domingo, 15 de octubre de 2017

Reseña: Btooom!


  • Año: 2009 (manga) / 2012 (anime)
  • Capítulos: +200 (manga) / 12 (anime)
  • Editorial / Estudio: Comic@Bunch / Madhouse
  • Género: Acción, Drama, Ecchi, Psicológico, Supervivencia.

Incapaz de distinguir la realidad del videojuego

Sinopsis

Ryota Sakamoto es un chico de 22 años que actualmente ni estudia ni trabaja sino que se dedica a jugar videojuegos, principalmente el famoso Btooom! En ese juego él es uno de los mejores jugadores del mundo y, por ese motivo, Ryota es alguien respetado. Lo que nunca esperaría es que jugaría la versión real del mismo juego.

Para su desgracia, Ryota es secuestrado por unos hombres de negro y transportado, junto con otras 31 personas, en un avión hacia una isla desierta situada en el medio del océano Pacífico. En el avión les explican que tendrán que jugar a un juego de supervivencia donde deberán matar a los otros participantes utilizando unas bombas llamadas Bim. Cada concursante deberá utilizar esas armas para obtener hasta un total de ocho chips, uno por participante. Aquel que obtenga ese número de chips podrá salir de la isla y marcharse con un premio. En esta situación Ryota se halla confundido sin saber qué hacer. ¿Podrá matar a los otros jugadores para escapar de la isla?

Todo un abanico de posibilidades

Hace años recuerdo que tanto el manga como la serie animada me encantaban porque soy un amante de los juegos de supervivencia. Hasta puedo decir que casi he completado la colección en manga. Lamentablemente mi visión acerca de esta obra ha cambiado mucho a lo largo del tiempo y no precisamente para bien. La mayoría de juegos de supervivencia poseen unos problemas muy molestos que las convierten en obras que son mero entretenimiento sin aprovechar la ocasión de desarrollar temas complejos que son propios de esas situaciones al límite. A pesar de ello, la gente sigue amando este tipo de productos. Podría citar ejemplos tales como Mirai Nikki (2011) o Los Juegos del Hambre (2012). Por supuesto, a mí me siguen gustando, pero hoy tengo que hablar con franqueza sobre este juego de supervivencia.

La mayoría de juegos de supervivencia permiten crear interesantes batallas y juegos mentales debido a varias razones que se manifiestan aquí. En primer lugar, cada jugador cuenta desde el inicio con varias bombas de un mismo tipo. Existen hasta ocho tipos diferentes: de tiempo, impacto, control remoto, fuego cruzado, implosión, gas tóxico, buscadora y barrera. Cada una tiene sus propias características. De esta manera uno puede aprovechar para usarlas según el  modo en que sean más efectivas. Por ejemplo, las bombas de tiempo son muy útiles para poner trampas rápidas y efectivas porque poseen un contador y un buen potencial destructivo. Pero al mismo tiempo uno puede manipularlas para congelar el contador en tres y lanzarla como si fuera una de impacto. Otro ejemplo serían las buscadoras. En un principio, parecen ser perfectas, ya que una vez tienen un objetivo estas lo perseguirán hasta encontrarlo y explotar. Sin embargo, tienen poca capacidad destructiva y pueden ser detenidas por otros medios. Por eso, tener un tipo de bomba no asegura la victoria sino que deben ser usadas sabiamente según el caso. Y una vez se obtienen más tipos, estas pueden ser combinadas para adaptarse a más situaciones. En segundo lugar, los jugadores tienen un chip implantado que le sirve de radar para localizar otros jugadores. De esta manera la búsqueda por la isla no tiene porque ser tan cansada sino que un jugador puede localizar a otros sin mucha dificultad. Aparte el aprender a usar el radar puede ser vital, ya que cuando estos se utilizan al mismo tiempo se anulan y se evita dar la posición al otro. En tercer lugar, la propia isla es un medio ideal para este juego porque posee zonas montañosas, zonas de playa y una selva. Incluso hay algunos edificios que permiten que los jugadores se refugien mientras esperan a que aparezca el resto. Por si fuera poco, hay lagartos gigantes con los que hay que tener mucho cuidado. Por último, los jugadores pueden formar equipos  En teoría, todo esto hace del juego algo inmensamente divertido por las múltiples escenarios y las numerosas posibilidades que se pueden dar. Debo decir, además, que las batallas cada vez se tornan más complicadas porque los jugadores van consiguiendo experiencia y nuevos tipos de bombas. En este nuevo contexto, los recursos y el conocimiento adquirido dan lugar a que las estrategias más básicas sean insuficientes para ganar. Mientras que se necesita de planes más elaborados y mucho más esfuerzo si se pretende triunfar. Y sí, por supuesto el lector tendrá su dosis de gore. Los amantes del gore podrán ver bastante sangre y gente explotando o siendo despedazada.


Un factor a considerar en este juego es la posibilidad de formar alianzas. Si por ejemplo cuatro personas se unen para ganar el juego -porque es el límite máximo de jugadores que pueden pasarlo-, estos tendrán más posibilidades de vencer a otros rivales que luchan en solitario o en otros equipos más pequeños. Sin embargo, también implica que deberán conseguir treinta y dos chips en vez de ocho para pasar. No es extraño que este tipo de alianzas se quiebren fácilmente porque uno de los miembros decida traicionar a los demás y quedarse con los frutos del trabajo del grupo una vez obtienen los chips necesarios para que uno pase. Es algo muy razonable porque te estás juntando con personas en las que no sabes si debes confiar. Por eso también es importante saber negociar e interactuar con otros para que las ideas lleguen a buen puerto. Por último, la isla no cuenta con muchos recursos para alimentarse e hidratarse adecuadamente. Para evitar que los concursantes no  mueran en los primeros días, los organizadores envían provisiones en paracaídas. De esta manera se aseguran que los jugadores participen y se maten entre ellos para conseguir las provisiones. En algunos casos, incluso puede haber peleas por el reparto de los suministros entre los miembros de un equipo.

A medida que pasan los días y los participantes luchan entre ellos también van descubriendo nuevas reglas que componen el juego y estudian mejor el terreno por el que se mueven. Entre los descubrimientos podríamos destacar el hecho de que las bombas solo pueden ser activadas por su dueño o la posibilidad de desmantelar el sistema de seguridad de las mismas. Esto es especialmente beneficioso para aquellos concursantes que tienen pocos conocimientos sobre el videojuego, ya que jugadores como Ryota se saben la mayoría de estrategias, tácticas y trucos habituales del videojuego. No obstante, ellos también se pueden beneficiar de este hecho y elaborar nuevas estrategias que no eran posibles en el mundo virtual. Más adelante, la perspicacia del protagonista le permite aprovechar fallos y defectos que los organizadores del juego desconocen porque aún están en una fase de “pruebas”. Gracias a ello, la trama se dirige a formar un plan donde el protagonista intenta huir de la isla con la ayuda de varias personas, sacando provecho de los defectos del juego. En este sentido, la historia da un giro interesante porque los participantes se rebelan contra los organizadores y no se limitan a bailar a su son. ¿Podrán escapar todos o solo los cuatro elegidos?


Otro atractivo de las historias de supervivencia es el hecho de que se pone a prueba la ética de las personas. En una situación así muchas personas se cuestionarían seriamente sus valores y tendrían que decidir si participar y matar a los otros jugadores sería la opción más viable para poder sobrevivir. Pocos podrían reprocharte el hecho de matar a otras personas en un caso así porque la mayoría prefieren poner su vida por delante de los demás. En mi opinión, las personas tenemos una serie de intereses sin importar si somos más o menos bondadosos. En esta obra encontramos personas que tienen opiniones diversas. En el caso de Ryota, Himiko y Taira, ellos prefieren evitar la matanza y buscar una alternativa donde puedan sobrevivir el máximo número de gente. Pero otros como Oda o Miyamoto toman la opción de conseguir los chips necesarios para salir de ahí, sin importar que deban matar varias personas y se lo toman muy en serio. E incluso hay otros como Kira que están a gusto con el nuevo orden y creen que ahora impera la ley del más fuerte. 

Un autor que no sabe reflejar la verdadera realidad: blindaje argumental y hechos que no cuadran

Para desgracia de un fan del manga y el anime como yo, no puedo negar que la serie tiene graves inconvenientes. El más importante es la verosimilitud del relato, que se cae a pedazos en varios puntos. En primer lugar, la desmedida protección mágica que cubre al protagonista, más conocida como “plot armor”. Por alguna extraña razón, este hombre es capaz de evitar explosiones sin sufrir el 90% de los casos daños importantes. No importa que una bomba de impacto le caiga encima suya o una bomba de tiempo caiga cerca de sus pies. Parece que estos artefactos tienen un rango de unos pocos centímetros en vez de varios metros como debería ser. Podría pasar que alguna vez el guión favorezca en este aspecto al protagonista, pero literalmente abusa de este recurso hasta el hartazgo. Además es de sentido común que si algo explota cerca tuya al menos serás herido por el ruido de la explosión o la onda de choque. Debo decir también que esto también aplica a otros personajes como Kira o Himiko, quien poseen la misma habilidad mágica en menor medida, pero otros son más desafortunados y mueren a la primera o segunda vez que algo les explota en las narices (como debería ser). Al mismo tiempo, es imposible que un nini que pasa la mayoría del tiempo en su habitación desde hace unos años tenga capacidades tan atléticas. Es decir, es capaz de correr grandes distancias sin cansarse mucho y tiene unos reflejos propios de un deportista que le permiten esquivar pequeños objetos lanzados a gran velocidad como bombas. Una cosa es tener reflejos en el juego y ser capaz de reaccionar ante lo que ocurre en pantalla y otra muy diferente es hacer lo mismo en la vida real. Es totalmente inverosímil y muy conveniente para el protagonista.


Otro punto importante es que el autor parece no darse cuenta de la diferencia entre realidad y ficción, a pesar de que este tipo de historias necesitan ser más realistas que la media. Un ejemplo sería el hecho de que los jugadores sean capaces de recoger siempre las bombas restantes de un jugador muerto, aunque literalmente haya explotado una de ellas al lado de la mochila de las otras bombas. También es simpático ver que las bombas solo pueden ser utilizadas por su dueño por el tacto, pero luego al instante puedan ser usadas por otro al matarle. ¿Acaso el autor cree que está jugando a un videojuego? Nada de esto es realista. A continuación, deberíamos mencionar el hecho de que el protagonista es excesivamente torpe o estúpido cuando al guión le apetece. En ocasiones, sabe perfectamente cómo usar una bomba, pero poco después parece un inválido u olvida convenientemente su funcionamiento. Sabemos que el autor le causó una amnesia temporal para evitar que se pusiera por delante de otros jugadores rápidamente, pero es absurdo como no es capaz de identificar las bombas y el mecanismo de estas. Estamos hablando del jugador número dos del mundo que ha jugado miles de veces a ese juego. Es imposible que no reconozca al instante el tipo de bombas que tiene y menos que falle varias veces en usarlas como si fuera la primera vez que las usara. Si el autor quería que aprendiera gradualmente debió crear otro tipo de bombas. Finalmente, tengo serias dudas sobre los costes de hacer cada juego y mantenerlo todo en secreto. Hablamos de contratar numeroso personal militar, cientos de artefactos explosivos cuya fabricación sería muy costosa, secuestrar y transportar decenas de personas a una isla desierta, controlar a la policía y a los medios de comunicación para evitar investigaciones sobre los desaparecidos, etc. Probablemente esos gastos superen los presupuestos anuales de algunos países ricos.


Otra mala costumbre de la historia, casi inexplicable, es cómo hacen los personajes para teletransportarse de un lugar a otro tan rápido. Ejemplos tengo varios. En un primer caso vemos cómo Ryota aparece detrás del drogadicto cuando hasta  hace escasos segundos el otro le tenía acorralado. En segundo caso Ryota se asegura de que no le persigue el soldado usando el radar, pero de repente éste aparece en menos de un minuto a su lado. Sabemos que podía rastrearlo, pero no seguirlo sin ser detectado y menos a tal velocidad. En un tercer caso, otra vez Miyamoto se teletransporta donde están sus rivales cuando le explota en su puñetera cara una bomba de gas. ¿Cómo pudo moverse en esas condiciones? A continuación, la aparición insistente de flashbacks resulta molesta a la larga y congela la línea principal sin importar mucho. Una parte importante son flashbacks sobre personajes secundarios que no nos importan para nada, ya que en ningún momento se intentó crear un sentimiento de empatía entre ellos y el lector. Por otro lado, el anime tiene problemas relacionados con el ritmo. En apenas doce episodios se ventilan ocho tomos del manga, saltando varias cosas que podrían añadir más a los personajes. Aparte el anime fue un rotundo fracaso de ventas, así que no tendrá nunca una conclusión definitiva.

Personajes: cantidad suficiente, mas no valor similar

En cuanto a los personajes, tenemos un elenco grande y variopinto en todo sentido. La mayoría son diferentes en cuestiones como edad, género, lugar de origen, profesión, personalidad o motivaciones. De ahí que vayas a encontrar un poco de todo: drogadictos, agentes inmobiliarios, abogados, soldados, niños y adolescentes, delincuentes, etc. Como hemos dicho, cada uno tiene su propia forma de pensar en lo respectivo a su situación e interiorizan lo que les ha ocurrido de diferente manera, ya que muchos creen que el hecho de estar ahí es un “castigo” por haber perjudicado a otras personas. También se torna interesante ver con quien forman grupo y qué habilidades presentan respecto a otros concursantes. Desde el principio de la historia a muchos les encanta también teorizar quién se salvará y quién morirá, ya que si deben matarse entre ellos solo quedarán cuatro o menos.


Lástima que muestren más puntos desfavorables que favorables, principalmente por culpa del protagonista. Realmente nunca tuve mucho aprecio a los personajes, pero el hecho de que Ryota se pareciera físicamente a Light Yagami hacía que me agradara un poco. Pero no puedo negar que el personaje parece casi un Marty Stu o, al menos, alguien muy inconsistente en varios puntos. El primer indicio se encuentra en el hecho de que la personalidad que muestra antes de ir a la isla y en los flashback es totalmente diferente a su forma de ser dentro de la isla. Mientras en el primer caso estaríamos ante un nini cuyos rasgos son la falta de habilidad social, la frialdad, el egoísmo, la arrogancia y una pésima relación con sus padres; en el segundo caso tenemos a un chico que no demuestra tener ningún problema para relacionarse y hablar con otras personas. Siempre muestra una actitud conciliadora y no duda en salvar la vida de otras personas a costa de poner en peligro la suya. Ni siquiera las personas normales muestran una actitud tan altruista y menos alguien de su condición, quienes son mucho más egoístas con sus intereses y son gente con poca iniciativa y pésimas habilidades sociales. Por otro lado, sufre de una especie de reescritura temporal cada vez que está en una situación límite y se le va la cabeza, pensando que está dentro del videojuego. El segundo indicio que le marca como un Marty Stu sería que es uno de los mejores jugadores del mundo y que este sea capaz de tener unas capacidades tan atléticas sin entrenar. El tercer indicio, por supuesto, es el trato de favor del autor. Un último indicio sería el hecho de que obtiene su propia pareja hacia la mitad de la trama y ella está coladita por él. En su defensa diré que él mismo se da cuenta de que está utilizando los videojuegos como medio de evasión y que echa la culpa del fracaso a sus padres y al resto. En parte, gracias a la interacción con Taiga y otras personas logra darse cuenta de ello. Ciertamente no disculpa semejante mala escritura, pero el hecho de que haya un autoreconocimiento de sus errores le da algo de valor al personaje.

Mientras el protagonista muestra grandes contradicciones e inconsistencias, la deuteragonista desaprovechó la posibilidad de desarrollar mejor el problema psicológico que tenía. Me refiero a su fobia hacia a los hombres debido a dos episodios traumáticos de su vida, especialmente el intento de violación en la isla. En un principio, Himiko muestra verdadero miedo ante un hombre e intenta evitarlos como puede, sabiendo que podrían volver a hacerlo lo mismo y no duda en atacarlos. El problema es que tras ser secuestrada por Miyamoto y luego rescatada desaparece sin mucha gradualidad ese trauma. Sé que Ryota resulta ser el chico con quien compartía momentos en el videojuego, pero de ahí a mostrar un cambio tan rápido en su forma de aceptar estar cerca de un hombre cuesta creerlo. Es cierto que con otros hombres expone su desconfianza, pero se queda en algo diminuto en comparación. De otro lado, Himiko pierde poco a poco su utilidad durante las batallas y pasa más a ser una motivación para el protagonista, quien desea rehacer su vida con ella al volver. Únicamente durante la lucha con Miyamoto y el equipo de Oda muestra coraje y fuerza por vivir, pero más tarde se convierte en alguien sin mucho pensamiento propio. Otro problema concerniente al personaje es el trato que recibe del autor porque es utilizada para crear escenas de fanservice. Y esto va a peor a medida que llegamos hacia el final, hasta el punto en que intentan violarla otra vez y la desnudan en varias ocasiones por mera diversión. 

Otros personajes secundarios como Taira, Kira, Oda, Date, Miyamoto o Togo varían mucho entre ellos. El personaje de Taira lo encuentro interesante, aunque su contribución a la trama sea muy pequeña. Digo esto por su proceso de temor y desconfianza hacia sus compañeros luego de que es herido y dejado de lado. En cierta manera, uno puede entender la angustia de Taira porque está sufriendo tanto por el lado físico (debido a la mordedura del lagarto) como por el lado psicológico al sentirse abandonado por todos y esperando regresar a casa. Tal vez su traición no convenza mucho porque deliberadamente ocultó los chips, aún cuando tenía posibilidades de decírselo a los demás desde hace mucho tiempo, pero aún así merece más la pena que los otros dos protagonistas. En cuanto a Oda, es un personaje atractivo que está a un nivel similar al protagonista sin tener su misma protección mágica. Aparte tiene rasgos que llaman la atención y más determinación para salir del juego que Ryota (su historia pasada le da también más motivaciones). No puedo decir lo mismo de otros antagonistas como Kira, Date o Miyamoto. Los tres son gente sin escrúpulos que no dudaría en matar a otros, pero no son simples locos porque tienen varias características que les distinguen entre ellos. El problema es que ninguno puede causar empatía. Con Kira intentaron que evolucionara por influencia de Togo, pero sufre de reescritura en algunas partes y de un cambio muy rápido. Date simplemente se hace de odiar, comportándose como un capullo que engaña a todo el que puede. Por eso cuando tiene lugar su flashback este nos deja bastante indiferentes. De Miyamoto poco o nada se puede decir más que algunos comentarios suyos. En definitiva, los personajes de Btooom! dejan bastante que desear, aunque haya algunos dignos casos entre los secundarios.

Conclusiones

En resumen, Btooom! en parte funciona como entretenimiento palomitero porque dedica mucho tiempo a representar los diferentes encuentros entre participantes, multiplicándose la dificultad poco a poco. El tener tantos escenarios y clases de bombas ofrece cada vez más situaciones diferentes, así que difícilmente podrás aburrirte de esto.

No obstante, falla miserablemente en muchas ocasiones cuando se atreve a meterse en el terreno dramático y su verosimilitud se hace añicos por culpa de una confusion entre la realidad y el videojuego. Algo que empeora en los últimos compases del manga, perdiendo totalmente el norte en favor de la sobreexplotación. Y con explotación me refiero a que se empieza a alargar por puro criterio económico, metiendo cada vez más violaciones, enemigos salidos de ningún lado, etc

Calificación: 5


2 comentarios:

  1. Nunca lo he visto, puede que le de alguna vez una oportunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puede resultar entretenido por el juego de supervivencia donde utilizan diferentes bombas y combinaciones de las mismas. En ese sentido es interesante.

      Eliminar