martes, 19 de diciembre de 2017

Reseña: Overlord


  • Año: 2015
  • Capítulos: 13
  • Estudio: Madhouse
  • Género: Acción, Aventura, Comedia, Fantasía, Videojuegos
Jugando sin riesgos

Sinopsis

Durante más de diez años, Yggdrasil ha sido uno de los juegos online más populares. Nuestro protagonista, apodado Momonga en este juego, pertenece a uno de los clanes más poderosos. Para su desgracia, el juego será cerrado y él se siente entristecido por ello. Por eso, el último día decide quedarse dentro hasta que cierren los servidores. No obstante, algo extraño ocurre y Momonga termina encerrado dentro del juego. En esa situación decide contar con sus antiguos subordinados y con su poder para explorar el nuevo mundo que se alza delante. Ahora no está en Yggdrasil sino en una nueva realidad donde los NPC se comportan como personas y nuevas tierras y reinos esperan ser descubiertos por su mano.

Trama y Desarrollo

Hace un par de años, durante la temporada de verano 2015, yo había visto esta serie. Ni me gustó ni me disgustó. Simplemente me pareció una obra mediocre que ofrecía entretenimiento barato. ¿Por qué me molesto entonces en revisarla? Pues porque había prometido hacerle una reseña. Algunas personas me habían dicho que era muy arrogante al decir que podría escribir un comienzo mejor que el de este anime, pero después de volver a verla puedo decir con seguridad que hasta ellos podrían escribir algo mejor con un poco de ingenio y cierto sentido de lo que no se debe hacer. Si por algo creía que no era tan mala era solo por el notable apartado técnico -calidad Madhouse, qué te puedes esperar- y por un par de puntos, pero me topé con que estaba mucho peor elaborada de lo que creía así que me dispongo a explicarlo. Pero antes de nada le dedico esta reseña a esas personas con tanta fe en mí.

De verdad no logro entender cual es el atractivo de estas premisas. Son puras fantasías masculinas para el público otaku que busca una vida cómoda y fácil. Pero soltando esto no digo mucho. Para empezar, este punto de partida elimina la tensión, un elemento fundamental en cualquier obra que contenga mucha acción y plantee un reto. Si el personaje es el más poderoso nada más iniciar su aventura pierde automáticamente la gracia porque no hay ningún enemigo que pueda derrotarlo. Es una situación donde sabes de antemano que el protagonista se tendrá que limitar para obtener algo de diversión personal. Por si fuera poco no solo el jugador es poderoso sino que cuenta con una fortaleza, incontables recursos y un ejército de fieles sirvientes. Esto se pondría comparar con comenzar un juego de Pokémon con un equipo de 6 Pokémon al nivel 100. ¿Te divertirías así? Claro que no. Pero aún si lo hicieras el problema seguiría ahí. A lo largo del anime, esto se demuestra en cada ocasión porque Momonga lucha por debajo de sus posibilidades. Excepto con Shalltear, con quien necesita tomar ciertas medidas, pero aún así los riesgos eran pequeños porque contaba con toda una batería de opciones y conocía de pe a pa al personaje. No niego que el personaje de Momonga al ser cauteloso le da puntos, pero aquí no funciona porque no hay ningún peligro real que amenace su vida. Podrías decirme que no sabemos cuando tendrá que saltar un verdadero obstáculo, pero eso es humo. Puro hype por parte del espectador manipulable. El anime ya ha demostrado ese punto.


Y tal como dije esto es una fantasía de autoinserción, aunque el protagonista tenga cierta personalidad. La primera prueba está en el haber eliminado cualquier rastro del personaje fuera del juego, como si su vida en el mundo real fuera menos que nada. Eso es perfecto para que el espectador se evada de la dura realidad y pueda introducirse en su personaje. La segunda prueba consistía en darle ese poder tan asquerosamente grande porque así ya no tiene porque molestarse en entrenar y mejorar. Y la tercera, menos perceptible, radica en el hecho de que el protagonista está siendo objeto de constantes halagos y alabanzas hacia su persona por todos los personajes, excepto los villanos. Solo fíjate en el grupo de aventureros. Una vez conocen su fuerza se las pasan hablando de lo grande que es. Y así con los aldeanos, el Jefe Guerrero, etc. Pero el asunto es más gracioso cuando te fijas en sus sirvientes. Cada vez que aparecen en pantalla, ellos manifiestan lo mucho que le admiran, resaltando un conjunto innumerable de cualidades. Si les pidiera lamerle los pies lo harían sin rechistar y con el mayor de los placeres. Esto en parte es un chiste, pero al mismo tiempo sirve a ese propósito. El caso es que el chiste se repite hasta la saciedad y, por tanto, acaba por aburrir. Una parte importante del anime se gasta en estas declaraciones y diálogos, así que tiene merecido mi repudio al ser material que solo pretende rebajarse para vender más light novels.

Otra cuestión está relacionada con el ritmo. En los últimos meses, no me he quejado mucho sobre la lentitud en un anime, pero de verdad que aquí el paso es leeento. El primer y el segundo episodio se podrían haber resumido en un único capítulo debido a que gasta tiempo de manera innecesaria en presentarnos todos los súbditos de Momonga, quien en su mayor parte no tienen ningún propósito específico en la primera temporada. Solo Albedo, Shalltear y Nabe tienen un papel secundario algo relevante. El resto están de fondo y deberían permanecer ahí hasta que efectivamente la trama los necesite. Pero no… mejor dejarlos alabar unas trescientas veces a su gobernante absoluto. Al igual que todo ese tiempo invertido en personajes menores como el gremio de aventureros, los cuales no eran más que un montón de estereotipos que fueron asesinados. ¿Por qué entonces nos molestamos en conocerlos? Si vas a sacar fuera a un personaje no le dediques mucho tiempo si solo tiene una función básica. La incompetencia de este anime, sin embargo, no acaba ahí sino que lo borda con exposición aburrida. No hay demasiada, pero es molesto ver como Momonga o alguien aclara el grandioso hechizo u objeto que está usando cuando nosotros desconocemos cómo funciona ese maldito sistema mágico porque el autor ha iniciado con el protagonista en el top de su magia. Pero aunque fuera al revés, no es necesario decir obviedades sobre ellos, ya que si un hechizo consiste en explosiones el espectador ya ve esto sin necesidad de que le digas que efectivamente sirve para crear explosiones. Y el recurso de impresionar a la audiencia de esta manera es infantil.


Os preguntaréis si se puede rescatar algo en la parte argumental… es difícil decirlo. Si dirigimos nuestra atención al mundo que el mago está intentando explorar nos daremos cuenta que no tiene nada demasiado particular comparándolo con otros mundos de fantasía ambientados en una especie de época medieval. De lo que hemos visto, sabemos que se trata de un continente dividido en varios estados: el reino de Re-Estize, el imperio de Baharuth y la teocracia Slaine. El último resulta más interesante porque son una fuerza en la sombra que enfrenta a los otros, así como también resultan ser los antagonistas. El hecho de que su ejército se componga de magos es un buen punto. El problema radica en que ya no hay mucho más que no ofrezcan otros animes anteriores. Gremios (el máximo rango es conseguido por Momonga en unos cuantos episodios), magia, criaturas demoníacas (goblins, ogros, zombies, etc) ya se han visto muchas veces. Por ejemplo, Children of the Whale (2017) me ofrece un compendio de costumbres y tradiciones propias de su isla. Aquí no se incide en el aspecto cultural de cada reino. Además, el hecho de que nos hablen más de este mundo por medio de diálogos que mostrándolo no mejora mucho la experiencia. 

En el apartado de la acción, su defecto reside en la ausencia de tensión. Sin embargo, los combates podrían tildarse de pequeño espectáculo. Casi podría decirse que es un desfile de técnicas con nombres rimbombantes tales como Black Hole, Negative Burst, etc. La animación de Madhouse ayuda a sentir que estamos asistiendo a un combate de alto nivel por el poder que manejan. A veces, puede llegar a ser un poco brutal con Momonga destruyendo corazones o rebanando enemigos, pero nada que se le compare a los 80. Sin embargo, el CGI para los monstruos no es muy adecuado. Se nota que lo introdujeron para ahorrarse animarlos de la forma tradicional. No vale mucho la pena, pero sería una falta de mi parte no mencionarle. Un aspecto menor que me dejo es la comedia. El humor normalmente consiste en las reacciones de Momonga de vergüenza y decepción ante sus subordinados y enemigos débiles. Las primeras veces resulta bastante divertido porque notas cómo el protagonista se esperaba otra cosa, pero el chiste se vuelve repetitivo. Creo que lo más gracioso fue ver a Nabe tratando como insecto al presumido que intentaba ligar con ella.


Finalizo con los personajes, aunque no tengo mucho que decir sobre ellos. De los humanos no hablaré porque todos son olvidables al ser estereotipos sin rasgos de identidad propia. Ni siquiera los villanos humanos porque todos se definen por increíblemente malvados por ningún motivo. Quizá Clementine puede ser algo divertida, pese a que sigue el modelo de “loquita asesina”. Digo que es más entretenida por su actuación de voz que me recuerda a una cabra. Al menos, tiene una forma de combatir curiosa. Pasando a los súbditos de Momonga, todos ellos tienen algunas pequeñas características que les distinguen. Por ejemplo, Demiurgo es un tipo que adora la eficiencia mientras que Albedo está enamorada de Momonga. Pero hay un inconveniente: todos de base carecen de autonomía por estar sujetos a su lealtad. Podrán discrepar alguna vez con su rey, pero esta discrepancia desaparece en el mismo momento que Momonga alza la voz. Además, no tienen ningún objetivo en esta vida que no sea servir a Momonga. Viven por y para él y nunca le traicionarían. Por si fuera poco Albedo y Shalltear son las peores por comportarse como poco más que objetos sexuales, incluso cuando les dice que su personalidad está modificada por él. Personajes así solo sirven para unas pocas risas. 

Por último, me dejo a Momonga, quien es el mejor personaje… literalmente porque no tiene competencia y aún siendo él también malo. Fuera de su excelente diseño (muy atípico para un protagonista, por cierto), su personalidad puede resultar divertida porque está ante un mundo nuevo y muchas veces no sabe cómo reaccionar. Pero sigue siendo un desperdicio porque el personaje pierde “supuestamente” parte de su humanidad al convertirse en un no-muerto. Este aspecto puede resultar algo contradictorio porque no experimenta ninguna evolución mental sino que literalmente en el capítulo 3 ya no siente nada al ver gente morir. Un cambio debe ser siempre gradual. Por otro lado, el personaje carece de un trasfondo porque él mismo rechaza el mundo real, aunque nunca sepamos porqué. Y esto es especialmente importante porque se supone que él tenía buenos amigos, pero nunca nos deja ver un flashback que represente un momento especial con alguno de ellos sino que habla de personas y alguna cosa que hicieron. Así es imposible establecer una conexión especial con alguno de sus amigos. Al menos, puedo decir que tiene un objetivo, extender su nombre por ese continente, y se preocupa por sus vasallos.

Conclusión

En mi opinión, creo que no he podido ser más claro respecto a lo que ofrece este anime. A nivel narrativo es un desastre por culpa de la premisa junto con otros problemas relacionados con la necesidad de complacer a sus espectadores, sin respetar varias reglas. 

El anime solo es divertido en momentos puntuales, sobre todo con las primeras interacciones entre Momonga y sus súbditos y el combate final con Shalltear. Si le coges algún interés probablemente sea por las promesas vacías y elementos superficiales, aunque no os negaré que la veáis. 

Calificación: 4

11 comentarios:

  1. La miel no está hecha para la boca del asno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La expresión estaría bien utilizada si efectivamente esta serie fuera miel, pero lamentablemente se me antonja más comida chatarra con poco valor nutricional.

      Eliminar
  2. Mi conclusion de toda esta critica, que es de las menos objetivas que he visto en todo el blog es: No me gustan los Slice of Life y los intento encajar como si fuera un Shonen y no cumplen mis criterios.
    Ahora tengo curiosidad por ver criticas de One Punch Man, Log Horizon o Sao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya hemos discutido anteriormente quizá no debería contestar este mensaje, pero creo que puedo ser aún más claro en mis ideas. Escribiendo en un teclado me expreso mucho mejor.

      En primer lugar, me gustaría saber dónde está esa subjetividad porque no creo que esté expresando ningún gusto o preferencia en particular para defenestrar la serie. Ni tampoco camuflando estos para decir lo que no es sino que estoy dando argumentos razonables que cualquiera puede entender y que atienden a lo que se debe hacer en Narrativa.

      En segundo lugar, no se cómo puedes inferir que no me gustar los Slice of Life. No solo me gustan series del mismo género como Planetes, Nichijou, Ichigo Mashimaro, etc. sino que también estoy haciendo una reseña de un anime del mismo género que me gusta como es Last Girl's Tour, de esta temporada.

      En cambio, Overlord no es un slice of life. Tú esgrimes como argumento que "un slice of life te cuenta la vida COTIDIANA de un personaje y de eso va Overlord". Pero ya hay un problema porque esto no es una vida cotidiana sino que está teniendo una NUEVA VIDA. Está DESCUBRIENDO un nuevo mundo a partir de su aventura con la que pretende conquistar ese continente poco a poco y extender su nombre por esos territorios. ¿Qué tiene esto de parecido con el género? Pero puedes traerme una definición correcta del género y luego darme argumentos de su parecido porque el solo hecho de que los personajes hablen entre ellos y se relacionen con otras personas no significa que automáticamente pertenezca a él. Sino hasta One Piece sería slice of life porque los protagonistas están en el barco hablando y jugando, pero no amigo. Tiene que haber un ENFOQUE principal en él. Te recomiendo ver K-oN!, Nichijou o casi cualquier de Kyoto Animation. Ahi los personajes están viviendo su vida con normalidad aunque tengan experiencias nuevas. Está dentro de su día a día, eso sí es cotidiano. Sí hay una identificación con lo que hacen los personajes porque están pasando por cosas parecidas a nosotros. O tal como ocurre en Girl Last Tour tú puedes sentir la sensación de frío-calor que tienen las protagonistas porque el anime te detalla con mucha atención el momento en que la protagonista se lleva una bebida caliente para calentar su cuerpo frío luego de mucho tiempo medio congelada. Ahí te transmite la sensación. Overlord está a años luz de eso.

      Pues no he reseñado a SAO porque básicamente no hay nada que decir de él que no haya dicho exactamente todo el mundo. Y Log Horizon tienes en este mismo blog una reseña. En todo caso todas ellas comparten un problema la ausencia de tensión debido a que la primera tiene un protagonista invencible (aunque sea su chiste), la segunda permite que los personajes resuciten indefinidamente así que tampoco hay peligro alguno y la tercera tiene un Gary Stu que todo lo puede. En todo caso la primera es mejor porque al menos pretende ser una parodia en su primera temporada, aunque poco a poco se vuelva más seria.

      Saludos

      Eliminar
    2. Y que quede claro que respeto tus gustos porque no son importantes para la crítica. También tengo un artículo donde habla de eso. Si me importaran no haría referencia a un sistema de parámetros para hablar sobre la serie como son la premisa y su ejecución, el ritmo, la construcción y planteamiento de su universo, la verosimilitud de lo que cuentan o la caracterización y desarrollo de los personajes.

      Eliminar
  3. Este titulo estuvo rondando por mi cabeza, pero gracias a tu reseña esta vez optaré por dejarlo de lado, gracias amigo batracio y si tuviera que hacer una petición pues pediría que consideraras que le hagas una review a made in abyss, yo ya le dedique una reseña y tengo una valor apreciativo de la misma, pero siempre es interesante conocer tu opinion.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, espero haberte ayudado a elegir mejor tus opciones jaja. Respecto a Made in Abyss, es bastante probable que caiga pronto una reseña de esta serie porque tenía ganas de revisarla.

      Saludos

      Eliminar
  4. Bueno quizás el anime de Overlord no es el mejor comienzo en el género seguro muchos ya te han dicho que gran parte de los diálogos, monólogos internos del prota y caracterizaciones de los demás personajes se resumen o eliminan muchas veces en los animes porque poseen pocos episodios. Pero te juro que muchas de estas obras sobre protagonistas viviendo nuevas vidas en mundos alternos son muy interesantes y tienen mucha variedad de lo que parece al menos en las novelas directamente traducidas de la versión web, ya sea porque toman enfoques distintos desde shonnen, aventura, Slice of life o comedia estilo konosuba o como OPM, pero sobretodo en el desarrollo del Worldbuilding.
    Y cada tanto aparecen otras que si son una verdadera revolución y un aire fresco en el género como kumo desu ga nanika? o Tensei shitara slime la primera es una historia de supervivencia con una prota débil, pero muy cautelosa y estratega; la otra es una historia de la construcción socio-política de un país y de la forma que maneja consistentemente el increíble poder del MC. Además sus protagonistas son únicos y muy adorables <3
    Por lo que te pido que al menos le brindes una oportunidad a un nuevo anime Isekai que salga Saludos ( ^◡^)っ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, no niego que la premisa en sí puede ser interesante porque es un giro en el sentido de que estamos ante una obra donde el protagonista busca más conquistar el nuevo mundo que está delante de sus ojos que salvarlo, aunque no sea precisamente ni villano ni héroe. El problema que tengo con este tipo de premisas es que hacen al protagonista alguien todopoderoso. Sé que alguien que pretende hacer lo mismo que el protagonista necesita mucho poder, pero aquí es absurda la cantidad de poder que acumula teniendo una fortaleza, súbditos muy poderosos y algunos casi como él, un conocimiento enorme del juego y unos recursos asquerosamente enormes (incluyendo 11 objetos de rango mundial de los 20 que existen!). Simplemente es demasiado y elimina la tensión del relato. Es un defecto muy grave. Si fuera como OPM que no se toma muy en serio así mismo quizá esto no le habría resultado tan dañino, pero es que no puedo pasarlo por alto.

      Las otras que mencionas no las he visto, pero miraré a ver si veo alguna. No me gustan demasiado los isekais, excepto Konosuba porque digamos sabe burlarse bien de sus propias características.

      Saludos

      Eliminar
    2. Quizá no me expliqué bien, pero no pretendía decir todos. Solo generalizaba porque es algo habitual en el género de los Isekai.

      Eliminar