domingo, 11 de marzo de 2018

Reseña Manga: Dragon Ball - Introducción


  • Año: 1984
  • Autor: Akira Toriyama
  • Género: Acción, Aventura, Artes Marciales, Comedia, Fantasía, Ciencia Ficción
  • Serialización: Weekly Shounen Jump
  • Volúmenes: 13 (Ultimate Edition)
Introducción

Por mucho que me disgusten varios productos de la franquicia, Dragon Ball es muy importante para mí. Desde que era un crío adoraba ver una y otra vez las aventuras de Goku y sus amigos. Llegué a tener parte de la colección en vídeo y luego en DVD. Tal como me ocurría con Digimon (1999), no me importaba ver decenas de veces cada episodio porque me seguían divirtiendo como si fuera la primera vez. No es de extrañar que acabara rayando estos discos de tanto sacarlos y meterlos en sus cajas de forma descuidada. Pero es que esta serie era algo fascinante que no podía comparar con otras que yo había visto. 

Lo mismo le pasaba a mis compañeros de clase que sin ser aficionados al manganime sí les encantaba la serie. La veían con el mismo interés que podían ver Los Simpson (1989), así que era una experiencia compartida con los demás chicos. Dragon Ball es de esos extraños casos que une a todo el mundo y sus ventas en Japón lo demuestran porque a fecha de 2012 ya superaba los 156 millones de tomos vendidos. Probablemente con el lanzamiento del manga de Dragon Ball Super (2015) llegue a alcanzar los 200 millones, pero solo son especulaciones mías a raíz del interés que ha generado con la emisión del anime.


Basta de mis experiencias personales que sino me desvío de lo que he venido a hacer aquí. Dragon Ball es un manga guionizado y dibujado por Akira Toriyama, autor que ya era famoso por Dr. Slump (1980), cuya publicación comenzó en la revista Weekly Shounen Jump a finales de 1984. No tuvo una gran acogida de forma inmediata, pero a partir de la saga de la 21ª Edición del Torneo de Artes Marciales su éxito fue abrumador. Sin duda, aquí se probó que este tipo de obras centradas en narrar innumerables e interminables batallas eran perfectas para enganchar al público masculino. Los mangakas que lo tomaron como modelo pueden darle las gracias, sobre todo Naruto (1999), Bleach (2001) y otros muchos más.

Sin embargo, Dragon Ball no era un manga de pura acción en un principio. La imagen que proyectaba era diferente, más similar a una parodia de las películas de artes marciales. Algo que es cierto porque a Toriyama le entusiasmaban las películas de Jackie Chan. Solo que su entusiasmo lo expresó de manera humorística a la hora de mostrar esas peleas tan divertidas entre Goku y sus adversarios. Si lo comparo con Hokuto no Ken (1983), el contraste entre ambos es muy grande a pesar de que los dos pertenecen a la categoría de shounen de peleas. El primero era totalmente serio, mientras que el segundo tenía un tono desenfadado y simpático. Por eso las técnicas de artes marciales del primero podían considerarse verdaderamente peligrosas y relevantes a la hora de aprenderlas, mientras que el segundo se burlaba de estos luchadores siendo derrotados por un niño que vencía gracias a su increíble fuerza, sin necesidad de conocer decenas de movimientos y técnicas.


Su otra influencia para comenzar la serie fue el clásico de la literatura china conocido como "Viaje al Oeste". Esta obra narraba la historia del monje Xuanzang cuyo objetivo era buscar unos textos budistas muy importantes situados en la India y luego traerlos de vuelta a China. En esta aventura le acompañaban otros tres personajes, entre ellos Sun Wukong, más conocido como el Rey Mono y el personaje que le representaría: Goku. Entre ambos hay algunas similitudes. En cuanto a rasgos físicos, comparten la cola de mono. Por otro lado, Goku y Sun Wukong poseen un bastón de hierro muy duro con la capacidad de cambiar de alargarse o encogerse: el Bastón Mágico (Goku) y el Rú Yì Bàng (Sun Wukong). También Goku puede hacer uso de una nube llamada Kinton que se asemeja al Salto de las Nubes de Sun Wukong, una técnica con la que se podía desplazar miles de kilómetros rápidamente.

Pero no solo nuestro pequeño protagonista se identifica con uno de los miembros de ese grupo. En primer lugar, Bulma se corresponde con el monje Xuanzang. Él es el personaje que inicia la búsqueda igual que Bulma al querer encontrar las Bolas de Dragón mientras incorpora varios miembros a su bando. A continuación, estaría Zhu Bajie. Al ser un cerdo pervertido queda claro que Oolong es el único posible. Ambos comparten su aspecto, la capacidad de transformación y ese interés casi insano por las mujeres. Por último, está Sha Wujing. Aquí le representa Yamcha, quien la verdad no posee demasiadas conexiones con el personaje.


Sobre el mundo de la obra debo decir que es verdaderamente curioso. Podría decirse que es una amalgama de elementos muy diversos. Los primeros lugares que visitamos nos pueden recordar a varios paisajes chinos por la presencia de animales, plantas y edificios propios de ese país. Mismamente el hogar del protagonista tiene rasgos evidentemente orientales en su construcción. El orientalismo también está presente en los personajes y diversos aparatos, pero creo que es evidente que al tratarse de una adaptación de "Viaje al Oeste" esto sea normal. Pero este eclecticismo del autor también toma elementos de la ciencia ficción como pueden ser todos los artilugios que utiliza Bulma, especialmente el Radar del Dragón y las cápsulas Hoi Poi, capaces de albergar todo tipo de cosas: casas, armas, vehículos, etc. ¡Y con esto aún no se conforma! Hay muchos elementos fantásticos como son animales parlantes y antropomórficos, poderes mágicos, dinosaurios, etc. Desde luego, Toriyama inundó su mundo de tantas curiosidades que nos creemos que pueda pasar cualquier cosa. Algunos pueden criticar que no tiene sentido la existencia de un universo tan pintoresco, pero el autor nunca había pretendido darle mucha coherencia a esa realidad.

Finalmente, está la cuestión del dibujo. Toriyama ha sido un artista cuyo dibujo ha sobresalido frente a sus coetáneos y eso que durante los ochenta había bastante variedad. Sin embargo, Toriyama posee un estilo de dibujo que supera por mucho a la media y que luego evoluciona muy favorablemente. ¿Pero cómo es este? Desde un inicio sus diseños de personaje captan tu atención por su sencillez. Pero es una sencillez que le permite crear personajes agradables y chistosos. Son algo caricaturescos, pero siguen pareciendo personas físicamente. Eso no les impide exteriorizar un amplio rango de expresiones faciales propias de la comedia slapstick. Las formas de su cuerpo son redondeadas y carnosas, evitando diseños estilizados o musculados como ocurre en Hokuto no Ken (1983), por ejemplo. Personalmente, me encanta como dibuja a los personajes femeninos porque son realmente atractivos. No solo por su aspecto adorable y sexy sino también por la ropa que visten. Un lástima que luego no sepa darles un tratamiento adecuado, pero al César lo que es del César. Y aquí acabo, pronto veréis el artículo correspondiente al primer arco. Hasta luego.

Fuentes

4 comentarios:

  1. Qué tal? Como siempre es bastante educativo leerte.
    Espero ansioso la próxima parte de este articulo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, no tardaré muchos días en subir el siguiente.
      Gracias por leer.

      Eliminar
  2. Buena reseña, Toriyama siempre planeo que Goku terminara en alguna saga ya que no era fanatico de las historias relativamente largas, y como tu dices: "por alguna razón" la gente le gustaba lo que leía y se continuaba estirando la historia.

    Inicialmente estaba previsto para que acabe con la saga de Piccolo Daimaoh, luego con la aparición del hijo de Piccolo, luego en la saga de freezer (donde planeaba matar al personaje), luego en la saga de cell (donde lo mata) y en Majin Boo hizo varios time skips para rellenar la historia a futuro. (Cosa que ocurrio con DB Super)

    Desde mi perspectiva el encanto de dragon ball era la vision inocente del protagonista sobre el mundo, eso permitía empatizar con Goku, un niño inocente superfuerte que buscaba hacer el bien conforme se lo enseño su abuelo Gohan además de ese fan de enfrentarse a tipos muy fuertes (algo que fue cobrando importancia con el pasar de las sagas y haciéndose una constante en super)

    Sobre el diseño de los personajes, todo dibujante tiende a evolucionar su estilo de dibujo, basta con recordar los trabajos de Kosuke Fujishima para hacerse una idea, en el caso de DB la inclinación por personajes algo más estilizados y rombicos fue porque estos eran más fáciles de dibujar frente a la presión del editor y de la Shonen Jump, a mi también me gustaban los diseños de Bulma y de Lunch (Lastima que Toriyama se olvidó del personaje


    Buena reseña amigo, un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hubiera sido mejor que lo dejaran terminar en Freezer porque ahí se acabaron los enemigos que de verdad tenían algún tipo de conexión con Goku. No me extraña tampoco que Toriyama trate la obra tan mal por esta obligación constante de tener que dar más y más material cuando es evidente que su creatividad hace mucho tiempo que murió respecto a Dragon Ball.

    Goku es un caso de personaje muy particular porque es un niño ingenuo que le gustaba luchar y ayudar a la gente. Es un contraste interesante si lo comparas con el típico chaval del shonen que siempre está motivado, grita a los cuatro vientos su objetivo, etc. No me extraña que Oda tomara como modelo a Goku para hacer a Luffy, aunque su protagonista sea aún mejor porque no degeneró en lo que Goku empezó a sufrir a partir de la saga del tercer torneo donde Goku ya empieza a obsesionarse más con luchar que de proteger a los suyos.

    Saludos

    ResponderEliminar