lunes, 18 de septiembre de 2017

¿Está el anime en declive?



Desde hace varios años, se ha extendido la idea de que el anime se encuentra en una mala racha. Incluso dentro del público que consume productos más "mainstream" se ha vuelto un tema que ha dado mucho de que hablar. Muchos de los que han difundido este mensaje suelen formar parte de una pequeña comunidad de corte "elitista". Este grupo con altos estándares tiene la creencia de que prácticamente todo el anime que se producía antes era infinitamente mejor, aunque si les preguntas probablemente se hayan visto entre cien y doscientos animes sin contar que solo una parte mínima de los mismos son anteriores al año 2000. No se me malinterprete. No pretendo burlarme de estas personas, ya que un servidor está de acuerdo con esa idea general. Sin embargo, la mayoría nunca se ha molestado en aportar argumentos para defender esta tesis. Solo se limitan a repetir y repetir como si de un mantra se tratara. Desafortunadamente, la realidad es mucho más compleja de lo que simula a primera vista y requiere matizar mucho. Lo mismo ocurre a la hora de hablar de este fenómeno que afecta hoy en día al anime. Por eso no seré muy breve con mi exposición de razones acerca de porqué estoy convencido de la existencia de este declive.

1. Los comités de producción y el consumidor de anime

Antes de nada, quiero aclarar que este retroceso se refiere básicamente a la calidad. En ningún momento afirmo que el anime es menos popular. Y menos que la cantidad de producciones anuales son menores porque sucede todo lo contrario: cada año se incrementa el número de series de televisión, películas para cines, ... Pero esta cuestión acerca de la sobreproducción la dejaremos para más adelante. ¿Por qué ha caído la calidad? ¿Por qué se hacen menos proyectos con intenciones artísticas o experimentales? La respuesta a estas cuestiones es harto complicada porque hay varios factores que han modelado la situación actual. Pero si tuviera que resumirlo la causa sería... el dinero. Es bien sabido que el anime es un negocio y en un negocio los implicados desean obtener los mayores beneficios posibles. Ocurre lo mismo con el cine. Pero la animación también es un arte y en cualquier arte existen una serie de profesionales cuyo único propósito no es solo embolsarse los bolsillos. Muchos de ellos buscan crear obras que conmuevan al público mediante la expresión de sus ideas y sentimientos. Sin embargo, en Japón la situación de los animadores y otros profesionales ha sufrido un duro revés desde la década pasada. Varias personas como Hideaki Anno han hablado de que el modelo de producción actual no puede ser mantenido por más tiempo, pero para ello hablemos de un actor importante.

A muchos seguro que ni os suenan los llamados "comités de producción", pero ellos tienen un papel importante en este tema así que os explicaré un poco sobre ellos. Tampoco son algo nuevo sino que estaban presentes en el mercado de series desde los 90. Pero centrándonos, en pocas palabras, un comité de producción es una empresa creada por varias entidades cuyo propósito principal es producir un anime. Cada uno tiene nombres diferentes, pero en esencia son lo mismo: una reunión de diferentes empresas para hacer una producción. Ellos toman decisiones sobre aquello que desean crear e invierten una suma de dinero en ello. Pero hay dos motivos por los cuales estas empresas colaboran juntas: los riesgos y la especialización. Una empresa que se encargue de producir por sí misma una película o una serie debe asumir los riesgos de que esta no funcione y, por tanto, asuma unas posibles pérdidas. Algunas personas que trabajan en la industria han mencionado que el costo aproximado de hacer una serie de doce capítulos se acerca a los dos millones y medio. Es decir, un anime cuesta mucho dinero y un mal revés te podría llevar por un camino desagradable. El asunto cambia si dividimos ese potencial peligro entre varias compañías. De esta manera, si fracasan estrepitosamente no habrá una pérdida irreparable y seguirán probando otras apuestas. Por otro lado, la producción de un anime abarca varios campos como el marketing, la música, el personal que trabajará en su creación, etc. De ahí que un comité de producción tenga ventajas en esta cuestión al concurrir en él varios tipos de compañías especializadas en diversas áreas.


Ahora bien, ¿qué ocurre cuando la mayoría de las personas que participan en un proyecto de este tipo no son precisamente los animadores y demás? No hace falta pensar mucho para darse cuenta de que la cuestión de la calidad de la obra adaptada no es un asunto prioritario. Y como ellos ponen el dinero son los que más poder suelen tener. Es cierto que algunos estudios participan en estos comités de producción, pero dentro de una industria compuesta por más de 500 estudios de animación solo unos pocos grandes como Toei, Pierrot, Sunrise, Production IG o Kyoto Animation poseen ese privilegio. En cambio, los estudios más pequeños son casi meros títeres. En consecuencia, los más perjudicados en este modelo son los que componen el personal que se encarga de crear la obra. Por un lado, sufren una pérdida sobre los aspectos que pueden controlar en el anime. Si el estudio se ve vaciado de este poder y el papel lo obtienen muchas partes distintas, el resultado final estará lleno de imperfecciones y aspectos negativos. Por otro lado, sus condiciones laborales se están resintiendo cada vez más. Desde hace años, hemos leído artículos o visto noticias donde se informa de la grave situación que pasan hoy en día los animadores. Un ejemplo: "según los datos de JANiCA, alrededor de solo un 15% de los miembros de la industria son empleados a tiempo completo". Otro ejemplo: "la organización sin ánimo de lucro AEYAC (...) ha querido dar a conocer el tipo de vida que tienen que soportar en este tipo de profesión. Afirmando que más de la mitad de los nuevos animadores necesitan apoyo monetario de su familia a pesar de trabajar en la industria de la animación". En resumidas cuentas, tenemos un grupo de señores cuyo objetivo prioritario es ganar dinero, no apostar por calidad, y también tenemos a unos creadores que viven en una situación muy precaria que les causará con mayor probabilidad una falta de motivación al trabajar.


Sin embargo, no debemos centrarnos en buscar culpables solo de un lado. Nos olvidamos de quién es el que compra todos esos productos diseñados especialmente para ser vendidos. Toda esa línea comercial urdida por los comités de producción no es fruto de la casualidad. Si de verdad hubiera un público interesado en la calidad, evidentemente habría títulos con una visión diferente. ¡Lástima que no es así! Y bien, ¿quienes son el grueso de consumidores de anime en Japón? A pesar de que no estamos ante un conjunto totalmente homogéneo, sí podemos notar la presencia de un grupo bien definido. Este perfil correspondería a hombres japoneses de clase media entre los veinte y los cuarenta años, con un nivel de estudios universitario. La mayoría de estas personas suelen llevar vidas más bien solitaria, ya que prefieren relacionarse con otros vía Internet. Gracias al anime, buscan evadirse de las dificultades de la vida. No es de extrañar que sean amantes de los famosos "isekai". Ya sabéis esas historias tan populares donde un chaval es transportado a un mundo de fantasía. Luego este se convierte en un héroe que vive emocionantes aventuras mientras está rodeado por un grupo de hermosas mujeres que están a su servicio. Pero también estas personas poseen un componente nostálgico que les hace querer volver a su época de instituto, cuando muchos podían relajarse más y no tener que trabajar. Esa es otra de las razones por las cuales los animes escolares han sido populares. Pero los "otakus pajilleros" (con perdón) no son el único público que ve anime. En los últimos años se ha notado la entrada, con mucha fuerza, de mujeres que llamaríamos comúnmente como "fujoshis". De ahí las enormes ventas de series como Free! (2013), Osomatsu-san (2015) o Yuri!!! on Ice (2016). También podríamos mencionar al público más nostálgico que se dedica a consumir productos de franquicias con historia, pero también obtener las precuelas, secuelas o reboots de alguna serie antigua que han decidido resucitar, tal como ha ocurrido con Dragon Ball Super (2015).

2. El planteamiento actual 

Ante un panorama con semejantes actores, creo que podéis haceros ya una idea de porqué el anime ha entrado en una fase decadente. Sin embargo, debemos profundizar más acerca de cuáles son los problemas dentro del anime actual. Para empezar, el modelo actual se caracteriza por una oferta anual desmesurada que se supera cada poco tiempo. No tenéis más que ver la gráfica de abajo para corroborar que existe sobreproducción, pero a una escala que ya resulta ridículo. Pasar de 110 animes en el año 2010 a 227 en el año 2016 es un incremento bestial. En ningún momento de nuestra historia (excepto 2006) se había llegado a estas cifras.Y por si fuera poco el número de estudios de animación no ha dejado de crecer para seguir con este ritmo creciente. Este justamente es uno de los problemas que padece el anime. En cualquier crisis o mala situación la existencia de sobreproducción es negativa porque se está fabricando más de lo mismo que vende para un público muy concreto. Son como piezas de una fábrica producidas en cadena. Esta falta de individualidad y originalidad propias se ve claramente cada temporada con la trigésimo octava serie que pretende imitar a Love Live (2013) o hace unos años los múltiples clones de Love Hina (2000) e Infinite Stratos (2011).

Un proceso imparable que parece no alcanzar un techo

En segundo lugar, este modelo muestra preferencia por la emisión de series cuya duración ronda los doce capítulos. Si os dais cuenta, esta fórmula tiene más ventajas para los que actualmente están ganando dinero. El planteamiento es que estos animes duren una temporada de tres meses. De esta manera, evitan los riesgos de mantener en emisión una serie de larga duración como las de antaño (sí, esas que solían durar cerca de cincuenta episodios) y pueden valorar más tarde si les sale a cuenta seguir con él. No obstante, este plan es poco adecuado desde el punto de vista de las obras de media o larga duración, ya que es imposible abarcar en tan poco tiempo tanto material. Como resultado muchos animes presentan un ritmo endiabladamente alto que impide al espectador digerir con cuidado todo el flujo de eventos. Pero la trama también se ve afectada por otros problemas como el exceso de conveniencias argumentales, los finales precipitados, la mayor simpleza de los personajes, etc. Por supuesto ha habido series muy buenas que se benefician de una extensión tan corta como Haibane Renmei (2002) o The Tatami Galaxy (2010). Muchas personas odian tener que ver episodios que son "paja" y no aportan nada a la trama principal. Lástima que esta no sea la tónica general sino que, más bien, son un pequeño porcentaje de beneficiadas. Lo mejor sería un punto medio entre las largas series del pasado y las demasiado cortas del presente, pero desgraciadamente es lo que tenemos.


El cuento no acaba aquí porque el material de origen de muchas adaptaciones es otra de las razones de la caída tan brusca en la calidad. Hablo en su mayoría de las novelas ligeras y las novelas visuales. El manga, por supuesto, sigue siendo muy importante. Al igual que ahora los videojuegos y los web manga, pero los primeros son diferentes. Desde avanzados los años 2000, este tipo de novelas fueron una de las fuentes principales para el anime, ya que ofrecían las temáticas que más interesaban al público de entonces. Estas fueron casi una necesidad del momento porque los estudios no podían responder a toda la demanda que estaban teniendo. Y eso que se crearon muchísimos animes originales del mismo palo, pero no bastaba. ¿Y a qué temática me estaba refiriendo antes? Hablo de las comedias románticas donde un perdedor está rodeado de un montón de mujeres atractivas con las que vive eróticas experiencias. Pero también más tarde nacieron los "battle harem" que son parte de lo anterior, pero con más acción y, a veces, un mundo con sus propias reglas. Con esto no pretendo desmeritar a todas las light novels y visual novels porque hay ejemplos de buenos títulos como Kino no Tabi (2003) o Kataganatari (2010). Pero al igual que en el anterior párrafo, nos encontramos con que estas son una pequeña parte. Otra ventaja de las novelas sobre el manga es que suelen ser mucho más cortas y no tienen un fandom muy grande que se queje por la adaptación. Al final, este tipo de productos triunfaron porque encajaban a la perfección con los objetivos que se perseguían.

3. El fenómeno moe

Cuando se habla de "moe", hablamos de un concepto que no resulta fácil de definir. Unos dicen que el moe es un género. Otros te dicen que se trata de una estética particular. Y otros hablan de que es un fetiche por los personajes del anime, manga y videojuegos. En cierta manera todas podrían ser correctas, pero no responden por sí solas a lo que es el concepto en sí. Me recuerda al caso de la palabra cultura porque es un concepto tan amplio que abarca muchas cosas a la vez, pero al mismo tiempo parece que ninguna definición que encuentres te servirá para responder qué es. No obstante, no quiero que os vayáis sin alguna definición más o menos clara, así que cito a un conocido experto en tema: Patrick W. Galbraith, especialista en Antropología Cultural y autor de varios libros sobre la cultura japonesa del manganime. Desde hace bastante tiempo, este señor mostró interés en ese fenómeno tan  popular y lo ha definido como "una respuesta positiva hacia personajes ficticios o representaciones de los mismos". Es decir, se trata de una especie de apego, afecto o sentimiento amoroso que el fan no puede reprimir hacia ese personaje. Por lo que el moe establece una relación particular entre un fan de una anime y un personaje del mismo anime.

Particularmente no tengo nada en contra de esta definición porque explica bien la causa del nacimiento de este extraordinario fenómeno. Y en parte entiendo que opine que lo moe difiera según la "respuesta" que cada uno tiene cuando se genera un sentimiento hacia un personaje. Sin embargo, en el anime han aparecido innumerables obras y personajes con la etiqueta "moe". De ahí, que más o menos se pueda definir exactamente qué es un personaje o elemento moe en la narrativa o, al menos, identificarlos. En el aspecto estético, la mayoría de personas que llevan viendo anime desde hace años pueden identificar fácilmente un personaje de aspecto moe. ¿Pero qué aspecto es este? Pues básicamente es un tipo de apariencia donde el sujeto destaca por ser adorable y mono. Casi como si fuera un encantador bebé con sus mofletes que te dan ganas de pellizcarlos. Pero también el personaje en cuestión demuestra una serie de características comunes tales como la belleza, la inocencia o la ternura. No es de extrañar que despierten en el espectador una serie de sentimientos de afecto o amor hacia él, sobre todo con los personajes femeninos que se presten más a eso.


Sin duda, es un mérito japonés el que hayan logrado crear algo así. Es casi una especie de carisma o atractivo que fascina al público. Muchos seguro que estarían de acuerdo con mi afirmación, pero el tiempo les ha hecho cambiar de opinión. Incluso yo que reconozco este logro, apenas me causa fascinación alguna. La realidad es que hasta lo más maravilloso puede ser odiado si este empieza a estar presente en todos lados. Fue una novedad interesante allá por los años 2000, pero con el éxito de La Melancolía de Haruhi Suzumiya (2006) y K-On! (2009) se convirtió en una especie de enfermedad infecciosa que contagió a más de tres cuartas partes del anime cada temporada. El abuso que se ha hecho del moe ha sido bestial. No solo se ha utilizado para caracterizar personajes o usarlo como recurso cómico sino que se ha llegado a subordinar la trama y otros aspectos de algunas series en base a este. En otros casos, se han inyectado dosis del mismo en todo tipo de series, desde el slice of life hasta las historias de ciencia ficción. De ahí que veas elencos femeninos que están repletos de niñas muy monas en montón de obras. Hasta se llega al ridículo de convertir personajes históricos o animales en niñas de aspecto lindo... El problema es que no todas las series son compatibles con la dinámica moe como podrían serlo una historia policíaca donde un equipo de profesionales resuelve casos de terrorismo. No puedes hacerme creer que los mejores policías son unas chicas que parece que tienen once o doce años mientras sus diálogos se resumen a chorradas. Una presentación tan inapropiada da lugar a que el espectador no pueda tomarse en serio lo que intentan contarle.

De este abuso podemos entender que el moe es una fuerza económica poderosa que levanta mucho las ventas. Los que tenían el poder en su momento se dieron cuenta de este hecho y lo aprovecharon muy bien para ganar dinero a mansalva. Sé que algunos me podrán decir que el moe ya existía de antes y sí concuerdo con ello, pero su presencia se mantenía en el lado estético o había algún que otro personaje con una actitud moe. Nunca llegó a eclipsar de manera tan clara lo que se pretendía contar en una historia ni tampoco un porcentaje tan grande de series tenían elementos moe.

4. El fanservice y la prostitución de los personajes

Pero el moe no ha sido el único que ha "estropeado" el anime sino también el llamado fanservice. A diferencia del anterior concepto, este es menos difícil de concretar. No es que se trate de un término exclusivo del manga y el anime, pero sí tiene mucha importancia ahí. El fanservice es darle al fan lo que quiere y desea. Normalmente este hecho se concreta en la inserción e introducción de elementos superficiales como podría ser un mayor erotismo (desnudos, situaciones comprometidas, etc) para así contentarlo. Pero no solo se limita al erotismo sino que pueden ser muchas más cosas como relaciones románticas, mayor atención sobre personajes populares, ... Este tipo de prácticas son llevadas a cabo por los estudios para conseguir un mayor número de ventas. Y precisamente no hablan muy bien de ellos porque, como he dicho, son elementos superficiales que no aportan nada a la trama principal. Tampoco son un problema si se mantienen en un mínimo poco perceptible, pero al igual que el moe se está abusando de él hasta límites hilarantes. Se anteponen estos elementos superficiales sobre aspectos fundamentales de la historia, llegando por ejemplo a presenciar escenas de desnudos en medio de un combate a vida o muerte -Fairy Tail me refiero a ti- para agrado del fan medio.


Tanto el moe como el fanservice nos dan una idea de que el anime de hoy en día se "prostituye" para vender. Pero esta prostitución a veces es casi literal porque los personajes se convierten en objetos o mascotas para cumplir con una serie de exigencias del público. Es decir, los propios creadores no respetan a estos personajes y optan por transformarlos comúnmente en objetos sexuales. Un ejemplo muy claro de esto se encuentra en casi todas esas series con la etiqueta "harem" o "ecchi". Hay un punto en que las integrantes del elenco femenino son poco más que una colección de fetiches y no verdaderos personajes. Solo están ahí para decir sus frases, desnudarse y mover los pechos de arriba a abajo. Hasta ese punto se han reducido muchos personajes. Incluso aquellos que poseen cierta personalidad propia encuentran dañada su caracterización por el uso constante del fanservice. Pero tampoco os penséis que esto se reduce al bando femenino sino que desde que el público fujoshi se ha convertido en una fuerza importante dentro de la industria, muchos personajes masculinos han recibido parte del mismo trato. ¿No os parece extraño que en series como Free! (2013) o Yuri!!! on Ice (2016) casi todos los personajes sean chicos atractivos y haya numerosas situaciones comprometidas entre ellos? Nada de casualidades. Está todo pensado para hacer gritar de emoción a la mujer que comprará periódicamente los volúmenes de la serie.

5. ¿Se puede determinar la calidad? Explicaciones previas

A pesar de todo los problemas mencionados, mucha gente sigue defendiendo que existen bastantes series anuales que valen su peso en oro. Que pese a todo si te fijas bien encontrarás propuestas interesantes. En parte estoy de acuerdo porque estadísticamente siempre habrá algún anime que merecerá la pena. Sin embargo, discrepo profundamente sobre el hecho de que se mantenga un porcentaje estable año a año sino que el número desciende cada vez más a pesar de que se incrementa la cantidad de series anuales. Probablemente no me crean y se mantengan incrédulos, pero les daré una muestra de realidad analizando el último lustro de animación. Más tarde lo compararé con otra serie de años de la anterior década (concretamente de 2002 a 2007).

Antes de nada es necesario que aclaremos antes qué criterios vamos a utilizar para determinar la mayor o menor calidad de una obra. Sé que muchos opinan que una obra literaria, cinematográfica o animada no se puede analizar objetivamente y, por tanto, es un ejercicio inútil tratar de determinar la calidad de esta. Es cierto que hay muchas disciplinas o ramas del conocimiento que carecen de unos criterios totalmente objetivos como puede ser el arte. Algo que ocurre también, por ejemplo, con la economía. Si esta fuera una ciencia con una metodología exactamente igual a la física o la biología es probable que no existirían los problemas económicos de hoy en día. No obstante, esta se trata de una ciencia humana que analiza fenómenos complejos, que implican numerosas variables que no podemos controlar. Ni siquiera muchas veces podemos concretarlas todas y se nos escapa que existen más de los que creemos que hay.

En este sentido, el análisis de una animación tampoco puede ser totalmente objetivo. No se atiene a unas normas rígidas sino que depende mucho de distintas variables. Sin embargo, podemos identificar una serie de factores más o menos definidos dentro de este medio, comunes a la literatura o el cine. Muchos de ellos tienen que ver con el plano argumental. Entre ellos encontramos conceptos narrativos como ritmo, ambientación, escenario, verosimilitud, catarsis, caracterización, desarrollo de personaje, etc. Pero también son muy relevantes aquellos relacionados con la propia animación como el diseño de personajes, el movimiento, el apartado artístico, los fondos, ... Y en mi caso particular también tengo en cuenta para el análisis otros factores como la fama o la influencia en el medio. Cada uno de ellos debe ser tenido en cuenta, aunque su importancia pueda cambiar mucho dependiendo en qué tipo de serie o película nos encontremos. Por ejemplo, la importancia del escenario en una serie del género "slice of life" es pequeña, ya que la mayoría de estos suelen situarse en sitios comunes como escuelas, oficinas, hogares, etc. En cambio, este cobra más importancia cuando hablamos de una obra de aventuras ambientada en un mundo fantástico porque muchas de ellas poseen su propio universo con reglas diversas. Como podéis comprobar, hay muchas posibilidades que contemplar y no solo se trata de aplicar los criterios antes mencionados de igual manera en todos lo casos. Y como es obvio, la importancia de los mismos puede variar en cada persona porque cada uno tenemos cierto margen de discrepancias.

Ahora bien, en mi caso una vez hago el análisis correspondiente de cada título visto debo clasificarlo dentro de una escala de valores. Es decir, lo que comúnmente se conoce como "ponerle la nota". Realmente esto no es tan importante como el análisis, sin embargo de alguna manera necesito adjudicarle un valor relativo. Aquí cada uno utilizará una escala diferente como la numérica del 1 al 10 o aquella en base a un número máximo de cinco estrellas. En este artículo las organizaré en cinco grandes grupos de mejor a peor: A, B, C, D y E. De esta manera, abarco el asunto desde un punto de vista general, pero sin llegar a serlo demasiado. Si me empeñara en individualizar cada obra, esta tarea simplemente sería imposible. Si redujera el asunto a simplemente obras de calidad y obras que no la poseen estaría simplificándolo mucho. Hay casos donde cierta película posee una buena cantidad de inconvenientes, pero al mismo tiempo demuestra tener un número nada desdeñable de virtudes que compensan lo anterior. Finalmente, me queda decir que para justificar más o menos la posición de varios de los títulos en su correspondiente grupo (A, B, C, D o E) colgaré un enlace a varias reseñas hechas por mí u otros críticos que anteriormente analizaron estas series y películas. Cabe decir que no estoy de acuerdo con la calificación de muchas de ellas sino más con los argumentos dados. Por supuesto, si alguien no está de acuerdo puede expresarlo en comentarios. Sin embargo, su comentario solo estará contestado si previamente ha leído los argumentos para su calificación. Es lo mínimo que pido para debatir porque todos tenemos muy fácil quejarnos sin aportar razones.

6. Balance de la serie 2013-2017 y comparación con la anterior década

Vayamos al grano y concentrémonos en el último lustro de animación. Año a año observamos que hay una clara tendencia ascendente en las series, fruto de la sobreproducción: 2013 (173), 2014 (198), 2015 (202), 2016 (227) y 2017 (220). En total 1020 series anime, pero tengo que restar las 53 de otoño de 2017 porque aún no ha salido y, por tanto, no se pueden calificar. No me meteré en otros formatos como ONAs, OVAs, películas o especiales. A excepción de las películas, les aseguro que la situación aún se vería mucho peor de lo que es ya. No hay más que ver como la mayoría de OVAs o especiales de cualquier franquicia suelen ser en el 90% de los casos capítulos cortos o estirados que se parecen a cualquier otro de la serie (esto en el mejor de los casos), episodios que cuentan algún detalle poco relevante sobre los personajes o el clásico capítulo donde el elenco femenino se despelota. Es decir, son una basura y una pérdida de tiempo a partes iguales. Así que siguiendo con este artículo, he clasificado estos animes en cinco grupos: A (23), B (87), C (207), D (310), E (344). Evidentemente no voy a incluir aquí toda la lista completa porque nunca acabaríais de leer. Sin embargo, voy a poner un máximo de 20 en cada grupo (si los hay claro) para que veáis una muestra clara.

a) Monogatari Series: Second Season (2013), Silver Spoon I-II (2013-2014), Uchouten Kazoku (2013), Kyousogiga (2013), Space Dandy I-II (2014), Haikyuu!! I-III (2014-2016), Ping Pong The Animation (2014), Mushishi II-III (2014), Shingeki no Bahamut: Genesis (2014), JoJo no Kimyou no Bouken: Stardust Crusaders I-II (2014-2015), Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu I-II (2016-2017), Owarimonogatari II (2017).

b) Chihayafuru II (2013), OreGairu I-II (2013, 2015), Aku no Hana (2013), Hajime no Ippo Rising (2013), Yami Shibai I (2013), Kill la Kill (2013), Non Non Biyori I-II (2013, 2015), Diamond no Ace (2013), Sidonia no Kishi I (2014), Barakamon (2014), Gekkan Shoujo Nozaki-kun (2014), Parasyte (2014-2015), Shirobako (2014-2015), Nanatsu no Taizai (2014-2015), Garo: Honoo no Kokuin (2014-2015), Prison School (2015), Konosuba I-II (2016), JoJo no Kimyou no Bouken: Diamond wa Kudakenai (2016), Mob Psycho 100 (2016), Little Witch Academia (2017).

c) Zettai Karen Children: The Unlimited - Hyoubu Kyousuke (2013), Love Live! School Idol Project (2013), Senyuu I-II (2013), Ginga Kikoutai Majestic Prince (2013), Servant x Service (2013), Watamote (2013), Log Horizon (2013), Baby Steps I (2014), Selected Infector Wixoss (2014), No Game no Life (2014), Fate / Stay Night: Unlimited Blade Works I-II (2014-2015), Tsukimonogatari (2014), Ore Monogatari!! (2015), Yoru no Yatterman (2015), Rokka no Yuusha (2015), Ajin I-II (2016), Boku no Hero Academia I-II (2016-2017), Uchuu Patrol Luluco (2016), ReLIFE (2016), Re: Creators (2017).

d) Mondaiji-tachi ga Isekai kara Kuru Sou Desu yo? (2013), Date A Live (2013), Karneval (2013), Free! (2013), Danganronpa (2013), Yozakura Quartet: Hana no Uta (2013), Strike The Blood (2013), Nobunaga The Fool (2014), Fairy Tail II (2014), Dragon Ball Kai II (2014), Tokyo Ghoul I (2014), Sword Art Online II (2014), Trinity Seven (2014), Psycho-Pass 2 (2014), Shigatsu wa Kimi no Uso (2014), Junketsu no Maria (2015), Gate I-II (2015), Erased (2016), Re: Zero (2016), Bungou Stray Dogs I (2016), Kuzu no Honkai (2017), Shingeki no Kyojin II  (2017).

e) Oreimo II (2013), Amnesia (2013), Diabolik Lovers (2013), HighSchool DxD II-III (2013, 2015), Soul Eater NOT! (2014),World Trigger (2014-2016), Black Bullet (2014), Charlotte (2014), Monster Musume (2015), Tokyo Ghoul II (2015), Dragon Ball Super (2015), Aldnoah Zero II (2015), Chaos Dragon (2015), Ranpo Kitan (2015), Divine Gate (2016), Terraformars II (2016), Mayoiga (2016), Big Order (2016), Hand Shakers (2017), EldLive (2017).

Como podéis ver de 970 animes emitidos entre 2013 y 2017 tenemos más casi 650 animes de baja calidad (grupos D y E), siendo más numerosos los del último grupo. Es decir, un 67% del anime actual oscila entre lo malo y lo pésimo. En cambio, los animes que sobresalen (grupos A y B) suponen un total de 117. Es decir, un miserable 12% (un 2'8% representa a las series del grupo A), contabilizándose en muchos casos segundas o terceras temporadas y, por tanto, no es que estén surgiendo cada poco nuevas propuestas. En la línea media (grupo C) encontramos un total de 204 animes, es decir, un 21%. Este porcentaje también me sorprende mucho porque se supone que estas son series mediocres o aceptables, pero su volumen no alcanza ni una cuarta parte de todo el anime que se produce. Creo que esto demuestra sobradamente de qué manera ha bajado la calidad dentro del anime y los ejemplos que he citado dentro de los últimos grupos no son precisamente animes que no conoce nadie ni tampoco tus típicos animes de 5 minutos que no cuentan absolutamente nada. Tampoco he caído en la trampa de llenar la lista de comedias románticas plagadas de clichés, aunque alguno famoso haya mencionado. ¿No deberíamos entonces admitir la dura realidad y reflexionar sobre ello?

Sé que algunos me saltaréis con que en otras épocas era igual o peor. No tengo problemas en admitir que siempre ha habido mucha morralla fruto de la explotación de ciertas fórmulas populares como los Super Robots en los 70, pero nunca se ha llegado a semejante degradación. Otra prueba de que el anime se ha estancado está en el hecho de que hay muchos menos proyectos artísticos o experimentales como sucedía en los años 90 o mismamente en la década del 2000. Eso no quiere decir que no se hayan probado cosas distintas, pero si estas no están en consonancia con los gustos del consumidor acabará irremediablemente aplastada por las bajas ventas. Un ejemplo clarísimo fue Shinsekai Yori (2012), un título que seguro muchos recordarán. ¿Qué ocurrió en Japón? Nada, no vendió absolutamente nada. Unas miserables 606 unidades de Blu-Ray por cada volumen. También le ocurrió menos radicalmente a Kyousogiga (2013), el cual vendió 1310 unidades de media por cada volumen. Otros animes como Sakamichi no Apollon (2012), Silver Spoon (2013) o Uchouten Kazoku (2013) también se tuvieron que confirmar con unas ventas algo discretas. Así es, señores. No hay un verdadero aprecio por contenido de calidad. De ahí que Madhouse haya quebrado en una ocasión. Que Mappa casi se muere tras fracasar varias veces hasta que sacó una apuesta comercial como Yuri!!! on Ice (2016) y se hizo de oro. Ir contracorriente se paga caro en la situación actual y muchos grandes directores se han marchado o quedado relegados el gran Yoshiaki Kawajiri (Ninja Scroll, Vampire Hunter D: Bloodlust), quien no ha sido capaz de encontrar financiación para hacer una secuela de alguna de esas películas.

Y para finalizar este artículo, haré un último esfuerzo para convenceros. ¿Cómo? Pues contabilizaré el número de series de los años 2003-2005. Sé que solo son tres años (y en esos años ya se estaba notando fuertemente el boom de las novelas ligeras y visuales), pero os sorprenderá comprobar la cantidad de títulos que hoy en día se han ganado un prestigio entre el público general o los expertos. Entre aquellas obras sobresalientes teníamos a Kino no Tabi (2003), Texhnolyze (2003), Planetes (2003), Full Metal Alchemist (2003), Gungrave (2003), Paranoia Agent (2004), Ghost in the Shell Stand Alone Complex II (2004), Samurai Champloo (2004), Monster (2004), Gankutsuou (2004), Eureka Seven (2005), Full Metal Panic! The Second Raid (2005), Hachimitsu to Clover (2005), Mushishi (2005) y Aria The Animation (2005). Entre aquellas obras notables teníamos a Wolf's Rain (2003), Ashita no Nada (2003), Kaleido Star (2003), Last Exile (2003), Cromartie (2003), El Teatro de Rumiko (2003), Chrono Crusade (2003), Full Metal Panic? Fumoffu (2003), Yugo, el negociador (2004), Koi Kaze (2004), Beck (2004), School Rumble (2004), Hi no Tori (2004), Area 88 (2004), Genshiken (2004), Midori no Hibi (2004), Fantastic Children (2004), Major S1 (2004), Initial D Fourth Stage (2004), Black Jack (2004), Ichigo Mashimaro (2005), Gallery Fake (2005), King of Braves GaoGaiGar Final (2005), Glass no Kamen (2005), Noein (2005), Akagi (2005), Eyeshield 21 (2005), Hell Girl (2005), Emma: A Victorian Romance (2005), Mahou Shoujo Lyrical Nanoha A's (2005) y Paradise Kiss (2005). Según MyAnimeList 320 series se emitieron entre 2003 y 2005, y tenemos 46 series de mucha to bastante calidad (grupos A y B) que suponen un 15% del total (un 4'7% representa a las series del grupo A). Mientras que de las series regulares o aceptables encontramos unas 82, es decir, un 26%. Mientras que las series malas (98) representan un 30% y las pésimas (94) un 29%. Aparte seguro habréis notado que hay una gran cantidad de géneros (slice of life, thriller policíaco, comedia romántica,  fantasía, acción con mechas, thriller psicológico, etc) y premisas distintas (amores prohibidos, viajes filosóficos, venganzas contra antiguos amigos, adolescentes que se hacen músicos, etc). Además, algunas de las nombradas arriba son las primeras en su género, aquellas que han alcanzado la cumbre.

En fin, creo que ha quedado claro que la industria no pasa por su mejor momento y no tiene pinta de que vaya a mejorar. Espero que os haya gustado.

3 comentarios:

  1. Hola!!
    Qué cosa más interesante, no tenía ni idea de todo esto y me sorprendí mucho con como han aumentado en número las series por año. No te podría dar una opinión sobre el tema, porque la verdad es que no sé mucho y ahora no veo mucho anime, a diferencia de cuando era chica que veía mucho y todo me gustaba. Ahora me cuesta mucho encontrar algo que realmente me guste, pero yo más que por la calidad de las series, creo que me pasa porque crecí y mis gustos cambiaron. En fin... gran entrada, me gustó mucho.
    Saluditos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Los gustos cambian con la edad, pero si coges cualquier temporada te darás cuenta de que una parte son series donde hay un grupo de niñas haciendo algún deporte, otras donde un grupo de idols masculinos o femeninos se unen a la industria o las típicas comedias románticas llenas de erotismo. Difícilmente el consumidor occidental ajeno a esas tendencias cuyo objetivo son ese público de japoneses pueden gustarle.

      Saludos

      Eliminar
  2. Es una suma de las cosas que has advertido y es que lamentablemente el focus group a donde va dirigido el anime justamente es a personas que tienen intereses más que superfluos.

    Una pena en verdad.

    ResponderEliminar