lunes, 27 de febrero de 2017

Go Nagai: Cutey Honey, Devilman y Mazinger Z (Parte 2)

Siento tener que dividir esto en dos partes, pero muy pocos podrían leerse el tocho entero sino lo dividía. Pensaba que me iba a ocupar menos, pero al final me pasé de la raya y terminé escribiendo casi lo mismo que se hiciera reseñas completas. Mientras espero vuestra disculpa podéis leer el resto:

Devilman

Sinopsis

El señor de los demonios, Xenon, envía a tres poderosos demonios al mundo de los humanos para que lleven el caos a la Tierra. Uno de estos es Devilman que, tras derrotar a los otros dos, consigue hacerse con el cuerpo de un chaval llamado Akira Fudo. Sin embargo, pasa el tiempo y este no ataca a los humanos sino que termina por encariñarse con una de ellos: Miki, la novia de Akira. Desde ese momento abandona su misión y decide protegerla a toda costa de los demonios enviados por Xenon.

Características y Desarrollo

Quizá muchos no lo saben, pero el anime de Devilman es la versión edulcorada del manga. El manga contiene mucha violencia y temas fuertes. Esto lo hace no apto para los más pequeños porque no vamos a traumatizarlos innecesariamente, ¿no? El caso es que se pasaron con ello e hicieron muchos cambios, dejándolo en algo distinto para... mal. Por la parte positiva, se introduce en la animación japonesa el concepto de antihéroe y la temática sobrenatural con demonios.


Para empezar, debo decir que se trata de un anime con la fórmula del monstruo de la semana. Nuestro protagonista mientras vive su vida diaria tendrá que hacer frente, en cada episodio, a uno de los demonios enviados por Xenon. Estamos, efectivamente, ante una serie cuyos episodios pueden ser vistos aleatoriamente porque no hay una historia lineal que seguir. Siempre es lo mismo y, por tanto, los personajes se mantendrán con muy pocos cambios sin arriesgar a meter un hecho trascendental que obligue a deshacer el status quo. Sí, puede ser que Akira se acabe portando mejor con los demás en los últimos capítulos, pero sigue siendo casi idéntico. Por tanto, esto se mantiene para Cutey Honey y Devilman. No obstante, el final en Devilman es un poco más flojo. Hacen mucho ruido con el enemigo final, pero éste termina siendo más fácil de derrotar que los últimos.

En cuanto a los demonios, su origen y otros hechos de interés sobre su mundono hay mucho que decir sinceramente. Se da una explicación básica en los primeros episodios, pero no van más allá. El mundo es prácticamente igual al nuestro, pero con el añadido de que es visitado por un monstruo de cada vez que causa destrucción y muerte con su llegada. Un hecho bastante gracioso desde mi punto de vista porque parece que el gobierno y las instituciones nacionales e internacionales pasan del hecho de que cientos y miles de personas mueren. Nadie pone medidas ni tampoco los personajes principales tienen secuelas tras sufrir cada poco tiempo un ataque de ellos. Y no, que sea episódico y esté dirigido a niños no le salva. Los villanos carecen de inteligencia, ya que nunca se las ha ocurrido la simple idea de enviar una horda completa para exterminarlo. Y siempre cometen el error de dar decenas de oportunidades a Akira para rescatar a sus amigos secuestrados o matarle en vez de torturarle. Por otra parte, todos son prácticamente iguales en personalidad. Se caracterizan por ser malvados y crueles, a excepción de alguno que muestra algún pequeño rasgo diferente.


Si bien los villanos son muy malos, los personajes principales y resto de humanos no tienen mucho de lo que jactarse. Empezando por Akira su concepto es muy interesante, pero uno tiene que asumir que las ideas detrás de ello se van a quedar ahí quietas. El personaje no es tu típico prota shonen gracias a que su actitud es reprobable moralmente: violento, problemático y abusón. Además su lenguaje es vulgar y tiene pinta de delincuente conduciendo una moto y pegando con un cinturón a sus compañeros cuando su novia no mira (hasta yo me quedé flipado). Por el lado positivo, él protegerá a Miki cuando sea y donde lo necesite. No es muy carismático, pero llama lo suficiente la atención. Miki, en cambio, es una chica amable y preocupada por Akirapero cuando éste se mete con los demás le regaña duramente y es normal que le pegue para calmarlo. El resto son secundarios graciosos que no aportan nada, distinguiéndose por ser predecibles con su actitud y tonterías. Además muchas veces acaban siendo víctimas o "damiselas en apuros", incluso personajes nuevos como Lala son más un estorbo que otra cosa.

En lo referente a las peleas, éstas tienen su parte buena en que eligen diferentes lugares y entornos para llevar a cabo la lucha y que los demonios demuestran tener en su mayoría poderes de toda clase (posesión, ilusión, lanzar ácido, control del clima, etc), pero no hay más nada digno de mención. El ritmo de los enfrentamientos (igual que el general) es muy lento debido a la repetición de secuencias de movimientos, la extensión innecesaria de varios combates y la propia duración de cada plano que utilizan y escena. Y como es evidente los enfrentamientos está muy mal animados y carecen de la vistosidad de series de acción posteriores. Otra aspecto ridículo -que no tanto para los niños- es que Devilman grita sus ataques cada vez que quiere hacer un movimiento tipo "¡Devil Wings!" o "¡Devil Kick!". En un robot enorme esto quizá no pareciera tan estúpido, pero aquí se siente idiota. Tampoco hay muestras de un ingenio excepcional por parte del protagonista para librarse de ellos. Incluso algunas veces se saca una solución improvisada para ganar como el hecho de que un monstruo fuera débil al agua del mar, pero esto nunca fuera mencionado ni hubiera nada que nos llevara a pensarlo.

Aún sabiendo que pertenece a una época de recursos escasos, los valores técnicos son deplorables. Los diseños de personajes para humanos son los mismos que de otras series anteriores. Vistos una y cien veces. Los monstruos son algo mejores, pero en general son mediocres. La paleta de colores es pobre y muerta, y muchas veces desluce el como se ven los monstruos. El tipo de planos que utilizan siempre son, en su mayoría, planos generales, medios y de detalle o primer plano. El modo de hacer todo esto es muy tosco. La música pasa desapercibida, excepto cuando hay un combate donde suena una canción motivadora con la que los niños pueden animar al héroe.

Calificación: 4

Mazinger Z

Sinopsis

En cierta excavación arqueológica en la isla de Rodas, dos profesores, el Dr. Hell y el profesor Kabuto, descubren restos de unos gigantescos autómatas milenarios. Los arqueólogos ahí reunidos creen que es un descubrimiento enorme, pero el Dr. Hell los convence para no difundirlo y, finalmente, los traiciona y se queda con la mayor parte de los resultados. De esta manera consigue poder crear un gran ejército de robots gigantes para conquistar el mundo, pero el profesor Kabuto consigue escapar con vida y se marcha para tratar de detener de alguna manera sus planes.

Tiempo después, el profesor Kabuto presenta a todo el mundo la creación de un nuevo material: la aleación Z. Con ella fabrica un enorme robot con el que luchar contra el Dr. Hell, pero este acaba siendo asesinado a manos de sus secuaces para evitar que interfiera con sus planes. Antes de morir le pide a su nieto Kouji Kabuto que pilote el robot y luche contra el Dr. Hell. Desde ese momento, su vida cambiará y luchará contra los monstruos mecánicos que envía el villano.

Características y Desarrollo

Siguiendo con el legado del maestro, aquí tenemos su mayor aportación al anime: el concepto de mecha tal y como lo conocemos hoy en día. Con esto  me refiero a que en esta serie pudimos ver, por primera vez, como un chaval pilotaba un robot gigante desde una cabina localizada dentro del robot. Y no solo esto sino que lo controlaba un adolescente en vez de un soldado o adulto formado. Cosa que ya no nos sorprende porque lo vemos en todas las series de mechas. Este personaje, en la obra en concreto, corresponde al modelo clásico del protagonista shonen. Un chico fuerte y valiente que decide luchar contra el mal -gracias a su sentido del deber- y que nunca se rinde -gracias a su poderosa voluntad-. Anteriormente, un adolescente como protagonista era algo bastante inusual, teniendo ese papel los niños. Esto se puede ver en las obras animadas de Tezuka donde hay muchos de ellos y en otras tantas. No quiero decir que no hubiera excepciones como en Ashita no JoeLupin III o Tiger Mask. El caso es que instauró unas pautas y una moda a seguir y, en ese momento, la audiencia, es decir, los chicos que crecieron con Tezuka ahora querían algo violento y divertido que seguir.

Sí, no te voy a mentir. Una vez más, estamos ante otro anime que repite la fórmula del monstruo de la semana. En esta clásica historia de el bien contra el mal, el Dr. Hell envía una de sus bestias mecánicas -bajo las órdenes directas del Barón Ashura u otros- a luchar contra Mazinger y el equipo que constituye el centro de investigaciones. Esto se repite a lo largo de 92 episodios que habrían sido terriblemente aburridos de no ser porque se nota un progreso en la trama gracias a varios factores: en primer lugar, los personajes mejoran sus habilidades como pilotos (el protagonista tardó lo suyo en aprender); en segundo lugar, las máquinas de combate se van perfeccionando y mejorando; y en tercer lugar, los villanos idean nuevos planes y máquinas con los que atacarlos y obligarlos a mejorar (además de que aparecen más de ellos). Quizá no es lo suficiente para perdonar que se pueda contar la misma historia en una cantidad mucho menor de episodios o que los protagonistas no tengan un cambio substancial en su personalidad, pero es algo a tener en cuenta.

Presentemos a los a los personajes principales, empezando por Kouji Kabuto. Él es un chico que, tras la muerte de su abuelo, cumple su deseo de combatir contra las bestias mecánicas del Dr. Hell. Kouji es valiente y preocupado por su hermano y amigos, pero muy orgulloso y de mal genio. También tiene esa faceta machista. Piensa que las mujeres no deben intervenir tanto en la batalla y dejarle a él estar al frente. Entre otras cosas, Kouji es un estudiante de secundaria y destaca por ser bueno en artes marciales. Al principio, no tenía experiencia manejando a Mazinger y sufrió algún accidente pilotándolo, pero Sayaka Yumi se encargó de enseñarle. Ella es la hija del profesor Gennosuke, el responsable del Centro de Investigaciones Fotónicas, y es una chica agradable, bromista y que ayuda a los demás cuando toca. Tiene su carácter cuando la subestiman y no le gusta que la subestimen ni la traten de mujer florero por lo que se suma al campo de batalla. Ambos se gustan el uno al otro, pero tienen constantemente peleas por su forma de pensar. Los otros personajes que componen el equipo son el profesor Gennosuke, Shiro Kabuto y Boss que son simples personajes de apoyo o, a veces, cómicos. Especialmente Boss y sus dos amigos que genera un tipo de humor slapstick cuando éste les pega cuando dicen algo que no le gusta. Boss más adelante se suma a la batalla porque le construyen un robot. En mi opinión, es algo triste que solo Kouji sea el relevante entre ellos porque sin él no ganarían ninguna pelea. Tanto Sayaka como Boss siempre estarán condenados a ser los eternos segundones y meros personajes de apoyo que solo actuarán ganando tiempo para el protagonista. En cuanto al poco desarrollo que hay este se limita a las habilidades que aprenden como pilotos.

Sus opositores están encabezados por el Dr. Hell, un científico malvado que pretende conquistar el mundo. Sus lugartenientes son el Barón Ashura y el Conde Brocken y tanto ellos como su líder son villanos unidimensionales que se distinguen por su maldad y falta de compasión. Sinceramente serían unos enemigos muy aburridos de no contar con unos diseños algo interesantes. Por ejemplo, Dr. Hell parece estar inspirado en el dios Zeus de la mitología griega; sus soldados cyborgs están vestidos como si fueran soldados macedónicos del período antiguo; y sus lugartenientes son muy distintos: el Barón Ashura está formado por la unión de un hombre y una mujer, hablando como si fueran uno a veces y otras solo una de sus partes toma palabra. Quizá algo irrelevante, pero por lo menos uno no se olvidará de sus caretos. La otra parte buena son los planes que urden para luchar contra la superioridad de Mazinger Z: neutralizarlo, engañarlo mediante imágenes falsas, agotar su energía, atacarlo cuando no pilota el robot, ocultar un robot cerca del área del centro de investigaciones, etc Son simples y tienen sus claros fallos, pero se nota que se esfuerzan más que el protagonista y su equipo cuyo fuerte se basa en la resistencia y poder superiores del robot (y la gran suerte que tienen claro). Se nota que no les faltan recursos y personal porque tienen un ejército de cyborgs, así como una o dos fortalezas submarinas móviles capaces de albergar gran cantidad de robots, pero... ¿Por qué demonios no mandan más tropas o esperan a descubrir como derrotarlos más fácilmente? Que sí son cosas del guión...

Algo que me hizo especial gracia en su momento fue el hecho de que retiraron a Mazinger Z de la parrilla de muchas televisiones por mil paridas. Algo que no se negará es que la obra no es especialmente recomendada para niños de menos de 7 años, pero por eso mismo no debes pedir que se retire sino hacer que tus niños vean otras cosas. Enormes robots destruyendo ciudades y luchando entre ellas mientras el protagonista sufre heridas normalmente. Tanto sus armas como sus ataques se hacen atractivos para aquellos que solo desean ver explotar y destruir todo. ¡Claro que esto será violento! No obstante, tampoco exageremos la obra tiene elementos claramente infantiles y también tiene su lado bueno por los valores de trabajo en equipo, amistad, etc En cuanto a lo infantil, solo hay que ver como los personajes se comportan como críos en situaciones peligrosas o como la plausibilidad de los hechos es igual a cero. ¿Dónde están las Naciones Unidas y por qué no envían sus propios pilotos en vez de utilizar niños? ¿Cómo nadie trató de localizar al Dr. Hell tras asesinar a sus compañeros? ¿De dónde provienen tantos recursos de ambos lados? Y así muchas preguntas de cajón. Y tampoco es que sea muy inteligente utilizar robots en medio de la ciudad...

Ahora que voy acabando, querría mencionar que el robot de la franquicia, Mazinger Z, no tiene el impacto que tiene en nuestros días, pero sigue siendo un icono. Es decir, no parece un aliado de la justicia sino un demonio capaz de destruirlo todo. No hay más que recordar la frase del profesor Kabuto antes de morir: "Dependiendo si se utiliza para el bien o para el mal, este se convertirá en un dios o un demonio". Al mismo tiempo, seguro gustó mucho a los niños de su tiempo con tantas armas que poseía como el rayo fotónico, los misiles perforantes, el fuego de pecho, etc Pero no hay frase más conocida en España que... "¡Puños fuera!" A propósito, gritar aquí los ataques tenía más sentido que en Devilman donde el diablo parecía un idiota. En Mazinger Z, al menos, tenía más sentido porque es la orden que da el piloto. Además este gozo se magnifica gracias a las bondades de la música. Esta banda sonora ha sido compuesta por Michiaki Watanabe y gracias a su música la serie tiene un tono muy heroico y motivador.

4 comentarios:

  1. Si bien nunca me a dado por ver mazinger Z de de principio a fin, mas que nada por el repelus que me proboca su doblaje con voces cubanas xD (apenas y aguanto ver uno que otro episodios suelto por TV), si he llegado a ver algunas de sus encarnaciones mas recientes, y creo que lo que mas me a sorprendido del mismo no a sido tanto las series y mangas en si (aunque el manga Shin Mazinger Zero esta epico a mas no poder), si no el ver cuantas iteraicones hay del concepto de mazinger Z, desde el clasico del chico piloteando un robot, pasando por uno en el que mazinger es una suerte de armadura todo poderosa que puede hacerse gigante, o el de las mazinger angels, con Sayaka, Jun y otra mas emulando a las angeles de Charly.

    Muy buena entrada, saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo pude verme unos 12 episodios porque el doblaje aquí también dejaba que desear. Es más aquí hubo dos doblajes porque primero cancelaron la serie la primera vez que la emitieron. La serie está bien para niños entre 7 y 12 años porque como he dicho es demasiado básica y repetitiva para gustar a gente más mayor. Por contra es interesante ver como se ha construido el anime de mechas posterior gracias a él.

      Saludos

      Eliminar
  2. Mazinger Z sin duda es un clásico del mecha, no obstante yo recien puder ver su anime hace unos cinco años, defintivamente un referente del anime.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un clásico con todas las de la ley, aunque hoy en día esté algo obsoleto jaja Nunca se dejará de tenerlo en cuenta eso sí.

      Saludos

      Eliminar