jueves, 5 de enero de 2017

Reseña: Yuri on Ice


  • Año: 2016
  • Capítulos: 12
  • Estudio: Mappa
  • Género: Comedia, Deporte, Romance

Arte sobre hielo

Sinopsis

Yuri Katsuki es un patinador de 23 años que admira, desde hace mucho tiempo, al legendario patinador ruso Viktor Nikiforov. Tras mucho tiempo entrenando consigue ser profesional, pero su carrera como patinador se desploma por varios fracasos seguidos en competiciones. De vuelta a su hogar Yuri se siente deprimido, aunque no tarda mucho en recuperarse. Él decide enseñar a su amiga en una pista de hielo la coreografía de su ídolo y alguien sin mala intención sube esta actuación. El vídeo no tarda mucho en ganar miles de visitas, llegando a oídos de Viktor. Éste impresionado decide viajar hasta Japón con la intención de convertirse en entrenador de Yuri.

Historia y Desarrollo

Para nadie ha pasado desapercibido Yuri!!! on Ice, el anime más seguido de la temporada de otoño. Yo, como muchos, estamos en contacto con redes sociales como Twitter o Amino. Como es habitual, cuando una serie se hace tan conocida, la gente empieza a subir imágenes y dar sus comentarios. A veces se hace literalmente insoportable aguantar esto por mucho tiempo y a uno le dan ganas de mandar lejos a esta gente y a la serie. Sin embargo, vuestro servidor no juzga en base a los fans que posea tal o cual anime. Me importan poco las miles de fujoshis histéricas cuyo único propósito es babear viendo chicos guapos en situaciones comprometidas o hacer parejitas estúpidas porque no tienen que hacer en su tiempo libre. Ellas son parte de las razones que están hundiendo al anime y de que mucha gente tenga prejuicios contra ciertos géneros. No hay más que ver que una gran parte premian esa fetichización de lo homosexual. Ahora bien, algunas han dicho que en este anime se representa fielmente una pareja homosexual y que esto es un avance significativo. No es algo que sea fundamental para subir o bajar su calificación, pero ahora comprobaremos la verdad.


Dejando para después el tema de la homosexualidad, el anime se centra en un deporte: el patinaje artístico sobre hielo. Éste es un deporte de invierno que consiste en interpretar una pieza musical patinando sobre una pista de hielo. Aquí los participantes son valorados por un jurado que tienen en cuenta una serie de elementos que forman parte del aspecto técnico de la actuación y de la interpretación artística. Os seré sincero: soy un total ignorante sobre este deporte. Creo que solo he visto, alguna vez de pasada, en la televisión una exhibición. No estaba prestando atención y, por supuesto, no me llamó la atención. Pero al ver la actuación de Viktor y Yuri en el primer episodio cambié totalmente de opinión: puro arte sobre hielo. Esa capacidad para dar un espectáculo tan elegante y hermoso mientras suena una determinada pieza musical es sencillamente fabuloso. Cada pirueta, cada salto y cada giro me causan una profunda admiración por la dedicación de estos patinadores. La coreografía que realizan en ese terreno tan resbaladizo mientras acercan y alejan la cámara y nos muestran bellos planos enteros y medios me cautivaron. Lo mismo para una fracción de los patinadores profesionales que me mostraron auténticos espectáculos. Pero realmente es una  pena que la animación se desplomara tan deprisa y que las exhibiciones posteriores al primer episodio, dejaran de tener parte de ese encanto. Esa belleza ganada con la animación le daba un verdadero plus, pero los problemas económicos del estudio salieron a flote. 

Relacionado con el patinaje está la figura de Yuri, un patinador profesional que lleva una mala racha en su carrera debido a ciertos problemas. Hasta que Viktor, su ídolo y modelo, irrumpe en su vida y le da un giro de casi 360º, dando lugar al crecimiento personal de nuestro protagonista que hasta ese momento no tenía la confianza ni la forma de llegar más alto en el mundo del patinaje. Sin duda, esto es un aspecto interesante, ya que supone que el protagonista tiene que superar sus miedos e inseguridades y ganar una motivación más poderosa. En esto contribuye el primer arco inicial con la incorporación de Yurio como principal rival. Aquí Viktor, en su papel de maestro, les plantea a ambos el reto de desarrollar una faceta desconocida y contraria para ellos: Yuri, el amor pasional, y Yurio, el amor inocente. Esto da lugar a que Yuri comience un cambio importante en su personalidad y estilo artístico por medio del “amor”. Los cambios en el personaje se notan con el tiempo y uno ve que no es el mismo del principio, siendo ahora más atrevido, rebelde y seguro. Ahora también tiene más iniciativa y piensa cada programa por sí mismo. No obstante, esta mutación no deja de ser bastante cuestionable en el aspecto de que su avance está subordinado a obtener los cumplidos de su entrenador -seduciéndolo en la pista- y que todo gire demasiado en torno a él. 


Durante la mayor parte de sus episodios, la serie tiende a incluir momentos y escenas cómicas. Esta comedia se siente bastante descolocada. No digo que interfiera mucho con momentos dramáticos o de seriedad porque no son numerosos, pero este elemento salta de repente y sin previo aviso. Y como es evidente y característico del anime actual carece de gracia, excepto en pocas ocasiones. Normalmente se basa en utilizar a los personajes de forma caricaturizada. En mi opinión, debieron reducirla a la mitad. Otro aspecto negativo son los continuos cebos a la audiencia femenina y el ambiente meloso y empalagoso que reina en los momentos de “pareja”. Seamos sinceros, nadie es tan estúpido para pensar que no habría desnudos, momentos subidos de tono y diálogos vergonzosos. En su defensa, diré que despliega un uso de estos recursos menor que otros yaois, pero sigue siendo imperdonable. Quizá lo peor fueran el constante enfoque al trasero de los patinadores, las apariciones de Viktor desnudo y, sobre todo, los diálogos ridículos. Por resaltar dos: “Es capaz de dejar embarazado a un hombre” o “Antes de entrar, debemos cimentar nuestra relación”. Vergüenza ajena. De otro lado, no entiendo porque tenían que pintar a la mayoría de patinadores como homosexuales calientes, incluso le tocan el culo a un niño (bien, metiendo shotas...). Por cierto, el capítulo 10 es un despropósito, ya que lo único relevante fue esa especie de “propuesta de matrimonio”.


Una vez se inician los campeonatos, el anime cede su tiempo al elenco nuevo de patinadores profesionales que compiten contra Yuri por la victoria. En medio de una pasarela de chicos guapos, nos presentan a cada uno de ellos (especialmente los participantes de la final). Cada uno de ellos posee su propio pequeño trasfondo, su especialidad en el hielo y una serie de objetivos o motivaciones artísticas. Puede que te gusten más o menos, pero al menos los creadores han conseguido dotarlos de unas características propias y hacer que reconozcas a unos de otros. Chris, Otabek, Phichit y, mi favorito, el fantástico JJ. Una pena que no lograran darle una relevancia suficiente en la historia (y los odié por putearlo en la final por culpa de una conveniencia argumental). Al no estar relacionados con el crecimiento de Yuri y no poseer una dinámica propia -a excepción de Yurio que se establece como rival principal- el espectador no considera que sean tan importantes como Yuri, Viktor y Yurio. Otro problema relacionado con el deporte y sus deportistas son sus motivaciones: ¿Por qué patinan? ¿Por qué quieren ganar? La mayoría de spokon, inclusive Yuri!!! on Ice, nunca profundizan mucho en la pasión y ganas de dedicar tu vida al deporte. Aquí la mayoría simplemente lo hicieron por admiración a Viktor y no se dice más. Tristemente parece que se contentan con un “me gusta el deporte”.

Una buena diferencia que tiene este anime respecto a otros spokon, es el hecho de situarse en un ambiente de deporte profesional. En realidad, esto resulta más interesante que introducir a la oferta general un deporte menos conocido como es el patinaje artístico. En vez de situarnos en un escenario escolar y con los protagonistas dando sus primeros pasos en el deporte, aquí ya todos son profesionales con años de experiencia. Han sido lo suficientemente competentes para retratarlo de manera realista, como si de verdad te movieras tú mismo en ese entorno. La conexión con los fans por medio de las redes sociales, los viajes alrededor del mundo o las fiestas a las que asisten después de sus competiciones. A su vez, también logran demostrarnos la dureza de los programas de estos patinadores. Tanto el cansancio que sufren durante la competición como lo difícil que es ejecutar ciertas técnicas lo notas. Uno acaba convencido, tras muchos intentos del patinador, de lo complicado que era realizar ese movimiento. Bueno tristemente decidieron reciclar algunas secuencias en las actuaciones de Yuri y otros patinadores por lo que uno se siente un poco estafado. Es algo que no debieron hacer. Por otra parte, la exposición que realiza el anime sobre aspectos deportivos sobra. Saber el nombre de la competición en que participan está bien, pero no tiene porque saltar continuamente una versión caricaturizada de Yuri para contarnos que tal competición se celebra en tal momento del año y cuanto dura o repetirnos quienes son los participantes y sus características. No solo es aburrido sino prescindible.

Personajes

-Yuri Katsuki: Un joven de 23 años que realiza patinaje sobre hielo a nivel profesional. Yuri se caracteriza por ser un chico introvertido, inseguro y sensible, además de ser algo llorón. Hecho que le juega malas pasadas durante las competiciones y que, junto a Viktor, intenta solucionar. Él es japonés y sus padres tienen un negocio familiar relacionado con las aguas termales. Desde que era niño admiraba a Viktor e intentaba imitar sus programas, queriendo patinar en la misma pista que él. Por eso estuvo cinco años entrenando en la ciudad de Detroit con su viejo entrenador, Celestino. Como curiosidad tenía un caniche con el nombre de Viktor y muestra bastante amor por los tazones de cerdo.


-Viktor Nikiforov: Un ruso legendario dentro del mundo del patinaje, ya que ha ganado multitud de competiciones y ha sido el campeón mundial durante cinco veces consecutivas. Viktor es un hombre de 27 años con un porte apuesto y elegante, siendo bastante encantador, despreocupado y atrevido. También tiene una faceta curiosa y coqueta con Yuri. A pesar de ser un hombre tan famoso y con miles de fans, decidió convertirse en el entrenador de Yuri durante toda la serie. En la pista no solo destaca por ser perfecto técnicamente sino por tener una gran habilidad para la interpretación. Además tiene mucha imaginación, gustando de probar cosas nuevas.


-Yuri Plisetsky: Él es un chico de unos 15 años, de procedencia rusa, que se ha convertido en una de las estrellas más prometedoras del mundo del patinaje. Apodado como “El Vándalo Ruso”, Yuri tiene muy mal genio y es bastante intimidante. Así mismo Yuri tiene una gran ambición por llegar a ser el mejor en este deporte, viendo al resto de competidores casi como enemigos en vez de rivales. No obstante, tiene su lado más dulce cuando piensa en su abuelo quien le crió cuando era pequeño. Tras desarrollar su faceta más inocente gracias a Viktor va escalando poco a poco hasta llegar al nivel de su modelo. Algo que le gusta mucho a Viktor son los felinos como los tigres.


Dentro del elenco de protagonistas, Yurio consigue claramente alzarse como el mejor de los tres. No solo desarrolla una faceta nueva y aprende a apreciar más a sus compañeros sino que cambia su actitud para entrenarse seriamente, consiguiendo su mayor deseo. Hubiera sido genuinamente genial si nos hablaran algo más de su relación con su abuelo, pero no ocurrió. En cambio, la relación entre Yuri y Viktor carece de consistencia en varios puntos y más bien se establece porque el guión lo pedía. Vamos a ver, ellos en realidad en el plano personal apenas se conocen bien. Por un lado, el deporte roba parte del tiempo; por otro, la comedia adolescente se lleva la otra parte. No hay casi puntos donde se pudiera construir la relación adecuadamente, siendo la excepción algunas conversaciones juntos como la de la playa. Sin embargo, se presentan ante todo el mundo como si fueran una pareja muy conectada, como si llevaran un montón de años juntos. Y ahora bien, vayamos a las razones de este enamoramiento. Del lado de Yuri, éste no es que conozca mucho a Viktor como persona más que su faceta de patinador, pero parece que muestra una especie de amor obsesivo más que algo más sano. Del lado de Viktor, su razón ya es totalmente idiota: tomó interés tras verle patinar. Yo entiendo que se quedara fascinado por la imitación que realizó, pero de ahí a establecerse DESDE EL MISMO PRINCIPIO con esa actitud de somos novios. En el cap. 10 parece ser que lo conoció y Yuri le pidió ser su entrenador, pero sigue siendo algo tonto para apoyar su defensa. Solo tienes que ver que lo primero que le dice es “cuéntame todo de ti” y su comportamiento coqueto con él. Además que sus razones para abandonar el patinaje cambian un poco como su vestuario: en el cap. 2 dice que ya no sentía que pudiera sorprender al público, mientras que en cap. 10 pasa a decir en un monólogo interior que el patinaje le había hecho perder de vista la vida y la alegría de vivir. En mi opinión, el peor de los personajes principales.

Arte y Banda Sonora

Actualmente, el anime está en momentos muy bajos, pero siempre hay estudios como Mappa (Zankyo no Terror, Garo y Shingeki no Bahamut) que se preocupan de ofrecer obras con un mínimo de calidad. No he tenido la oportunidad de catar algunos de sus títulos, pero se nota que son uno de los mejores estudios de la actualidad. Basta de halagos porque ahora estamos con Yuri!!! on Ice y no con otra. Su primer capítulo fue literalmente una delicia visual. Mappa se encargó de presentarme esta serie con un bonito papel de regalo y un lazo acorde. Pero lo bueno no duró y el conjunto pasó a ser algo más promedio. Si las exhibiciones artísticas me habían dejado alucinado, ahora más bien me alucinaban, en bastantes ocasiones, de manera negativa. Ni fijarse es necesario para ver como en los planos más alejados los rostros se desdibujaban, a veces de manera muy horrible. El movimiento tampoco ya era el mismo y tuvieron que rebajar otros aspectos. Pero lo peor de todo fue que reciclaron secuencias de animación en las actuaciones de Yuri y otros patinadores.

En cuanto a los diseños de personajes, no tienen tanto parecido con personajes propios del yaoi sino que tienen unos rasgos más finos y limpios. Por supuesto se distinguen muy bien entre ellos y los trajes que suelen llevar realzan más las diferencias. Lástima que no olvidaran los rostros ruborizados que parecen ser imprescindibles. Otro hecho curioso del cap. 1 que destaco fue el nivel de expresividad de los personajes para mostrar emociones. Por poner un ejemplo, la expresión pensativa de Viktor cuando está mirando el vídeo de Yuri está muy lograda.

La banda sonora está compuesta por Taku Matsushiba, un compositor cuya única creación en el sector de la animación es precisamente Yuri!!! on Ice. En verdad, la banda sonora general no tiene apenas temas que uno pueda recordar. Mira que intenté acordarme de alguno, pero solo se me vino uno a la cabeza. Sin embargo, no pasa lo mismo con los temas musicales de los programas de cada patinador. En general, son bastante buenos. Podría mencionar Agape, tema de Yurio; Eros, tema de Yuri; o Theme of King, canción de JJ. Además el hecho de que estos sean interpretados por los patinadores le suma más puntos a la experiencia.

Calificación: 5,5

3 comentarios:

  1. Es de las que no vi y no creo ver, más que nada porque no es mi estilo aunque practicamente ya la vi de tanto que publican en todos lados jajajaja

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la gente estaba muy pesada con ella... Día sí y día también spameando imágenes de la serie.

      Saludos

      Eliminar
  2. Que buena reseña; no se sabe a ciencia cierta lo que busca venderte Yuri on Ice, si es que es un anime deportivo con matices shonen-ai o si es que es un anime shonen ai con arto fanservice quedando el patinaje como un elemento de apoyo en si.

    Hay todo un sequito de fans detras del título pero me parece que la sobrevaloran demasiado, es verdad que en ciertas partes es muy arriesgada para insertar tecnicamente yaoi en ciertas escenas pero la autora no pasa de ello, me hace acordar a otra de sus producciones (Fujiko Mine) del año 2012 si mal no recuerdo donde inserto deliberadamente al personaje de Oscar como asistente de Zenigata y donde se desarrollo este lado homoerotico de parte de Oscar para luego desaparecer sin su amor ser correspondido.

    ResponderEliminar