viernes, 18 de noviembre de 2016

Reseña: Chobits


  • Año: 2002
  • Capítulos: 26 
  • Estudio: Madhouse
  • Género: Ciencia Ficción, Comedia, Drama, Ecchi, Romance, Slice of Life

¿Y si los ordenadores tuvieran forma humana?

Sinopsis

Hideki Motosuwa es un chico de campo que está a punto de cumplir 19 años. Como desea entrar en la universidad de Tokio, decide asistir a una academia privada de la ciudad para prepararse bien antes de tomar otra vez la prueba de acceso. Nada más llegar ahí nota que hay muchos Persocons, ordenadores con forma humana muy prácticos, algo que le llama la atención porque en su pueblo nadie tenía uno. A Hideki le encantaría tener uno, pero no tiene apenas dinero con el que sobrevivir. Por fortuna, se encuentra uno tirado en la basura cuando se dirigía a su piso y opta por llevárselo a casa. Lo que desconoce es que la convivencia con este ordenador le cambiará la vida y la forma de verlos.

Trama y Desarrollo

Años pasaron desde la primera vez que vi Chobits, un anime que se hizo muy famoso en su tiempo y sigue teniendo muchos fans. Personalmente prefiero el manga porque algunos cambios hechos en el anime me disgustaron. No obstante, no estoy aquí para hablar de mi opinión personal sino sobre esta serie que trató temas tan interesantes como el amor entre un ordenador y un humano o las consecuencias que estos pueden traer a la sociedad. Y juntando además los diseños de las CLAMP y un poco de ecchi, no podía ser que no tuviera una buena acogida en general.

En un principio, la época y mundo en que se ubica la historia no tiene muchas diferencias con el Japón actual. Sin embargo, hay una diferencia: la aparición de ordenadores con aspecto humano. La tecnología se desarrolló en el campo de la creación de androides que para nosotros siguen siendo poco más que un objeto que veremos de aquí a muchas décadas. Como ordenadores que son, los Persocons funcionan gracias a programas que les permiten realizar múltiples funciones y tareas. Desde las funciones básicas y típicas de un ordenador o teléfono como el acceso a Internet y la realización de llamadas hasta otras propias de máquinas complejas o seres humanos como llevar la contabilidad, preparar la comida, limpiar y mucho más. Ante máquinas tan útiles es normal que muchos hayan adquirido uno de estos para cubrir diferentes necesidades, aunque no solo han influido en el aspecto productivo y utilitario del día a día. La introducción de estos androides ha traído otro tipo de consecuencias que pueden definirse como sociales y psicológicas. La gente empieza a utizarlos para otros roles: mascotas, familiares e, incluso, novios. Y esto trata la serie mediante la relación Hideki y Chi y otras historias paralelas de amigos y conocidos suyos.


La relación entre los dos protagonistas podría definirse como graciosa y encantadora a la par que curiosa ya que conviven en un mismo techo un ser humano y un ordenador. La inclusión de elementos humorísticos y eróticos hacen que las cosas que pasan entre ellos sean bastante divertidas. Partes de que el primero es un adolescente cuyas hormonas están bastante alteradas y que acostumbra a exagerar y sorprenderse muchas veces por su ignorancia y forma de pensar tan ingenua. Mientras que la segunda aún está aprendiendo a moverse por el mundo, asimilando conceptos y normas básicas como saludar o despedirse y desarrollando emociones y sentimientos. Inclusive el hecho de desconocer lo que está bien y está mal, algo propio de un recién nacido o un niño. En sus primeros episodios, aprovechan esto para poner a Hideki en situaciones “comprometidas” como cuando Chi se desnuda o está probándose un vestido teniéndole delante mientras que el pobre virgen no puede evitar excitarse un poco. En otras ocasiones, Chi trata de imitar el comportamiento de su propietario o confunde cosas por culpa de las malas explicaciones que Hideki le proporciona dando pie a situaciones simpáticas. En todo caso la comedia para estándares más elevados es muy light y en estos años se queda algo anticuada porque sobran títulos actuales que muestran carne de manera gratuita. Sin importar tampoco lo graciosa que pueda ser la loca imaginación de Hideki o los momentos con Sumomo. 


Más tarde, la relación entre ambos adquiere tintes más serios y la cantidad de humor se reduce tras la segunda mitad de la serie. Hideki ya no ve a Chi solo como un ordenador mono o un familiar suyo que debe cuidar sino que empieza a desarrollar unos sentimientos que aún no logra clasificar. Chi, por su parte, pasa de ser una hoja en blanco que necesita de la tutela de su propietario a empezar a actuar un poco más independiente y a hacerse preguntas que aparecen relatadas en los libros ilustrados que Hideki le compra. ¿Es posible el amor entre ellos? ¿Los ordenadores pueden sustituir a los humanos en las relaciones? ¿Hasta qué punto se puede parecer un androide a un humano? El anime nos bombardea con estas preguntas que son difíciles de responder y, a veces, son demasiado reiterativos con la primera pregunta. De vital importancia  en esto son Minoru, Takako y Ueda que han pasado por diferentes experiencias con ordenadores. Por ejemplo, el marido de la profesora se obsesionó con su ordenador y dejó de prestar atención a su propia mujer, sin importarle mucho que estuviera o no en casa.


Hablando sobre los defectos de Chobits, el primer más fastidioso para el lector que ha leído previamente el manga es el relleno. Aproximadamente una cuarta parte de los episodios podría ser eliminada y no afectar a su calidad porque simplemente son capítulos de humor que no aportan gran cosa como el típico capítulo en la playa. Mientras que el segundo problema es la misteriosa habilidad que posee Chi y la introducción de los androides del gobierno. Para una historia que habla sobre el amor entre un ser humano y un ser artificial, ¿qué sentido tiene dar una falsa tensión con un asunto secundario sin relación? Al final, este asunto era totalmente prescindible y no era necesario convertir a Chi en una máquina tan “especial”. Por último, en comparación con el final del manga, el del anime es bastante más ridículo y hace un drama innecesario que se resuelve mágicamente. Si no fuera por estos podría haber llegado más alto.

Personajes

-Hideki Motosuwa: Un joven de 18 años que vivía en el campo hasta que se trasladó la ciudad para estudiar en una academia privada y acceder a la universidad. Para pagar sus estudios trabaja en un local llamado Taberna Alegría. Hideki es un ignorante en cuanto a ordenadores y temas amorosos (aún es virgen), algo tímido, amable y entusiasta. Normalmente grita demasiado cuando se sorprende y habla consigo mismo. Como sigue siendo un adolescente, compra muchas revistas porno y se excita fácilmente cuando ocurre una situación erótica. Al principio, está interesado sentimentalmente por Yumi, pero se nota que tiene un afecto especial a Chi.


-Chi: Un ordenador que estaba en la basura hasta que Hideki la lleva a su casa y la cuida. Al no tener sus datos borrados y solo poseer un programa de autoaprendizaje, parece una niña que está constantemente aprendiendo. Chi es agradable, entregada y cariñosa, especialmente con Hideki porque cree que es la persona que busca. Su razón de ser tiene mucho que ver con su misterioso pasado y sus creadores.


-Hiromu Shinbo: Vecino y compañero de clase de Hideki, además de ser su mejor amigo. Shinbo es amable y extrovertido por lo que rápidamente se hace amigo del protagonista. También es mucho más maduro que su amigo y suele bromear con el asunto de que sigue siendo virgen, aunque aprecia que se preocupe por sus cosas. Lleva una relación con su profesora de academia desde hace meses a escondidas del resto e intenta que esta se convenza de que está siendo serio con ella, aunque le va a costar. Tiene un ordenador portátil llamado Ciruela. 


-Yumi Ohmura: Amiga y compañera de trabajo de Hideki al que suele hacer bromas “inocentes” cuando este le mira sus pechos sin querer. Se llevan bastante bien porque ella le ve como un hermano mayor y a veces salen juntos para comer. A diferencia de Hideki que está impresionado con los ordenadores, ella los detesta un poco porque son tan perfectos que las personas suelen acabar preferiéndoles en vez de a las personas normales.


-Minoru Kokubuji: Un estudiante superdotado de solo 11 años y experto en ordenadores caseros. Como tiene mucho dinero, puede permitirse tener una gran cantidad de ordenadores y es bastante conocido en la red. Por motivo de la muerte de su hermana, creó un persocon a imagen y semejanza de su hermana porque no es capaz de superar su muerte.


El elenco de personajes es bastante reducido, pero todos tienen algo de presencia ya sea porque son algo graciosos o bonitos. Mientras las personalidades de los personajes principales están bien definidas, los secundarios están menos trabajados con unos cuantos rasgos que les definen. El punto más débil quizá sea su pequeño trasfondo. Y de otra parte, todos los personajes sufren cambios desarrollándose de una manera u otra. Quizá en algunos casos de forma muy simple como con la relación entre Yumi y el jefe de Chi.

Arte y Banda Sonora

Madhouse es un estudio que nunca se ha definido por la creación de animes de un único género, pero sí se define por ser un estudio con producciones de una excelente calidad. En cuanto a Chobits, la animación no fue excepcional aunque sí satisfactoria. Para empezar los fondos son pasables y no encontré demasiado detalle cuando los personajes sea paseaban por los diferentes lugares de la ciudad. La animación fue consistente y fluida durante toda la serie. Y si hablamos de diseños de personajes de las CLAMP, hay una parte buena y otra mala. La parte buena es que el diseño de Chi es uno de los más preciosos que he visto en cualquier personaje femenino y su belleza queda patente cada vez que cambia de vestido. La parte mala es que los mismos personajes femeninos son bastante parecidos entre ellos si nos fijamos en ojos y pelo. Sin contar a las graciosas Sumomo y Kotoko.


La compositora de las más de 30 melodías que suenan en Chobits es Akino Arai, artista que ha trabajado en otras producciones como Aria The Origination. Esperaba que tuviera más temas tristes, pero posee más alegres y sexys (“Men's Club”). Varias canciones son cantadas por actores de doblaje o cantantes como Rie Tanaka en “Raison d'etre”. Y dentro de las melodías tristes destaco “Portrait of Tenderness”, una melodía instrumental donde usan piano y violín. En mi opinión, Akino hizo un buen trabajo para esta serie tan bonita.

Calificación: 6

9 comentarios:

  1. Uhhhh hace años que intenté ver Chobits pero no me gustó, se me hizo muy tonta. Aunque hay que aceptar que Chi está bonita jejeje

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo leer el manga que son solo 8 tomos. En el anime cometieron el error de rellenar más de una tercera parte de la serie de relleno. Si bien algún episodio estaba bien, los otros sobraban claro está. La serie habría estado bien con 15 o 16 episodios.

      Saludos

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Una reseña interesante con la que concuerdo a grandes rasgos. La verdad que me gustó bastante, creí que se me haría algo más pesada pero la verdad es que - salvando ciertos capítulos - la disfruté bastante. Te invito a pasar por la reseña por si te apetece leer mi opinión completa.

    He llegado aquí a través de bloggers.net y veo que eres nuevo seguidor. Gracias por querer quedarte por allí y aquí tienes una seguidora más dispuesta a leerte.

    Estamos en contacto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, gracias por leer esta reseña y seguirme jajaja. Me alegro que te haya gustado y, en mi opinión, Chobits es una serie bastante interesante por los temas que plantea y esos personajes tan encantadores que tiene, aunque claro el humor que maneja puede resultar algo anticuado para la mayoría. En su tiempo no había tantas series que usaban recursos eróticos y situaciones de este tipo.

      Saludos

      Eliminar
  3. Hola!
    Yo intenté ver este anime hace un montón de años, pero si no recuerdo mal, no pasé del primer capítulo, pero con tu reseña me dieron ganas de leer el manga y darle otra oportunidad a esta historia.
    Gracias por la reseña y saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, me alegro que te haya animado a volver a intentarlo con esta obra. Si puedes es mejor que leas el manga porque solo tiene 8 tomos en comparación con los 26 capítulos del anime. Yo lo tengo en mi colección personal de manga.

      Saludos

      Eliminar
  4. Muchas gracias por esta resaña, tenia ganas de verme una comedia ligera con algo de ecchi (no se porque) vere esta para pasar el rato ya que parece ser entretenida, aunque a mi en lo personal no me gusta mucho el dibujo de las CLAMP.

    ResponderEliminar
  5. Hola como estas amigo batracio. Me gusto tu reseña y tienes mucha razón, si comparamos el manga con el anime practicamente el anime lloraría frente al manga, resulta alargado innecesariamente - aunque no más que angelic layer-; no obstante y desde mi punto de vista considero que salvo los capitulos de resumen el producto en total no es en si realmente malo.

    También tengo un tema dedicado a este anime, te lo comparto por si te interesa:

    https://sekai-nostrum.blogspot.pe/2017/06/chobits-el-romance-entre-el-hombre-y-la.html


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas,

      Yo diría que si te lees el manga ya el anime no tiene mucho interés porque es lo mismo, pero añadiendo capítulos sin peso narrativo más que ofrecer una mayor caracterización y entretenimiento basado en la típica comedia romántica. El anime no es malo y por eso le doy un 6/10. Para mí sigue siendo una buena nota, aunque el manga sea superior tanto por ser más conciso como por tener un final más coherente.

      Gracias, me paso ahora por ahí.

      Eliminar