martes, 7 de febrero de 2017

Opinión: Anime de los 60 (Parte 2)

Sé que estoy muy pesado últimamente con traer al blog series antiguas, pero con esta entrada finalizo mi recorrido por este período. Dejando solo un artículo final que veréis en marzo probablemente. Como he dije anteriormente, no son series que vayan a enamorar a casi nadie y solo unos pocos las recuerdan por su infancia como es el caso de nuestros padres. Y para no enrollarme más doy mi opinión fundamentada sobre las que me faltaban (Ojo al dato, me he visto de cinco a diez capítulos, así que solo valoraré estos):

-Mach GoGoGo/Speed Racer (1967)


Mira que puedo criticar muchas cosas, pero no soy un hombre que se fije mucho en los defectos que tienen que ver con el apartado técnico. Pero en este caso, estamos ante una atrocidad de tal envergadura que no puedo ignorar esto bajo ningún concepto. La definición correcta sobre la animación de Speed Racer es atroz. Sin embargo, antes hablaré de la historia para que se entienda mejor mi punto.

La historia de este anime trata sobre Meteoro, un chico que desea ser corredor profesional ya que le encantan las carreras de coches y en sus manos tiene un automóvil muy potente que le construyó su padre: el Mach 5. En un principio, su progenitor no aprobaba que participara en competiciones por cierto asunto con su hijo más mayor y con la falta de experiencia de Meteoro, pero tras verle ganar una carrera lo acepta. 

Al inicio, pensé que estaba ante el primer spokon de la historia, pero en poco tiempo caí en la cuenta de que esto es más bien una historia de acción y aventuras que tiene las carreras automovilísticas como foco. La mayoría de las veces el protagonista compite en una carrera contra un buen piloto mientras tiene que hacer frente a ciertos villanos que desean algo de él o bien quieren librarse de Meteoro por alguna razón. Se trata de una historia tan simple como lo que he contado y con poco realismo, ya que aquí los coches hacen cosas bastante imposibles. Un excelente ejemplo sería el Mach 5, el cual posee diversas funciones para adaptarse a todos los terrenos y situaciones usando diferentes botones (uno incluso se saca un par de sierras para cortar vegetación).

No niego que esto podría llegar a ser aceptable si se lo curraran, pero hay varios problemas que lo hacen una obra terrible. En primer lugar, los personajes son muy básicos. No puedo encontrar nada que les haga tener más valor frente a otros. Quizá el protagonista resalta por el papel que tiene y estar más tiempo en pantalla. Él es valiente, buena persona y quiere a su familia. Pero el resto son villanos unidimensionales que hacen lo que sea por ganar o personajes de apoyo que proporcionan ayuda al protagonista como su novia o sus hermanos. Y hablando de ellos, pasamos al segundo punto que tiene que ver con las conveniencias. Tanto sus hermanos como su novia son más herramientas de la historia que aparecen en los momentos más convenientes para ayudarle. Tampoco refuerza la credibilidad de la obra que los personajes se comporten de forma ridícula y estúpida, y que nunca llamen a la policía para denunciar que una panda de criminales les amenacen con una pistola o intenten matarles (aunque esto no sirve de mucho porque nunca nadie es herido). Por otra parte, las carreras no son demasiado interesantes porque no se demuestra si el piloto en verdad es habilidoso. En cambio, parece que el guión regala la victoria o provoca una situación ajustada cuando interesa.

No obstante, nada de esto fue tan burdo y malo como la animación. Para una serie de este tipo se necesita algo más vistoso y dinámico, pero en vez de eso tienes una animación que da vergüenza ajena. No solo se reciclan secuencias una y otra vez o se usan todo el rato líneas cinéticas para simular velocidad, sino que el movimiento parece estar ausente a pesar de ser una serie de carreras. Los automóviles muchas veces parecen flotar y moverse de la misma forma durante un buen rato. Luego las expresiones faciales y movimientos labiales son tan exagerados y puestos con tan poca idea que los personajes parecen muñecos. En ocasiones se quedan parados con expresiones o posiciones extrañas. Un despropósito total. 

Calificación: 3

-Astroboy (1963)


Con todos ustedes, el primer anime de la historia producido por Mushi Production y creado por el mítico Osamu Tezuka. Este hombre en verdad era un adelantado a su época, una época donde solo había películas sobre cuentos populares o leyendas orientales, y cortos de diversos artistas independientes. Además la premisa de esta historia era harto interesante y con un tono algo oscuro. Astroboy trata sobre un científico llamado Tenma que, tras la pérdida su hijo en un accidente, decide revivirlo como un androide en una época bastante adelantada tecnológicamente. Aunque consigue resucitarlo y le llama Atom, este no crece como el resto de niños y tampoco pueda hacer cosas que sí pueden los demás humanos. Por eso, el inestable científico obsesionado con el recuerdo de su antiguo hijo se deshace de él y lo vende a un circo. El pobre Atom se ve obligado a luchar contra otros robots por el bien del espectáculo, pero un día llega al circo un hombre llamado Doctor Ochanomizu que intenta sacarlo de ahí. Tras firmarse el Acta de Derechos de los Androides, él consigue liberar a Atom y le adopta. Aunque podría parecer que ya no habría más problemas, el mundo está lleno de ellos y nuestro bondadoso protagonista intenta tomar parte en su resolución.

La verdad su primer capítulo me impresionó un poco. Uno no se espera una historia de este tipo en una obra infantil de ese tiempo. Es poco convencional. Para empezar, situarlo en un mundo tecnológicamente más avanzado donde los robots ya forman parte de la sociedad y esto crea un malestar en ciertos humanos que no aceptan su inclusión le da un trasfondo muy bueno. Se podría decir que critica varias cosas como son el factor deshumanizador de la tecnología, el odio irracional a los seres diferentes o la ambición que persiste en el ser humano.

El papel de Atom también asombra porque se trata de un androide que busca el cariño de su padre y la aceptación en su sociedad. Él es un niño bueno y afable que siempre que puede intenta ayudar a los demás, pero que sufre cuando tiene que luchar contra otros robots y personas. Muchas veces estos robots están controlados por personas crueles que les obligan. Sin duda, es difícil no empatizar con su drama personal. Cierto es que los villanos son totalmente unidimensionales y se caracterizan solo por ser malvados, lo cual quita la gracia pero bueno se entiende la intención. En cuanto a los secundarios, solo un par de ellos como el profesor Ochanomizu son recurrentes, mientras que la mayoría de secundarios desaparecen tras acabar el episodio.

Dejando a un lado las más que evidentes limitaciones de la animación, Astroboy tiene los mismos problemas evidentes que el resto de series: serie interminable con formato episódico, trama muy predecible, escaso desarrollo de personajes, villanos y personajes secundarios planos y temas tratados de manera bastante superficial en muchas casos (en los 90 series como Ghost in the Shell o Evangelion ya profundizaron en ellos). Actualmente esta serie tiene su peso por el valor histórico dentro del anime y sus personajes son un icono, teniendo alguno de ellos aún valor de forma independiente.

Calificación: 6

-Tiger Mask (1969)


Tiger Mask trata sobre un luchador enmascarado que se comporta como un tramposo durante sus combates en el ring. No solo se volvió muy violento sino que pasó a ser arrogante tras cada victoria, pero un día un niño, cuando llega a Japón, le hace darse cuenta de que está haciendo lo equivocado y dando una mala imagen a los niños que ven las peleas. Por eso decide luchar por la justicia y convertirse en un modelo para la nueva generación sin revelar su identidad real, luchando contra otros luchadores malvados.

Este anime es una de las creaciones de Ikki Kawajira y el primer anime sobre lucha libre. Como lección importante que dar a los espectadores trata de concienciar sobre la importancia del juego limpio. Hombres fuertes peleando en un ring suena una idea genial, pero claro tiene inconvenientes. En primer lugar, la animación y las coreografías necesitaban estar a un nivel superior al mostrado aquí. Si en su secuela aún dejaba que desear, en la primera serie daba bastante lástima porque el movimiento no es fluido y hay muchos paneles congelados. En segundo lugar y por centésima vez, la serie es completamente episódica por lo que no hay porque molestarse en ver todos sus capítulos. Aparece un luchador malvado y Tiger Mask le ganará. Para finalizar dará a los niños buenos consejos y explicar los trucos del wrestling. Y tranquilo que el protagonista rara vez pierde porque vamos es el justiciero y ganará siempre por el hecho de ser el que juega limpio. Qué aburrimiento. Fácilmente te cansarás de esta serie.

Calificación: 4

-La Princesa Caballero (1967)


Uno de los títulos más interesantes de Osamu Tezuka, creo que incluso más que Astroboy gracias a que solo posee 52 capítulos y no casi 200. Eso le da bastante ventaja frente a la otra. La historia empieza así: En cierto reino, el rey y la reina están a punto de tener su primer hijo, pero la desgracia se cierne sobre él. En el cielo se asigna el sexo a niños y niñas mediante la entrega de un corazón azul a los niños y un corazón rojo a las niñas, pero alguien comete un error y entrega a la recién nacida un corazón azul. Esto supone un problema para la familia ya que rige la ley sálica y Zafiro, nuestra protagonista, se ve obligada a comportarse y disfrazarse como un niño para evitar una usurpación del trono. Al llegar a la adolescencia conoce al príncipe de un reino vecino y se enamora de él. Ambos lucharán contra criminales y malvados que intentan arrebatar el poder que le corresponde a Zafiro.

Como premisa es muy interesante, ya que estamos ante el primer caso en el anime de un personaje que adopta el rol del otro sexo. Un ser humano con cuerpo de chica, pero mentalidad y alma de chico. Tezuka trata el caso de Zafiro de manera bastante seria y explorando su situación. Algo que muchos nunca se han molestado hacer. Hoy tienes decenas de traps que solo sirven de fetiche sexual o para hacer chistes, pero no les tratan como personas reales con problemas o particularidades propias. Además, ella carga con la desgracia de tener que ocultar su identidad y vestirse como un hombre para no levantar sospechas, mientras evita que los miembros de palacio que sospechan de su condición ponen trampas y difunden mentiras. Eso lo hace más emocionante e integrante por ver si podrá apañárselas.

Oh y si os quejabais de que todo son historias con capítulos independientes unos de otros, aquí al llegar a cierto punto la historia se vuelve lineal. Surge un conflicto con el rey y la princesa tiene que hacer frente más en serio a los usurpadores. No niego que la ejecución es bastante simple y que los personajes muestran ser bastante superficiales, aparte del dúo protagonista, pero La Princesa Caballero demuestra ser superior a otras historias. Sin dudas, me haré con el manga.

Calificación: 6

Fuentes

Review: Tiger Mask [Roriconfan]
Review: Astroboy [Roriconfan]




2 comentarios:

  1. jajaja las conozco solo de nombre, no sabía que eran de los 60's

    Diría que lo de antaño es lo mejor pero no de tan antaño, luego como dices se hacen aburridas, lo mismo pasaba con las caricaturas que las de hace muchos años ni risa daban, igual y los chistes empleados no nos sonaban familiares, como saberlo

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estas ya son muy viejas de nuestro señor... Ya hay buenas series animadas a partir de los 70.

      Saludos

      Eliminar