nunca se especifican las reglas con claridad de la obtención del Code de la inmortalidad y tampoco se puede decir que Lelouch haya podido conseguirlo solo porque ordena al mundo de C.C destruir a Charles. Eso no me dice nada. No tuvo porque quedarse con el Code. Pero oye TODO SE PUEDE INVENTAR. Pero yendo al grano: esto no es un argumento del todo válido. Básicamente porque está creando una incoherencia con el personaje de Lelouch y su último acto queda desprovisto de cualquier buena intención. Otro argumento es que ahora es inmortal porque necesita cuidar del mundo... Ok ¿y cómo carajo hace esto si ahora nadie le quiere? Ni tiene hombres ni recursos. Y si Suzaku lo ayudara y lo metiera dentro del gobierno menos sentido aún porque podrían descubrirlo. Ya nadie le necesita. Es más su acto implica que Suzaku vestido de Zero y Nunnally se ocupen de los asuntos de paz. Otra vez un argumento inválido. 

Otro argumento es que el final era demasiado abierto. Ciertamente tiene un poco de abierto, pero eso no quiere decir nada. Algunos te dirán que falta saber más de las brujas, pero eso se puede hacer en una OVA o película con personajes diferentes (otro argumento inválido). Otros te dirán que había enemigos ocultos o que podrían liberar de su hechizo al segundo príncipe. Otra vez inválido porque primero nunca se presentaron esos enemigos ocultos. Básicamente es un recurso que puede sacarse hasta el más bobo de los guionistas. En segundo lugar el príncipe está hechizado, es decir, necesita de ayuda externa. Y a él no le quedaban casi aliados vivos. Oh pero claro siempre puede ser que por casualidad la ineptitud de los oficiales del nuevo gobierno rapten al principe en vez de tenerlo bien vigilado o ya asesinado. En ambos casos el punto es el mismo: NO HAY NECESIDAD. Si se vuelve a reanudar una guerra tan pronto, otra vez el final pierde sentido.

En conclusión, esta tercera temporada no sirve de nada. Simplemente es un intento más de ganar pasta por parte de Sunrise al ver el tirón que tuvo la serie en su tiempo y la popularidad de su protagonista, Lelouch. Hoy por hoy ya nada sorprende porque estamos en la época de los remakes. Sin más le pido a esos fans de Code Geass que  no respetan el final que por mí pueden irse a tomar por culo. Ni sois ni sois  nada. 


lunes, 1 de mayo de 2017

Opinión: Gegege no Kitarou (manga)


  • Año: 1959
  • Editorial: Shonen Magazine
  • Tomos: 15
  • Género: Aventura, Comedia, Sobrenatural, Terror
El nacimiento del último Youkai

Sinopsis

Mucho antes de que los humanos existieran, los yokai ya estaban en este mundo. Convivían de forma pacífica con el resto de seres hasta que llegaron los humanos. Como consecuencia, ellos tuvieron que esconderse y refugiarse en cuevas y lugares apartados. A día de hoy, apenas quedan algunos siendo el caso de Kitaro, un niño nacido de una tumba tras la muerte de su madre. Sin embargo, aún es un niño y su padre -ahora convertido en un ojo- tratará de cuidar de él.

Historia y Desarrollo

Sin duda, Gegege no Kitarou es uno de los grandes desconocidos para el publico occidental, ya que su enorme tirón se sitúa en Japón. Su autor es un famoso mangaka dedicado al género de terror: Shigeru Mizuki. Sus mangas se hicieron muy conocidos y en numerosas ocasiones ha sido premiado por varias instituciones. No es de extrañar que su figura sea reconocida en el panorama del manga japonés. Hasta ha sido reconocido como "Persona de mérito cultural" por su contribución a la cultura japonesa. Lástima que haya fallecido el año pasado, aunque ya tenía una edad (93 años). Algo curioso de este autor es el hecho de que perdió un brazo durante la Segunda Guerra Mundial con solo 20 años, pero se esforzó por dibujar utilizando solo el derecho. Mucho mérito tiene este hombre, pero acabemos con esta introducción.

De manera algo previsible, la historia de Kitaro se desarrolla en un tiempo algo indeterminado del Japón contemporáneo, aunque conectado con el mundo espiritual. El personaje de Kitaro se mueve entre el mundo de los yokai, monstruos y fantasmas japoneses, y el mundo de los humanos, vinculado con las urbes y los hombres que no creen en estos yokai. Por lo general, hay un claro tono apagado y colores totalmente negros. La noche domina y elementos como la niebla y el tiempo inestable que conlleva viento, agua y relámpagos, están presentes. Este ambiente de carácter lúgubre y algo funesto también ocupa las viviendas de las personas donde parece que la iluminación está ausente. Los lugares retratados lucen siniestros y solitarios, invadidos por la naturaleza (bosques, hierba alta) y entes que no son de este mundo pululando por ahí (espíritus y fuegos fatuos). A menudo nos preguntamos si de verdad no nos hemos equivocado de tiempo.  Las criaturas en sí no son muy terroríficas o macabras, excepto algunas como el demonio Ox. Desafortunadamente, las palabras que componen este texto maquillan un poco la realidad del manga porque hay varias cosas que descolocan a uno de la experiencia general. Para empezar, el dibujo tiene muchas posibilidades de mejora por el poco detalle de los fondos, los diseños de personajes infantiles y caricaturizados y el uso abusivo del negro. Desde mi opinión, el dibujo de esta obra no tiene nada que hacer frente a otros trabajos de otros dibujantes de manga y el ambiente terrorífico no llega a ser como debería. Por el lado positivo, sabe cuando volver este tono soso en algo mucho más macabro y desconcertante.

Una vez situados en este escenario, Kitaro y sus compañeros (Medami Oyaji, Neko Musume, etc) tienen varias aventuras donde se relacionan tanto con espectros como con humanos. Normalmente, los segundos suelen llevarse más de un disgusto por meterse en terreno desconocido, sobre todo si estos intentan pasarse de listos con Kitaro. Puede parecer poco espabilado, pero luego nota si le intentan engañar y usará sus extraños poderes para causar acontecimientos inciertos si la situación lo requiere. No es particularmente malo ni intenta buscar problemas, pero eso no quiere decir que sea estúpido. Un aspecto relevante que incorpora la obra es el humor negro. A veces se dan situaciones muy bizarras que en otro caso serían asuntos de gravedad, pero aquí te quedas con cara de... ¿qué? Por ejemplo, a cierto hombre le crece una especie de planta en el brazo, pero no parece que a nadie le importe mucho. Igual cuando un humano se encuentra de frente con uno de estos seres sobrenaturales. Su reacción resulta más graciosa que de miedo. Sin duda, el autor quería hacer humor con esto, pero no creo que le saliera del todo bien porque no te ríes precisamente. El resultado de combinar estos elementos terroríficos y humorísticos no funciona del todo por los problemas del dibujo para retratar estas situaciones con la competencia necesaria, quedando algo raro... Supongo que hay algo que se me escapa y tiene que ver con el particular sentido del humor japonés. Por otro lado, tiene escenas cómicas protagonizados por ese ojo parlante que usualmente tiene la mala suerte de sufrir un infortunio y tiene que apañárselas para escapar de su torcido destino. 

¿Oye no deberías llamar a la policía?

El manga, por lo que he leído, no parece una historia lineal con objetivo fijo sino que se mete en diversos arcos que involucran a diversos youkai, aunque van apareciendo personajes recurrentes como Rat-man. Por una parte, puede ser aburrido para algunos; por otro, nos permite explorar el mundo (porque padre e hijo hacen un viaje) y conocer criaturas extrañas en cada ocasión. El problema es que el ritmo tiene inconveniencias graves. Es lento, demasiado lento. El narrador interviene en exceso en la historia ya sea para hablar de algún personaje o algún hecho en concreto. Una buena parte de sus intervenciones se podrían suprimir, al igual que esa exposición exagerada de algo que ni siquiera es importante. Simplemente cansa. Un ejemplo: "Una multitud rodeó el hotel imperial para obtener pistas. La policía movilizó 2000 agentes...". En vez de mostrarlo mediante el dibujo, nos suelta una parrafada innecesaria. A veces se pasa de reiterativo con frases como "son cosas inexplicables para los humanos". Y quizá esto no tiene mucho que ver, pero los bocadillos de texto utilizados por el narrador no se diferencian de los utilizados por los personajes, fallo que se podría haber evitado haciéndolos rectangulares. Entiendo que el manga era aún un medio que necesitaba crecer y establecerse, pero no puedo perdonar errores tan garrafales.

Y hablando de más fallos... la construcción de ciertos eventos y situaciones tiene tela. No me meteré con la particular naturaleza de los youkai, ya que es normal que no tengan explicación científica alguna. Los hechos sobrenaturales tienen su gracia por ese carácter irracional y misterioso que no puede ser explicado mediante nuestras leyes. No obstante, el nivel de conveniencias destruyen parte de la gracia. Y sé que muchas veces intenta ser cómica, pero los recursos para llegar al destino que quiere el autor son peor que burdos. Un ejemplo sería la falta de sentido general que demuestran tener los humanos en este manga como es el caso del investigador del banco de sangre. A este le envían un ojo sus nuevos "vecinos", pero en vez de llamar a la policía decide enterrarlo tras un pequeño susto. El caso del cantante al que crece una planta en el brazo también es hilarante. En vez de amputarse el brazo, se queda lamentándose. ¿Pero acaso estas personas tienen cerebro dentro? Otra conveniencia típica es que siempre se topan con un personaje clave o relativamente importante  que le proporciona información o ayuda al otro. Lástima que ocurra esto porque le quita mucha credibilidad al relato. Otra de mis quejas es la resolución de algunos arcos como el que protagoniza el demonio Ox al principio. Supuestamente este iba a tener una batalla con el vampiro, pero finalmente mueren sin llegar a nada y Kitaro se libra de su atadura. Hacía tiempo que no había visto algo tan mal llevado.

Personajes

-Kitaro del Cementerio: Es un niño nacido de la unión de dos youkai y ganándose ese sobrenombre por nacer de una tumba. Kitaro carece de ojo izquierdo porque lo perdió al nacer, aunque lo cubre su pelo. Kitaro no es un niño muy normal porque fuma y carece de la ingenuidad propia de los humanos de su edad. Normalmente su rostro muestra despreocupación y no es muy hablador, aunque posee algunos intereses como querer ir a la escuela y sentir algo de curiosidad por el sexo contrario. Tampoco es un fantasma que se dedique a causar males porque ayuda a los demás a veces. De forma desconocida para la mayoría, posee una serie de poderes que le permiten ir y venir del mundo de los muertos.

-Medama Oyaji: Él es el padre de Kitaro y se dedica a cuidarlo hasta que tenga la seguridad de que le irá bien. Su aspecto es igual al de un ojo con patas, ya que se trata del ojo desprendido del cadáver de su cuerpo. Él es un fantasma bastante sabio y conocedor de otras criaturas, intentando aconsejar a Kitaro. A menudo, se mete en problemas por culpa de su pequeño tamaño y la mala suerte.

-Ratman: Se trata de un youkai con forma mitad humana y mitad rata y con una edad que supera los 300 años. Es un subordinado de cierto vampiro y cuando este muere, se dedica a rondar por ahí metiéndose en diversos asuntos que involucren dinero. No tiene muchos escrúpulos y no le importa mucho hacer daño a los humanos. Parece que nunca se ha bañado en todo ese tiempo que ha vivido.

-Neko Musume: Compañera de clase de Kitaro y otro youkai que se puede transformar en un gato monstruoso. Por lo general, permanece tranquila y cuerda, pero cuando huele algo que le gusta como pescada o ratas se convierte en su parte animal y es muy violenta.


Los personajes de esta obra al ser youkai y tener una moral cuestionable o realizar ciertas acciones extrañas son un elenco bastante curioso. Incluso a día de hoy creo que destacarían si topáramos un manga así. No obstante, cuesta simpatizar con ellos. Tampoco parecen poseer algún tipo de desarrollo a lo largo de los capítulos.

Conclusión

Gegege no Kitarou es una obra fundamental para entender parte del manga de terror al volverse una obra muy popular dentro del país nipón e influenciar a tantos otros artistas. El estilo de esta historia es harto peculiar aún en estos días, pero francamente está en inferioridad de condiciones contra muchos mangas de terror posteriores. Presenta problemas de plausibilidad y ritmo muy graves y unos personajes que pueden crear más apatía que simpatía. Quizá el padre de Kitaro no, pero el resto genera una sensación extraña. 

Calificación: 5

sábado, 22 de abril de 2017

Reseña: Lupin III. El Castillo de Cagliostro


  • Año: 1979
  • Director: Hayao Miyazaki
  • Estudio: Tokyo Movie Shinsha
  • Género: Acción, Comedia, Misterio, Romance


La hazaña más memorable del ladrón japonés 

Sinopsis

Tras atracar un casino nacional, el afamado ladrón Lupin III y su inseparable compañero Jigen caen en la cuenta de que el dinero robado es falso y determinan descubrir quién es el falsificador. Sus pesquisas les traen hasta el Ducado de Cagliostro, un pequeño país europeo donde parece estar el origen del dinero falso. Sin tiempo a descanso, ven como una joven con vestido de novia está siendo perseguida por varios autos. Por caprichos de Lupin ellos intentan ayudarla, pero finalmente es secuestrada. Más tarde, descubren que es la hija del antiguo duque y que ahora está comprometida con el poderoso conde de Cagliostro, el cual parece ser el falsificador que buscan.

Introducción y personajes

Hayao Miyazaki tiene un ejército de fans por todo el mundo que se han visto cada una de sus obras animadas, pero muchos de ellos olvidan que antes de crear Studio Ghibli hizo otras maravillas como esta película. Un filme importante pues no solo se trata de la primera película que dirigió sino también de la primera superproducción dentro de la animación nipona. Supuso una increíble cantidad de tiempo, esfuerzo y, sobre todo, dinero. Sus creadores  tomaron varias fuentes de inspiración para definir ciertos aspectos. Algunas de las más importantes son parte de las obras literarias de Maurice Leblanc y elementos narrativos y visuales de la película de Grimault. Tras su salida, muchos autores y profesionales se verían inspirados por ella como Steven Spielberg o John Lasseter, cofundador de Pixar.

Con anterioridad el alabado director había trabajado en la primera serie de la franquicia: Lupin III (1971). Ahora, sin embargo, hizo diversos cambios para hacer que el filme protagonizado por el ladrón legendario fuera para todos los públicos, incluyendo a los más pequeños. Las variaciones se concentraron en los personajes que ahora tenían un aire más afable y cómico. En el filme, Lupin ahora tiene una imagen más heroica, añadiéndole características como ser optimista o ayudar a otros de manera desinteresada. Su faceta pervertida y lujuriosa se suavizó y ahora es más un galán romántico hacia la princesa, aunque le siguen gustando mucho las mujeres hermosas. También conserva su astucia y torpeza habitual, así como sus numerosos trucos y artilugios tan eficaces. Al fin y al cabo, sigue siendo un hombre que busca aventuras y nuevos retos en su vida. Su compañero Jigen perdió parte de su seriedad y ahora es más alegre y amistoso, compitiendo siempre con Lupin por alguna cosa. Eso sí, mantiene su habilidad como pistolero y pieza fundamental en el equipo. Goemon es un amigo de Lupin que asiste a las misiones cuando le llaman y está disponible. Sigue siendo un maestro de la espada serio y silencioso. Fujiko es una ladrona independiente y fuerte que en esta ocasión coopera con Lupin. Por desgracia, ella junto a Goemon son un poco los más olvidables esta vez, más aún porque nuestra ladrona ha perdido la sensualidad que le define.


En cambio, el inspector Zenigata se convierte en un personaje con bastante papel dentro de la película. Sus rasgos más notorios se mantienen como su enorme persistencia y su sentido de la justicia, así como su agudeza mental y capacidad para adelantarse a los movimientos de Lupin. Sin embargo, ahora colaboran contra un enemigo común como es el conde. La verdad es divertido ver como el obstinado policía tiene que ayudar a Lupin para escapar del castillo. Finalmente tenemos a los secundarios relevantes: Clarice y el Conde Cagliostro. La primera es una joven dulce y de corazón puro que asume el papel de princesa encarcelada en el castillo. El segundo es un hombre muy poderoso debido a su fortuna e influencias. En su primera escena muestran perfectamente su carácter: un hombre arrogante y malvado, pero con un porte elegante y confiado de sus planes. Está obsesionado con obtener el fabuloso tesoro y no tendrá compasión con aquellos que se le opongan. Sé que suena típico, pero Miyazaki logra darle un aura que le hace resaltar frente a casi todos los villanos secundarios de series y especiales de Lupin III. En cambio, Clarice me parece un personaje mejorable porque su relación Lupin se siente algo superficial por falta de profundizar en sus orígenes. En conjunto, los personajes están bien, aunque claro siguen siendo demasiado sencillos en comparación con otros filmes.

Acción de lujo y un misterio que resolver

Hablando más de la historia, ésta tiene lugar en el Ducado de Cagliostro, un pequeño país europeo cercano a Italia. Este ducado ficticio es una tierra de montañas, lagos y campos verdes que recuerdan en cierta manera a una sociedad rural donde han permanecido al frente los antiguos poderes medievales. Y como no podía ser menos el villano forma parte de la nobleza: el conde Cagliostro. Tras la muerte del duque, el malvado conde ha pasado a ocupar el lugar más importante en esas tierras y su intención es casarse con la hija del fallecido. La razón es que pretende conseguir el anillo que porta la chica y unirlo con el suyo para así obtener el gran tesoro que yace en esas tierras. No obstante, el deseo de Lupin es desvelar el misterio del dinero falso originario de Cagliostro y detener la boda real. En medio de este conflicto, intervienen tanto amigos como rivales de nuestro héroe. 


En resumen, una historia emocionante cuyos atractivos son la acción, la aventura, el misterio y, en menor medida, la comedia y el romance. Creo que pocos trabajos tan entretenidos son accesibles a todo el mundo. No importa que sean niños o adultos, ambos lo disfrutarán. ¿Pero cuál creéis que es el género en que se maneja mejor la película? Indudablemente es la acción porque cumple de manera sublime con varios principios como son la puesta de escena y el movimiento. Una mala costumbre actual es la explotación de ciertos recursos como el constante cambio de planos o la sobreutilización de efectos especiales. Con el fin de impresionar, muchas escenas que requieren fuerza y movimiento terminan por impedir una buena compresión de lo que está viendo el público. En cambio, nuestro director sí logra que el público entienda lo que está viendo y, al mismo tiempo, maravillarse con lo que ve. 

Ejemplos en la película tenemos muchos, pero considero que la secuencia de persecución de Lupin y Jigen para alcanzar a la princesa como uno de los momentos más representativos de toda la animación japonesa. Literalmente desborda genialidad. La escena comienza con la aparición repentina de la princesa en su auto perseguida por unos hombres que nos hacen desconfiar por su indumentaria. Al ver a la chica en apuros ambos compañeros suben rápidamente a su Fiat 500 y empiezan una persecución trepidante, al más estilo de las películas clásicas de policías o agentes secretos. ¡Tan solo mirad como arranca el coche con esa potencia! ¡O el zigzagueo del coche inicial hasta que sigue su camino a toda velocidad! A partir de aquí obviamente hay un cambio de planos más usual, pero duran más extensión en el tiempo. Esto nos deja  ver el entorno con claridad, el acto -es decir, la persecución- y el movimiento desenfrenado que resulta muy agradable de ver por la rapidez con la que va lanzado el auto. También hay un buen uso de la anticipación y el dibujo se mantiene constante pese al dinamismo de la escena. En fin, esta escena acaba con el rescate temporal de la princesa una vez acaban con los villanos tras un segundo intento. 


Otro aspecto son los dos misterios entrelazados que mencioné hace unos pocos párrafos, los cuales se fusionan con su aventura dentro del castillo y los deseos de Lupin de frustrar la boda. El asunto en sí no tiene mucha complejidad y guarda un toque muy clásico que hemos visto en obras literarias o cinematográficas. En primer lugar, nuestros héroes y nosotros, los espectadores, vamos obteniendo información sobre el país y sus representantes. Tras un ataque sorpresa, planean infiltrarse en el castillo para salvar a la princesa y conocer sus secretos. Ahí empieza lo bueno porque nuestro astuto y preparado Lupin tiene que superar todo un potente sistema de seguridad y al inspector Zenigata y a los guardias del castillo. Para ello hace uso de sus trucos más salientables y su ingenio combinado con un par de disfraces. La verdad es tremendamente gracioso ver como toma el pelo a todos y se sale con la suya. 


Habréis oído que Lupin III es una franquicia que prima más la diversión que entregar un mensaje a la audiencia -bien vs mal el único- y es cierto. Al pertenecer a ese tipo de obras del tipo "estilo sobre substancia", la peli sacrifica mucha de la credibilidad de los acontecimientos que se narran. Ejemplos de ellos está en el modo de proceder de Lupin con sus acrobacias y saltos improbables o los trucos que se saca de su chaqueta. Por el lado positivo, no exagera mucho estos hechos ni tampoco presenta conveniencias argumentales que rompen con nuestra inmersión en la obra, aunque desde el principio sabemos cual es su pretensión y aceptamos con más facilidad esos hechos improbables. En cuanto al ritmo se mantiene perfecto, excepto en algunos tramos de contemplación donde se vuelve algo pausada.

Arte y Banda Sonora

Al igual que todas las series animadas, Tokyo Movie Shinsha fue el encargado de animar esta película. La verdad hay que darle un apluso a todos los profesionales detrás de esta producción porque tiene mucho mérito lo que hicieron. En un nivel general el arte es maravilloso, pero cuesta enumerar todos los motivos que lo explican. Si tengo que comenzar hablaría de los fondos que nos muestran la visión idealizada que tienen los japoneses sobre Europa. El escenario de Cagliostro está retratado con minuciosos detalles, poniendo mucha atención a la arquitectura de los castillos. Por un lado, tienes el Palacio Real en ruinas con la vegetación rodeándolo o el musgo en la piedra que lo forma. Por otro, observas el enorme castillo del conde situado en un hermoso lago y conectado por medio de un acueducto romano. Para este paisaje europeo se utiliza una paleta de colores veraniegos muy gustosos a la vista. Parece ser que, para retratar tan bien el escenario, usaron los cuadernos de Miyazaki sobre Heidi y varios lugares reales de Europa. El resultado fueron, -entre tantas otras cosas- esos maravillosos campos verdes llenos de hierba y flores en los cuales me gustaría tumbarme. El diseño de personajes estaba a cargo de Miyazaki y está muy en su línea, ya que recuerdan en ciertos aspectos a los suyos. Básicamente suavizó los rasgos de los personajes recurrentes de la franquicia para que tuvieran un tono menos serio y adulto como ocurría en la antigua. Más me gustaron los diseños para vehículos y maquinaria como el mítico Fiat 500 que utilizan los protagonistas en la persecución inicial.

En torno a otros aspectos, el uso de ángulos de cámara inesperados y la atención al movimiento individual de los personajes son sello del estilo Miyazaki. Como dije las escenas de acción son crema. El momento más destacado, por supuesto, es la apertura inicial, ya que proporcionó la caracterización necesaria para la comprensión del personaje de Lupin. Por debajo hay muchos momentos para recordar largo tiempo. Un ejemplo sería cuando Lupin y Jigen sueltan todos los billetes robados desde su automóvil, lo cual da la sensación de que hay una corriente de dinero interminable. Finalmente pueden notarse algunas pequeñas inconsistencias, pero nada digno de manchar el conjunto. La banda sonora fue compuesta por Yuji Ohno, creador de la música de casi todas las series, especiales y películas de Lupin III. Esta banda sonora como no podía ser menos incluye buen jazz, pero también una canción de corte muy romántico cantada por una hermosa voz femenina. Además mete temas de música orquestal que al final quedaron muy bien y en general su nivel llega a estar casi a la altura de la serie original.

Conclusión

El Castillo de Cagliostro es una excelente opción si buscas una película divertida que no quiere más que ser entretenida. Apta para todos los públicos y repleta de situaciones que te harán querer saber más del famoso ladrón. Puede que sea antigua (más de 35 años a sus espaldas), pero conserva sus virtudes intactas.

Calificación: 8