viernes, 26 de enero de 2018

Reseña: Devilman OVAs


  • Año: 1987-1990
  • Capítulos: 2
  • Estudio: Oh! Production
  • Género: Acción, Demonios, Horror, Sobrenatural
La lucha de Akira

Sinopsis

En tiempos antiguos, los demonios dominaban la Tierra y luchaban entre ellos hasta la muerte en un proceso de evolución sin límites. Pero con la llegada de la época glacial la mayoría quedaron congelados y encerrados en bloques de hielo, aunque aún no habían muerto. Miles de años después, una expedición al polo Sur descubre a estas criaturas monstruosas congeladas en el hielo. En concreto, los exploradores eran los padres de Akira Fudo, quienes acaban asesinados por ellos. Poco después el joven Akira se encuentra con su antiguo mejor amigo, Ryo Asuka, quien tras mucho tiempo sin verse le dice que necesita enseñarle algo importante. Ryo le cuenta sobre la existencia de los demonios y como estos planean volver a tomar el control del mundo. Ante esta situación solo les queda apostar por fusionarse con uno de ellos para poder derrotarlos. ¿Podrán conseguirlo y evitar la muerte de sus seres queridos?
Trama y Desarrollo

La verdadera adaptación de Devilman puede decirse que apareció con mucho retraso. Hablamos de que es una obra de principios de los 70 con mucha repercusión en su día. Su nacimiento dio pie a la introducción de nuevos elementos sobrenaturales en el manga y también a las historias tan brutales y terroríficas. Pero su adaptación fiel -más o menos- al formato animado tuvo que esperar unos quince años y para entonces ya no tuvo tanto impacto porque ya había varias historias similares. Al menos, podemos alegrarnos ya que la censura durante ese momento no era afectada para el mercado de las OVAs. A diferencia de la mayoría de subproductos del famoso período de los 80, Devilman pretendía contar una historia y no ser uno más de esos festivales de sangre y mutilaciones. Nagai Nagai sea el adalid de la complejidad en sus historias, pero a esta le puso un poco más de interés.

Me gustaría señalar factores positivos y factores negativos que plantea esta premisa. Digo me gustaría porque realmente si comparara esta cuestión con colores, diría que el “gris” es el predominante. Para empezar, una invasión de monstruos que puede destruir la sociedad suena muy excitante, pero el enfoque está más en la lucha personal que tiene nuestro protagonista con los demonios. Él tiene que pasar por muchos momentos difíciles para poder proteger a Miki y sus padres, y enfrentar la crueldad de estos monstruos que han matado incluso a su madre. Tampoco quiero hacerlo sonar como que hay una profundización muy bien planteada en el personaje de este “antihéroe”, pero sin duda es mucho más que esos festines sangrientos al estilo Violence Jack (1986) o Battle Royal High School (1987). Otro punto a favor es que el ambiente tenebroso resulta adecuado gracias a un uso de sombras y colores oscuros que favorecen la atmósfera. Por si fuera poco la obra demasiado ser inteligente al conceder silencios en aquellas situaciones en que lo requieren, mientras que cuando lo necesita acude a composiciones lúgubres o inquietantes.

La acción como era de esperar consiste en enfrentamientos cara a cara con estos monstruos con ganas de matanza: cuerpos partidos, cráneos atravesados, partes del cuerpo mutiladas, sangre a chorros, etc. En general, los demonios resultan muy amenazadores por su aspecto (dientes afilados, rostros terroríficos, armas punzantes, cuerpos repugnantes, etc) y por las capacidades que tienen, muy superiores a cualquier otro humano. La verdad no me gustaría toparme con cualquiera de ellos de noche. A pesar de algunas conveniencias, el combate contra los dos demonios en casa de Miki y contra Silene estuvo muy bien. Desde los momentos en que se encuentran luchando mientras vuelan entre rascacielos hasta cuando llegan al bosque. Una lucha muy reñida porque están muy igualados y no cesan en su empeño de acabar el uno con el otro. Además si te fijas, Sirene es una oponente muy inteligente que aprovecha las oportunidades que se le presentan para así ganar ventaja. Esta capacidad también la demuestra con sus poderes psíquicos a los que saca partido, aprovechando los elementos del escenario como cristales, troncos, ...

Una pelea muy brutal que es un placer ver
Pero también es mi deber comentar los fallos de esta obra, que no son precisamente ignorables. El problema está en la falta de tiempo. La mayoría de OVAs cargan con ello debido a su corta duración. Se nota que los personajes principales necesitaban una mayor caracterización. Sin dudas, su caracterización no está nada mal si lo comparas con otros hermanos de género, sobre todo porque aquí nos sirven de mucho los rasgos de Akira al comienzo del metraje para lo que viene después. Pero fácilmente se podrían haber tomado su tiempo para informanos con más detalle sobre ellos haciendo más orgánicos y naturales aquellos momentos más inverosímiles de aceptar como el consentimiento de Akira al plan de Ryo. No obstante, aplaudo que sus creadores supieran aprovechar el tiempo a su favor y trasladaran parte de lo que faltaba a un nivel expresivo e interactivo entre los personajes. Pero sigue sin quitar otro inconveniente como es el cambio radical que surge de la asimilación de Amón en el cuerpo y mente de Akira. Literalmente esto es excluido porque al terminar la primera OVA, la segunda pasa a otros eventos y deja a un lado el mostrarnos dicho cambio. También Sirene, la principal antagonista del segundo arco, sufre las consecuencias de tener solo un par de momentos para expresar sus sentimientos y relación con Amón, el demonio que se apoderó del cuerpo de Akira. En vez de hacer el combate tan largo pudieron hacer que nos interesáramos por su obsesión por asesinar a Devilman y de paso el lazo que unía a ambos. No obstante, el poco tiempo que no la vemos luchar nos deja una buena impresión suya.

A continuación, el primer episodio gasta mucho tiempo en explicaciones para informarnos sobre todo el asunto del padre de Ryo y la inminente invasión demoníaca. Pero este tropiezo lo llevo con más dignidad del esperado porque nos cuenta esta historia tal como lo haría alguien que acaba de sufrir un revés parecido. Por si fuera poco, el mediometraje se retrae al pasado para no depender solo de las palabras y también introduce paradas, pausando el cuento al salir del auto y reanudando al entrar en la vivienda. Como resultado, resulta más fascinante y uno se siente interesado por lo que está contando Ryo. Sigue errando un poco, pero la corrección se nota. Lo que sí es verdad es que esto casi convierte a Ryo en un un plot device cuya misión es largar todo este relato. En la primera OVA no se nota, pero luego queda más relegado. Si lo comparo con el Ryo del manga, este sale perdiendo porque modifica algunos aspectos cruciales de su relación. 
Durante el viaje la conversación fluye como la corriente de un río

Por último, no se puede decir que todo este construido de una forma muy verosímil. La primera situación que fuerza un poco a romper la suspensión de incredulidad es la forma en que Akira accede a acompañar a Ryo. Por una parte, se entiende que quiera seguirlo porque ambos eran muy buenos amigos hace varios años (¡mira la manera en que refleja en su rostro alegría e interés por su viejo amigo!) y Ryo le pide ir con él con un “te necesito”, dando a entender que el asunto es importante y solo confía en él. Por otra parte, Ryo si bien sabemos que es un tipo brusco y directo en su comportamiento hacia los demás apenas intenta convencer con algún tipo de excusa elaborada a su amigo para que acceda a ir con él. En el manga esto se entiende mejor porque se ven con asiduidad y ambos son los mejores amigos, pero aquí sabemos que hace un largo tiempo que no lo ve. Por si fuera poco Akira se encontraba en una conversación “importante” con Miki. Podría excusar ambas quejas si Ryo no hubiera utilizado como método disuasorio un cuchillo. Cualquier persona normal se asustaría y pensaría si este tipo no será verdaderamente peligroso. ¿Cómo accede entonces a marcharse en estas circunstancias?
¿Alguien que amenaza a tu amiga con un cuchillo te parece confiable?
A partir de ahí la obra hace uso de bastantes conveniencias para llegar a convencer a Akira de que  este se convierta como es la existencia de ese artefacto demoníaco. ¿No os cuesta creer un poco que unos demonios cuya máxima aspiración es luchar y evolucionar hayan sido capaces de construir algo semejante? Por otra parte, Akira acepta con suma facilidad el compromiso de Ryo. La experiencia con los demonios y la petición de Ryo sirvieron como catalizador, eso no lo pongo en duda. Pero el chico ni siquiera reflexiona sobre lo que le ocurrirá porque desde ese momento su vida será algo completamente diferente. Además como he dicho, luego de ver como Ryo se la suda matar a gente inocente y sacrificarla en un ritual… ¿cómo puede confiar en un tipo con tan pocos escrúpulos? ¿Qué pasa, ya se han esfumado esas ideas humanitarias de Akira? No me convence. De la misma manera que el espectador no le convencerá que Akira consiguiera poseer al mejor de los demonios. Sí, sé que en el manga la cuestión es diferente, pero aquí las OVAs acaban y nunca nos explican todo el asunto sobre Ryo y los demonios. Es una lástima porque la historia queda terriblemente incompleta. En fin, todo se queda en un “misterio”. 

Calificación: 6

2 comentarios:

  1. Bastante entretenido y conglomerado de información. Debo decir que lo más cercano a los pensamientos que a lo que Go Nagai plasma en sus obras se ven reflejadas en la reciente Devilman: Crybaby. El estilo animación es brutal y el desarrollo no pierde el concepto original.
    El unico aspecto negativo que encuentro en general en Devilman, es que no ha innovado, básicamente todas siguen la misma linea del manga original.
    Fue agradable leer, un abrazo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, me alegro que te haya gustado. Yo he oído opiniones contradictorias sobre la nueva versión, así que aún no me he acercado a ella para ver cómo ha quedado plasmada la obra de Nagai según Yuasa y su equipo. No obstante, algún día la veré.

      Saludos

      Eliminar