domingo, 5 de marzo de 2017

Análisis: Pokémon (Anime)


  • Año: 1997
  • Capítulos: 276 (primera serie)
  • Estudio: OLM
  • Género: Aventuras, Acción, Comedia, Fantasía, Infantil

La caza de los 150 que sigue sin encontrar su final

Sinopsis

Ash Ketchum de Pueblo Paleta es un niño que quiere ser entrenador Pokémon. Al cumplir 10 años a  todos los niños se les está permitido decide cumplir este sueño, pero antes necesita un Pokémon que le acompañe. Para conseguirlo, el Profesor Oak otorga a cada niño un Pokémon inicial como pueden ser Bulbasaur, Charmander o Squirtle. Por desgracia, Ash se queda dormido y llega tarde para la elección de los Pokémon, quedándose sin ninguno de esos tres. Afortunadamente, recibe un Pikachu que le quedaba al profesor. El problema es que este pequeño roedor eléctrico no está dispuesto a llevarse bien con él. ¿Será Ash capaz de entenderse con él durante su aventura y ser un maestro Pokémon?

Introducción

Seguro todos recuerdan la mítica secuencia de los primeros videojuegos de Pokémon (Verde, Rojo y Azul) con Gengar contra Nidorino. De la misma manera abría el anime y nos mostraba un épico combate entre dos entrenadores y sus Pokémon. Desde muy pequeño yo sentía fascinación por los juegos y pronto quise tener uno, pero no sería hasta la navidad de mi noveno año de vida. ¿Por qué quería tanto jugarlos? Pues precisamente por el anime que veía cada sábado en Telecinco, cadena de televisión ahora detestada por una parte importante de la población española. Mucho tiempo después cambiaría a Clan TV, pero yo para ese momento me había desinteresado por ella. En su tiempo sí estaba muy entusiasmado y me subí al tren de Pokémon. Me sabía las canciones del opening y los endings en castellano e intentaba nombrar a todos los Pokémon del Poké-rap (tarea difícil para un lento como yo). Luego los lemas más sonados de la serie animada se convirtieron en algo de dominio popular. Por recordar algunos tenemos al famoso "Hazte con todos" o "Te elijo a ti".

Sin duda, Pokémon absorbió a toda una generación de niños y lo sigue haciendo porque esta serie se sigue emitiendo sin pausa desde los años 90. Puede decirse que Pokémon es el primer anime que se dedicó a promocionar principalmente los videojuegos de la franquicia y que inició la fiebre de los monstruos coleccionables. Cuando dejé de ser tan niño, me di cuenta que la serie tenía por principal función la de ser un escaparate de la franquicia. Y esto lo ha hecho hasta ahora, sin saber cuando acabará porque necesita enganchar a nuevas generaciones de niños claro. Algo que les funciona de maravilla. No hay más que ver como Pokémon se ha hecho internacionalmente famoso y como este sigue activo y al orden del día.


Hablando del primer episodio del anime, comienza de forma bastante interesante a mi parecer. En este episodio vemos los roces entre Ash y Pikachu, y como el primero trata de que sean amigos y se lleven bien. No creo que a nadie se le olvide la persecución de los Spearow en medio de la lluvia mientras Ash intenta proteger desesperadamente a Pikachu. Un momento muy emotivo que termina con la aparición de Ho-oh cuando sale el arcoiris. Pero dejando la nostalgia a un lado, es bueno recordar cual es el interés que genera la historia de Pokémon: la aventura y su mundo. Esta aventura que comienza en Pueblo Paleta se extiende a lo largo de casi ochenta episodios durante su primera temporada. La serie sigue un formato episódico con numerosos capítulos que no aportan nada a la historia y no tienen relación entre ellos más allá de que se supone que siguen una ruta para conseguir todas las medallas y entrar en la liga de turno. El punto positivo es que el anime incorpora muchos géneros diferentes para hacer la travesía más entretenida como son la acción, la comedia, el drama, el terror, etc El nexo en común que guardan casi todos los capítulos es la presentación de uno o varios Pokémon nuevos, pero después te puedes topar muchas situaciones: luchar con un nuevo entrenador, ayudar a unos Pokémon débiles o humanos atacados por otros Pokémon, capturar un Pokémon, vencer al Team Rocket y mucho más. La comedia tiene un tono bastante tonto, pero varía el tipo de humor que utiliza y los recursos. Frecuentemente este consiste en las riñas entre Ash y Misty, los intentos de ligue de Brock, las idioteces del Team Rocket, etc En el capítulo "Misterio en el faro" añaden un misterio en torno a un Pokémon gigantesco y de paso se da a conocer el sistema de almacenamiento de Pokémon en el PC. Y no quiero acordarme del capítulo de Pueblo Lavanda porque toda la comedia generada con el trío de fantasmas es un no parar de reír. Y así muchos momentos memorables como el mítico Metapod vs Metapod con fortaleza al máximo o el combate de Pikachu vs Raichu con el orgullo del primero puesto sobre la mesa.

Universo: Pokémon, batallas y organizaciones

Existen ciertas diferencias respecto a los videojuegos, pero el anime conserva la mayoría de aspectos de su mundo. Además estos aspectos los muestra sin detenerse a hacer largas exposiciones como acostumbran los shonen y permiten darnos una idea general. Aunque si bien es cierto que no habría estado de más dar una explicación menos básica sobre su mundo. Para empezar está el concepto de Pokémon, criaturas cuyos rasgos físicos pueden ser similares a animales, plantas, seres humanos u objetos. Estos cientos de criaturas conviven con las personas, aunque suelen estar en estado salvaje en toda clase de entornos.  Algunos se convierten en mascotas o trabajan en diversas tareas, pero otros tantos son compañeros de viaje de los entrenadores y son utilizadas en combates. Ellos pueden aprender una gran variedad de movimientos de acuerdo a su especie o tipo (más adelante ganarían habilidades propias). Junto al hecho de que pueden mejorar a través del uso de objetos (máquinas técnicas, vitaminas u otros objetos que potencian alguna estadística o ataque suyo) y evolucionar a otras especies más poderosas gracias a la experiencia obtenida en batallas, se convierten en unos seres francamente interesantes. Gracias a la Pokédex -una enciclopedia que registra los datos fundamentales de todos los Pokémon- y a las Pokéballs -dispositivos que permiten capturar a los Pokémon y transportarlos cómodamente- que recibe cada entrenador, esta historia plantea múltiples posibilidades respecto a los Pokémon.

No quiero explayarme demasiado, pero lo que más interesa -y con razón porque cubren parte de los episodios- son los combates. Todo lo que dije antes permite una variedad casi ilimitada de plantear las batallas. Uno debe elegir bien los ataques que debe ponerle a su Pokémon, llevar diversos tipos de Pokémon para vencer a cualquier rival, pensar qué estrategia debe seguir nuestro equipo o Pokémon en el campo de batalla, hacer los cambios oportunos para ganar ventaja o evitar estar en desventaja, etc No me dirá nadie que esto no permite numerosas propuestas, eh. Una pena que durante la serie original, es decir hasta terminar la liga de Johto, ignoraran por mera conveniencia parte de lo declarado anteriormente. Ejemplos de esto los tenemos a patadas como el caso de la efectividad o invulnerabilidad que deberían proporcionas ciertos tipos. Por ejemplo, en varios episodios Pikachu derrota a Pokémon que pertenecen al tipo tierra, a pesar de que los ataques eléctricos no deberían hacer mella en ellos. En otros casos, Pokémon con una superioridad de tipos son derrotados por ataques escasamente efectivos y de poca potecia como el Sycther de la 4ª ronda derrotado por un simple látigo cepa de Bulbasaur. Luego hay casos igual o más insultantes en que Ash por ser el protagonista derrota en total inferioridad de condiciones por capricho del guión (inserte conveniencia argumental número 23) a rivales que no debería derrotar como Sabrina o la segunda vez que se topa al Team Rocket. No es que siempre sea así y de vez en cuando usan tácticas ingeniosas, pero al menos una tercera parte de las veces realiza estas estupideces que le restan credibilidad. ¿Cómo voy a tener interés por un combate si el guión favorece al protagonista siempre que lo necesita? Por otro lado, el nivel de violencia en los combates es ligero, ya que los Pokémon apenas reciben heridas de consideración que hagan peligrar su vida. Ni siquiera hay sangre y siempre se pueden curar llevándolos a un Centro Pokémon. Algunas cosas que menciono son amañadas en temporadas posteriores a la 3ª generación, pero siguen sin solucionar lo fundamental: el guión conveniente.

Y hablando de más cosas que forman parte del mundo Pokémon, habría que mencionar ciertas instituciones y organizaciones como son los centros Pokémon, las comisarías de policía, los gimnasios y el Team Rocket. Los primeros son los encargados de restaurar la salud de los Pokémon cuando están malheridos o muy cansados, y se encuentran regentados por las Enfermeras Joy y sus Chansey; las segundas no necesitan mucha explicación como se comprenderá, y en ellas trabajan una Agente Mara y su Pokémon (Growlithe y Herdier, principalmente); y en tercer lugar, los Gimnasios Pokémon son lugares presididos por un líder de gimnasio, donde se disputan combates por una medalla -una insignia que demuestra que un entrenador ha logrado derrotar al líder-. En los retos de cada gimnasio existen una serie de normas que limitan el número de Pokémon a usar y a veces imponen el uso de un campo de batalla propio. Además cada líder suele llevar un equipo de un tipo específico como puede ser un equipo entero de tipo agua. También existen otras instituciones originarias del anime como el Instituto Técnico Pokémon (el típico colegio privado para ricos), pero tampoco vale la pena detenernos en ellas.


Por último, tenemos al más que conocido Team Rocket. Se trata de una organización criminal cuyo objetivo es robar Pokémon valiosos (raros o fuertes) para entregárselos a su jefe Giovanni. En realidad, su líder y la mayoría de la organización no hace aparición en la serie sino el trío de delincuentes compuesto por Jessy, James y Meowth. En su capítulo de presentación se veían peligrosos y competentes causando enormes daños en ciudad Verde, pero no tardan mucho en representar el papel de villanos patéticos de carácter recurrente. Tras sufrir esa derrota contra Ash, se obsesionan con atrapar a Pikachu y siempre están ideando planes para conseguirlo. Inicialmente eran un trío cómico que tenía su propio lema y una forma de ser muy teatral. Como villanos que son no les importa usar todos los trucos sucios que se les ocurren: "Todo vale en el amor, la guerra y las batallas Pokémon". Son maestros del disfraz y utilizan todo tipo máquinas, transportes (normalmente un globo aerostático y un submarino) y artilugios. No obstante, este equipo de patanes se vuelven con el tiempo molesto a más no poder porque siempre fracasan en sus planes y cuando tienen alguna idea interesante la cagan como siempre. Uno se cansa de oír el lema en sus distintas versiones, aunque fuera divertido en los primeros veinte o treinta episodios. Lo mismo de su manida frase cuando pierden: "El Team Rocket despega de nuevo". Ese equipo de jóvenes rebeldes tan engreídos y con ínfulas de grandes malvados se flanderizaron (incluso su tiempo en pantalla aumentó) y dejaron de tener gracia. En la 5ª generación intentaron darles un giro fresco, pero para entonces ya estaba todo perdido.

Infantilismo, construcción deficiente y status quo

He alabado el mundo, pero como siempre pasa hay que hacer una lectura de lo que hay detrás. Algo que me chirría mucho y creo que echa a perder parte de las posibilidades de las que hablaba es el tono infantil, ñoño y hasta sermonero que posee el anime. Sin olvidar como repiten las mismas frases un millón de veces... Si en la primera temporada recalcaban mucho los valores de amistad, amor, compañerismo y demás, en temporadas posteriores esto se tornó un suplicio porque estaba ya en cada rincón. Pero este tono siempre fue ridículo y por eso la serie se vuelve en ciertos momentos insoportable, dándote el coñazo con lo de que hay que combatir junto a tus Pokémon y bla bla. Hay formas de transmitir un mensaje y esta forma no es la adecuada porque cuando creces se hace difícilmente digerible. Otro ejemplo de esta forma tan pueril de transmitir estos valores es generar situaciones dramáticas que no lo son tanto. Por ejemplo, muchos recuerdan el capítulo de cuando Ash abandona a Butterfree para que este funde su propia familia, pero mirándolo bien ahora no me causa tanta impresión. ¿Qué es algo triste porque fue el primer Pokémon que atrapó? Sí, pero solo en los primeros episodios tuvieron una buena interacción ambos los dos. A partir de ahí solo se convierte en un Pokémon que usar en combate, así que el drama ya no afecta tanto. Lo mismo cuando Ash pierde contra un líder de gimnasio como si fuera el fin. Menos exagerar, por favor. Esta estupidez general también le pasó factura a la construcción del mundo. Además de huecos argumentales serios, se contradicen un poco los valores que transmite. Algunas cuestiones: ¿Cómo dejan a un chaval de apenas 10 años viajar por toda una región desconocida? Más sabiendo que este puede ser hospitalizado a manos de algún Pokémon salvaje. ¿Por qué hablan tanto de amistad con los Pokémon si en realidad las Pokéballs parecen más objetos que les lavan el cerebro y hacen que sean obedientes? Sé que es darle vueltas al asunto, pero eso no hace más que reforzar el hecho de que no se pensó en cosas tan básicas como esa. Además, la plausibilidad se cae en el tema ya mencionado para los combates y determinadas situaciones que nuestros amigos resuelven gracias a la suerte y a nuestros queridos plot devices. Por no decir, que no se respetan a veces ni el tamaño real de un Pokémon (ese Dragonite gigante...) o que los Pokémon usen en combate más de cuatro movimientos.

Al igual que Los Simpson, Detective Conan u One Piece, Pokémon forma parte de la lista de series interminables con un final que no parece estar próximo. Esto se debe a que Pokémon sigue una fórmula que se repite constantemente en el tiempo sin variar. Es cierto que cada ciertos años hay cambios fruto de la influencia de los videojuegos, pero estos cambios no afectan realmente a la serie. Podrá haber megaevoluciones, concursos Pokémon, nuevos legendarios y mil cosas más que el esquema es siempre el mismo: Ash entra en una nueva región y hace un par de amigos que le acompañan en su viaje de conseguir las 8 medallas y participar en la liga. Luego Ash pierde en la liga y el proceso se vuelve a repetir llegando a otra región donde hace exactamente lo mismo. Los capítulos acaban por versar también de lo mismo y ya no hay situaciones que explorar. Por culpa de esto no hay interés que valga ya que sabemos que Ash nunca conseguirá ser un maestro Pokémon ni tampoco capturar a todos los Pokémon como nos prometían. En realidad ni siquiera hace ademán de querer intentarlo cuando este los va soltando por excusas patéticas. Si en una región aprende a hacerse más fuerte y madurar un poco justo cuando llegue el final de la temporada, adiós progreso conseguido. Ash se convertirá otra vez en un pardillo que desconoce los fundamentos básicos, librándose de sus Pokémon antiguos y Pikachu volverá a tener un nivel bajo. La mayoría de secundarios ni vuelven a aparecer nunca más, ¿dónde está A.J? Ni idea. Al final uno intuye que todo esto es inútil y solo es una serie para explotar la franquicia y promover la compra de los videojuegos. De mi parte pueden guardarse para ellos mismos los más de 900 capítulos que posee ya el anime.

Personajes

Fuera del protagonista y Pikachu, Ash va cambiando de compañeros en sus viajes a las distintas regiones, pero mencionaré a Brock y Misty al ser los más recordados y queridos. En primer lugar, Ash es un niño de 10 años muy entusiasta y soñador. Suele ser muy confiado y testarudo cuando se trata de Pokémon y debido a su torpeza e inexperiencia inicial comete muchos errores que luego va arreglando. A medida que gana medallas se le sube un poco a la cabeza y se muestra algo egoísta y presumido, pero siempre llega alguien para bajarle los humos. Tiene una madre bastante preocupada por él y lo llama de vez en cuando. Por otro lado, él es un entrenador que busca comprender a sus Pokémon y ser su amigo. Se molesta cuando se meten con ellos e intentan hacerles daño. A su lado está Pikachu, un roedor eléctrico que se llevaba mal con él al principio y odia estar dentro de una Pokeball. Luego van haciendo migas y se convierte en su  mejor amigo, siendo inseparables. Pikachu es valiente y cariñoso, destacando como un compañero fiel y responsable. No obstante, y al igual que casi todos los Pokémon que aparecen (excepto Meowth) tienen una personalidad básica que se puede definir en dos o tres palabras. Al solo poder decir su nombre y no tener un lenguaje corporal suficiente están muy limitados y al final se les puede tratar poco más como mascotas.


En contraposición a Ash está Gary, su rival y nieto del profesor Oak. Gary es un niño de su edad, pero es arrogante y presumido. Constantemente se está burlando de Ash y durante su viaje demuestra siempre ir varios pasos por delante. Su soberbia es aún más grande porque tiene un equipo de animadores profesional y no viaja a pie sino en un coche con chófer. Más tarde, cae derrotado en la Liga Añil y se vuelve algo más humilde y es más respetuoso con los demás y con los Pokémon. Cabe decir que apenas aparece durante la aventura, pese a ser el principal rival de Ash y solo tiene un par de combates con él. En cuanto a sus amigos, Misty es la primera en unirse. Ella es, en realidad, la líder de gimnasio de ciudad Celeste y acompaña a Ash porque quiere ser una maestra de Pokémon de Agua. Puede ser una chica dulce, pero se irrita con facilidad y se pone en plan histérica y chillona. Normalmente discute con Ash porque son de ideas muy diferentes como el hecho de que al primero le gustan los bichos y ella los detesta. También está el asunto de que perdió su bicicleta por culpa de él y desea que le compense. Por último, tenemos a Brock, líder del gimnasio de Ciudad Plateada que acompaña a Ash cuando este casi es derrotado por él. Su objetivo es ser un criador Pokémon y por eso conoce mucho acerca de la fuerza, la crianza y la alimentación de los mismos. Él es un tipo relajado y agradable, aunque puede perder la paciencia en alguna ocasión y se comporta como un "Don Juan" cuando hay una mujer bella cerca. Algo que termina por convertirse en un gag recurrente ya que antes era más tímido y menos tonto.


Diciéndolo con sinceridad, los personajes suelen ser por lo general bastante irritables por culpa de su forma inmadura de comportarse o por lo repetitivos que son en sus diálogos y forma de actuar. No hay más que ver como Ash y Misty siempre están riñendo por alguna tontería en la que involucran a otros. O como Brock intenta ligar con cada tía que ve como si nunca hubiera visto una mujer. Por otro lado, pueden presumir de tener cierto trasfondo, pero ninguna clase de desarrollo porque este es saboteado en el caso del protagonista. Mientras que en el caso de los demás el desarrollo es pequeño y se basa en capturar nuevos Pokémon y hacerse más fuerte, más que conseguir un cambio profundo en su personalidad. Incluso me pregunto que hacen viajando con Ash si apenas se ocupan de sus propios objetivos y parece que están de vacaciones. Además muchas veces estos compañeros parecen estar ahí de pega en los momentos complicados porque son muy inútiles y se supone que son entrenadores experimentados. Por ejemplo, Misty posee un Starmie y no decidió sacarlo en momentos clave hasta el Gimnasio de ciudad Celeste. Por otro lado, la mayoría de secundarios ni vuelven a aparecer nunca más, ¿dónde está A.J? Ni idea. ¿Dónde está Richi? Y así muchos más que pudieron convertirse en secundarios recurrentes de interés.

Arte y Banda Sonora

El estudio encargado de dar vida a Pokémon en su forma animada es OLM, un estudio que destaca por haber animado todas las series de Pokémon y sus películas junto con la conocida Inazuma Eleven. Comparado con otros animes del mismo palo que casi no ponen un duro por ser series infantiles de larga duración, Pokémon aún se ve bien para su época. Con el tiempo fue mejorando su calidad y en la última temporada de XYZ se esforzaron en animar las peleas de manera espectacular, aunque tenga mis reservas en otro aspecto. Pero hablando de la primera temporada, los fondos eran muy básicos. Los zonas verdes y boscosas se ven más o menos todas iguales con los mismos arbustos y árboles. Igualmente con ciudades y pueblos porque suelen tener el mismo tipo de edificios y casas. Al menos, por necesidad de la historia hay muchas localizaciones diferentes y curiosamente suelen ser mejores los lugares interiores como los gimnasios. En muchas escenas utilizan efectos propios del manga como líneas de velocidad o para causar impacto, algo que queda un poco cutre en ocasiones. Los diseños de Pokémon destacan, pero los usados para los entrenadores pecan de básicos y tienen rostros parecidos siendo a veces poco naturales (Brock parece que tiene la cara cuadrada).


La banda sonora de Pokémon aún es muy recordada a día de hoy. Su primera temporada no posee muchos temas musicales y estos los repiten hasta la extenuación, pero son bastante buenos y se te quedan grabados. Me sorprendí a mí mismo cuando los volví a escuchar otra vez. Algunas de las canciones son covers actualizados de la música de los videojuegos mientras que otras son de cosecha propia. Se distinguen por tener un tono aventurero y, en ocasiones, muy épico. De otro lado, la mayoría de nosotros a lo que verdaderamente estamos ligados es al primer opening. En castellano este comenzaba así "Quiero llegar a ser el mejor, el mejor que habrá jamás...". Luego las canciones del Pokérap y demás endings forman parte de todo el repertorio musical.

Conclusión

Pokémon tiene un valor histórico innegable al haber provocado de forma indirecta la aparición de muchas otras series con un concepto de monstruos coleccionables similar. Además de mostrar la eficacia de tener una serie animada para animar a los niños a comprar los productos de la franquicia. Algo que haría Yu-Gi-Oh! por ejemplo. La aventura y el mundo pueden resultar interesantes al principio para varios, pero hoy en día cualquiera se da cuenta de las deficiencias del segundo. Además el hecho de que el protagonista nunca vaya a conseguir su objetivo y tener que verse cientos de capítulos de relleno con poco o ningún aporte no invita a verla. Por lo tanto, no recomendaría verla a nadie que no sea aquella persona que desea revivir su nostalgia. Pero hasta los niños crecen y los más sensatos preferirán gastar su tiempo de otra manera.

Calificación: 5


8 comentarios:

  1. Excelente entrada.
    Si bine siempre he sido mas de digimon, en su timepo tambien me toco vivir la pokemania, aunque no llegue a probar los juegos si no hasta muchos años despues cuando por fin pude jugar algunas de sus entreguas en PC por medio de emuladores.

    Del anime en general tengo buenos recuerdos, siendo que hasta donde podia no me perdia ningun episoido, mas lo termine dejando de lado cuando entro en la tercera generacion, aunque alguna que otra vez he reincidido en el mismo, pero por pocos periodos de tiempo, y es que su formato tan repetitivo y quemado me aleja por completo.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tardé en probarlos porque no me los querían comprar hasta que mi tío hizo el presente. Más o menos yo también lo dejé en la tercera tras la liga de Jhoto porque sentía que ya no iba a ningún lado.

      Gracias por comentar :)

      Eliminar
  2. Pokemon tiene un problema y es la evolucion de sus protagonistas y la forma como ha sido llevada la historia, practicamente es un slice of life con bichos de bolsillo.

    No se nota ningun tipo de evolución en el personaje principal en terminos generales, si tiene algun tipo de maduración en alguna temporada, se la terminan por resetear en la siguiente y como lamentablemente se basa en juegos de la nintendo es probable que nunca lo veamos convertirse en ese tan mentado "maestro pokemon" ya que necesariamente tiene que ser alguien promedio para que los niños que ven el programa se identifiquen con él.

    La mejor temporada fue la XYZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión, la mejor en términos de combates fue Sinnoh porque utilizaban más los cambios y la estrategia para ganar. XYZ me parece mejor en términos de animación y banda sonora, pero los combates son más espectacularidad que estrategia.

      Eliminar
  3. Muy buena review! Me gustaría que te des tu opinión sobre XY&Z.
    Se te olvido mencionar que OLM se encargó de animar Berzerk en los 90.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opinión o incluso análisis de XY&Z, como tu prefieras, solo es una petición.

      Eliminar
    2. No me siento muy entusiasmado para hablar de XYZ porque total no es como si se enmarcara dentro de otra serie sino que verdaderamente su esencia es la misma que las demás. Si hablo algún día de ella será para comentar mi opinión acerca del desarrollo de las diferentes ligas: participantes, estrategias, pokémon, etc

      Eliminar
    3. Entiendo. Me gusta el criterio que tienes, sigue así!

      Eliminar