sábado, 23 de diciembre de 2017

Reseña: Girls' Last Tour


  • Año: 2017
  • Capítulos: 12
  • Estudio: White Fox
  • Género: Slice of Life, Post-Apocalíptico

Al mal tiempo, buena cara

Sinopsis

La civilización está muerta, pero Chito y Yuuri siguen vivas. Así que suben a bordo de su amada moto Kettenkrad y vagan sin rumbo por las ruinas del mundo que una vez conocieron. Día tras día, buscan alimento y combustible para su travesía. Pero mientras las dos estén juntas, incluso una existencia tan sombría como la suya puede ser agradable. Las experiencias que viven y los sentimientos que despiertan les impulsan a seguir viviendo.

Trama y Desarrollo

Debo reconocer que este tipo de historias no son mi fuerte porque su atractivo no radica en un argumento muy elaborado que progrese en cada episodio mientras desarrolla diversas tramas y subtramas. En vez de eso estamos ante ese género tan particular y propio de la animación japonesa como es el “slice of life”. Dicho género, aunque amplio en lo que puede abarcar, no suele ser el preferido de la audiencia occidental porque no está muy en conexión con sus intereses. Este hecho es comprensible porque hay un porcentaje nada desdeñable de series de la misma clase que son un auténtico somnífero debido a la ausencia de algún elemento que eleve el interés del público. Como no posee una narrativa lineal donde los protagonistas persiguen un objetivo último es fácil abandonarla. También puede ocurrir que te canses del mismo porque el género tiene por habitantes a unas nenas muy monas cuyo único propósito es empachar al espectador con su dulzura, tal como si fueran una especie de caramelos empalagosos. 

Girls’ Last Tour participa de prácticamente todos los rasgos que he mencionado, pero a diferencia de otras muchas sabe defenderse. Su premisa es sencilla: dos niñas viajan a través de un mundo post-apocalíptico, mientras intentan sobrevivir a las dificultades que se les presentan. A primera vista no parece el clásico “recuentos de la vida”, ya que los escenarios más comunes en el anime suelen ser escuelas, hogares, ciudades, etc. Por ese motivo resulta una elección un poco insólita, aunque si buscas bien seguro encuentras algún ejemplo similar. El enfoque de la obra, por tanto, presta su atención a las vivencias personales del dúo femenino. Se hace, sobre todo, hincapié en las nuevas cosas que experimentan juntas en un escenario que, en un principio, parece estar carente de vida. Así que puedes olvidarte de encontrar alguna especie de historia de supervivencia donde las protagonistas tratan de sobrevivir cómo pueden, manteniendo un tono sombrío. Algunos probablemente se sentirán decepcionados, pero el espectador también debería evolucionar un poco su forma de pensar y dejar a un lado los prejuicios. No hay una única forma de disfrute y creo que entre sus compañeros de género Girls’ Last Tour sobresale como una de las mejores.


Ahora bien, ¿cuál es su oferta? La propuesta de nuestro amado anime podría resumirse en el hecho de evocar diversas sensaciones y emociones mientras nos sentimos inmersos dentro de un mundo bello, pero duro. Si bien la animación no es algo totalmente objetivo, aquí nos adentraríamos más de lleno en la subjetividad. Más cuando no estás haciendo esfuerzos por crear un argumento elaborado sino buscar simplemente despertar estos sentimientos en el público. Esto no resulta nada sencillo. Penetrar en el ánimo de una persona y provocarle una sensación particular no es fácil. Incluso muy problemático porque las personas podemos encontrarnos con humores muy diferentes. Sin embargo, lo logra. ¿Por qué? La pregunta se responde, en gran parte, por sus cualidades atmosféricas. Su atmósfera es, en una palabra, magnífica. Gracias a los altos valores productivos y al trabajo de White Fox, el apartado visual y musical se convierte en uno de los pilares fundamentales. Una animación de calidad es un aspecto positivo, pero no siempre añade algo en términos narrativos. Aquí sí porque amplifica las virtudes de la atmósfera. El apartado animado se esfuerza en cuidar con esmero y detalle los fondos de cada escenario. Como resultado, tienes unos paisajes que te dejan sin habla y además los puedes observar con calma gracias a su dirección pausada y contemplativa. Poco a poco, nos enseñan todo el lugar que rodea a las protagonistas. Por último, la música y el sonido también juegan un papel importante. Las melodías de piano y otros instrumentos junto con las voces femeninas ayudan a relajarnos con ese matiz sosegado que transmiten, pero también contribuye a ello sonidos como son el motor de la moto o la nieve siendo aplastada por el vehículo. 

En conjunto, este anime es un pasada en lo que se propone, pero conviene ejemplificar. Por poner un ejemplo, podríamos hablar del hermoso paisaje que se muestra ante los ojos de las niñas una vez salen de la instalación del primer episodio. Se trata de un paraje dejado de la mano de Dios donde solo quedan vestigios de numerosas instalaciones, máquinas y armas cubiertas por una espesa capa de algodón blanco. Los copos de nieve caen lenta y ligeramente mientras las niñas charlan sentadas alrededor de una sopa que se está calentando. Esta estampa nos trae a la mente diversas sensaciones como era de esperar: el frío causado por las bajas temperaturas, la dificultad de adaptarse a la luz tras estar tanto tiempo dentro de un lugar oscuro, la calidez y gusto que entra dentro de nuestro cuerpo al tomar algo muy caliente tras estar casi congelado, etc. Cada uno de estos detalles forma una experiencia completa que se siente increíblemente real. Y claro que es real porque nosotros mismos hemos compartido alguna vez esos momentos. De ahí que nos sintamos identificados con sus vivencias hasta el grado de que lo que ocurre en pantalla se reproduzca en nuestro interior. Esa magia es el punto más fuerte de esta serie, aunque pueda resultar insignificante. Y obviamente no lo es. ¿Cuántas animaciones en este mismo medio son capaces de hacer lo mismo con tal nivel de eficiencia? Muy pocas.


Como era de esperar, la serie se compone de pequeños momentos que varían según el episodio. La mayoría de veces se trata de Chito y Yuuri tratando de buscar alimento, agua, refugio o combustible, aunque en otras ocasiones las dedican a descubrir lugares o ayudar otras personas. Hay un poco de todo. Eso sí, la ausencia de una trama principal con un objetivo bien definido provocará que varios se inclinen a abandonar este título. Si bien no es totalmente episódica porque nos damos cuenta de que las protagonistas recuerdan aquellas cosas que viven y ascienden en altura cada vez más. Lo que sí le habría beneficiado es la construcción activa de su mundo porque en el fondo de esta historia hay varias cuestiones interesantes que podríamos descubrir. Entre ellas las razones que explican el estado actual de su mundo, lo cual implicaría hablar de todo el contexto bélico y social que hay detrás. Pero también el hecho de que ambas compañeras desconozcan tantos aspectos fundamentales de la cultura actual como el no tener claro qué es Dios o desconocer el sabor de alimentos tan típicos como el chocolate o el queso. Algunos podrán decirme que descubren nuevos lugares o aspectos de la civilización anterior, pero realmente no estamos aprendiendo nada particular solo generalidades atribuibles a cualquier cultura. Por desgracia, siento que nunca sabremos mucho ya que la intención es mantenerlo en secreto para evitar perder su principal ventaja.

Por lo dicho anteriormente, es de esperar que el anime no tenga mucho contenido real que ofrecer. Sin duda, hay varios temas flotando en el aire que varían según el episodio como podría ser el capítulo dedicado a descubrir un templo y la conversación sobre la religión, pero no se profundiza en ellos. Tal vez exceptuando el capítulo 9 que versa sobre la vida, manteniendo el tema durante todo el episodio mientras nos dieron algunas claves sobre su definición. El caso es que tampoco puedo considerarla vacía. Todos sus episodios poseen un común denominador que se correspondería con el mensaje general de la obra, el cual podría resumirse en: “Al mal tiempo, buena cara”. O más bien diría que ante una situación complicada debemos ser optimistas y tratar de disfrutar los pequeños momentos que nos brinda la vida. Y la verdad de este mensaje logran convencernos, aunque en su situación la mayoría estaríamos desesperados o deprimidos. Sin embargo, uno se da cuenta en capítulos como el del hombre del mapa que perder algo importante no es el fin sino que la vida aún tiene cosas que vale la pena ver. En mi caso, yo habría perdido toda esperanza al verse destruida mi meta principal, pero luego de ver segmentos como el del rato en la lluvia me siento reconfortado para seguir apreciando las cosas más insignificantes. 

Me dejo a los personajes para el final, aunque tampoco es un problema porque no hay muchos. Nuestro elenco consta de dos personajes: Chito y Yuuri. Por un lado, Chito es una chica responsable y centrada que se ocupa de conducir la moto y planear el viaje.  Le gusta leer y escribir en su diario, pero también tiene sus defectos como el pánico a las alturas o su mala puntería. Por otro lado, Yuuri es una chica despreocupada cuyas preocupaciones se basan en comer y dormir. Por lo tanto, no es raro que siempre esté vagueando sino le regaña su amiga. De vez en cuando mete la pata, aunque como tiradora es confiable. Se trata del típico dúo formado por la racional y la idiota. Una dinámica simple, pero sin problemas para funcionar correctamente. Sus interacciones suelen ser amigables y cómicas. En su favor, también está el hecho de que son personajes agradables con los que tú simpatizarás fácilmente, aunque haga un poco de trampa al tener unos personajes tan monos y con unas caritas que... ¡Agh! Dan ganas de pellizcárselas. Respecto a sus diálogos… son lo que uno puede esperar de dos nenas moe, siendo a veces un poco tontas las preguntas y contestaciones sobre diversos temas como el preguntarse: ¿Por qué ocurren las guerras? Sinceramente conversaciones un pelín más interesantes les habrían venido bien. También es verdad que más tarde sus conversaciones se vuelven más interesantes, pero nada espectacular.

Conclusión

De no haber llegado la temporada de otoño creo que nunca podríamos haber descubierto una joya como esta en su género. Varios se han dado cuenta de su genialidad, pero creo que en años posteriores se incrementará su importancia. 

Cualquiera que la vea y le coja gusto se sentirá como estar en casa por su capacidad tan abrumadora para captarte dentro de ella. Sin duda, estos animes nos demuestran que los estudios siguen esforzándose. Sus cualidades atmosféricas, su capacidad para evocar emociones, sus risas ocasionales y su mensaje optimista te harán inclinarte a acompañarlas a su viaje.

Calificación: 7

4 comentarios:

  1. Me gustaron mucho estas lolis tienen una química tan especial :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, aunque opino que su dinámica es simple. El caso es que me alegro de haber seguido su viaje.

      Eliminar
  2. Se ve interesante, cuando pueda le dare una oportunidad. Por cierto aprovecho en dejar mis saludos de fin de año, algo pasados pero a no dejarlos antes pues ¿no importa verdad? Espero que hayas tenido un lindo fin de año y te deseo muchos exitos para este 2018, tu amigo

    Satoshi Sekai de Sekai-nostrum

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, igualmente. Espero que todo te vaya bien en general.

      Eliminar