sábado, 17 de septiembre de 2016

Reseña: Amaama to Inazuma


  • Año: 2016 (Verano)
  • Capítulos: 12
  • Estudio: TMS Entertainment
  • Género: Slice of life, Comedia

Aprendiendo a cocinar con un padre y su hija


Sinopsis

Kouhei Inuzuka es un profesor que ha estado cuidando de su hija pequeña desde la muerte de su esposa. Debido a esto, tiene algunos problemas para cuidarla adecuadamente y, entre ellos, su alimentación. No obstante, esto cambia a mejor gracias a la ayuda de una de sus estudiantes, Kotori. Su familia tiene un restaurante, pero por culpa del divorcio de sus padres y el trabajo de su madre, no pueden atenderlo. Además, Kotori tiene un problema con los cuchillos y no quiere ver el restaurante cerrado. Por eso, ambos se ayudarán mutuamente y se conocerán poco a poco.

Historia y Desarrollo

El calor del verano se ha ido y con ello poco queda de esta maravillosa estación donde podemos disfrutar el aire libre, ir de vacaciones o algún lugar o, simplemente, rascarse la barriga sin preocupaciones. Hablando de anime, solo me he visto unas cuantos animes de esta temporada. Entre los afortunados, está Amaama to Inazuma. Un anime que dista, en ciertos aspectos, respecto de tu típico anime promedio con poderes sobrenaturales, protagonistas de autoinserción o waifus más vacías que una caja de galletas después de pasar por mis manos. 

Poniéndolo en no demasiadas palabras, se trata de un anime que relata la vida de un padre y su hija y como estos conocen y se relacionan con Kotori. Al tener un trabajo que le ocupa bastante tiempo, Kouhei tiene que contratar una niñera y no puede pasar mucho rato con su hija. Esto provoca que tenga que recurrir a comida prefabricada en vez de cocinar -algo en lo que está un poco pez-. Pero gracias a la intervención de Kotori que conoce a este par van solventando el problema.


Como se puede observar, estamos ante una historia sencilla sin trampa ni cartón con unos personajes y situaciones que despiertan nuestra simpatía y compasión. Y no solo eso, tanto la ternura como la inocencia se hacen notar gracias a la relación entre estos tres personajes. Tsumugi es especialmente dulce y tierna y uno no puede pensar que da gusto verla comer cada plato nuevo que preparan en cada episodio. O simplemente sonreír con las distintas reacciones y gestos que tiene. De vez en cuando ambos, padre e hija, tienen que hacer frente a algún reto o pequeño problema como alguna pelea que tiene Tsumugi con un compañero de preescolar, los intentos de su padre en buscar una forma ingeniosa de que esta se coma las verduras, etc La serie no pretende plantear ningún dilema complicado sino pasar un buen rato viéndola -aunque se torne a veces un suplicio por la falta de objetivo o algún elemento que sume interés.


No obstante, al no haber ninguna clase de conflicto o problema la serie puede tonarse monótona porque suele seguir unas pautas marcadas. A esto se le suma un ritmo lento -incluso demasiado lento para este tipo de series- que hace difícil mantener a flote el interés. Parte de la culpa, se le puede echar a que dediquen entre la mitad y una tercera parte de cada capítulo a cocinar diferentes platos (arroz, hamburguesas, donas, verduras, ...). Si bien puede expandir tus conocimientos culinarios, uno bien podría recurrir a encender la televisión y poner un programa de cocina y conseguirías lo mismo. Por otra parte, el progreso es inexistente y uno puede ver cualquier capítulo y realmente no perderse nada. Por no decir que ni siquiera aprovechan el tocar o abordar algún tema como el vacío que dejó la muerte de la madre de Tsumugi o cómo afectó el divorcio de los padres de Kotori en su personalidad. Una verdadera pena porque de corregir alguno de estos errores, haría de esta una serie más memorable. Aunque se agradece el ver algo diferente como el hecho de tener un padre por protagonista cuyo deseo más importante es hacer feliz a su hija.

Personajes

-Kouhei Inuzuka: Profesor de instituto y padre viudo cuya principal preocupación es cuidar de su hija y que no le falte de nada. En ausencia de su mujer, se ocupa de las tareas de casa, aunque tiene una niñera contratada. Su problema es que tiene una vida ajetreada por culpa de su trabajo, por lo que está cansado u ocupado para cocinar para Tsumugi (y no se le da bien). Kouhei es un padre bastante dedicado y comprensible, siendo algo blando con su hija (no le gusta gritarle ni obligarle cuando se porta mal). De ahí que también muestre algunas carencias a la hora de encargarse de su educación.


-Tsumugi Inuzuka: Ella es la hija de Kouhei y es una niña que asiste a preescolar. Se define por ser alegre, cariñosa, sonriente y algo curiosa que le gusta tener la atención de su padre. A Tsumugi le gusta transmitir sus sentimientos a su padre, pero cuando tiene algún problema en la escuela tienda a no decir nada o enfurruñarse -aguantándose las ganas de llorar-. Entre las cosas que le gusta hacer está ver la tele (normalmente series de magical girls) o dibujar. Cabe decir que odia ciertas verduras y le encantan los dulces como otros niños.


-Kotori Iida: Una estudiante de instituto que conoce al par anterior durante la festividad del hanami y ahí empiezan a hacer buenas migas. Kotori es una chica tímida, aunque amable y entusiasta. Sus padres tienen un restaurante familiar, pero debido al divorcio y al trabajo de su madre deja de abrir y eso le entristece. Por eso, invita a la familia a que vengan a su restaurante donde ambos aprenden a cocinar. Suele seguir las instrucciones de su madre, aunque es incapaz de utilizar los cuchillos y por eso pide la ayuda de Kouhei.


Fuera de estos tres, hay unos pocos personajes que aparecen ocasionalmente en varios episodios, pero que apenas llaman la atención. De los tres principales puedo decir que los dos primeros me gustan bastante al tener ese vínculo padre e hija y como estos pasan por algunos problemitas. De Kotori no puedo decir lo mismo porque la siento, a veces, poco natural en sus reacciones. La relación entre los tres tampoco es genial porque no pasan de ser unas personas que les gusta la compañía del otro. No tienen mucho trasfondo y el desarrollo es casi inexistente, a no ser que llames desarrollo de personajes a mejorar tus habilidades culinarias.

Arte y Banda Sonora

TMS Entertainment es un estudio longevo con actividad desde los años 80 y destacó por algunos animes como Detective Conan, Saint Seiya: The Lost Canvas o D. Gray Man. La animación tiene mi aprobación, pero debo decir que no es muy fluida ni se atreve a hacer nada interesante. La paleta de colores resulta algo pálida y los diseños de personajes se mantienen en la línea de lo genérico, a excepción de Tsumugi con ese pelo. Las expresiones faciales están bastante bien. La banda sonora ha sido compuesta por por Nobuko Toda, artista prácticamente desconocida (Isshuukan Friends). Otro aspecto débil de la obra porque la música es totalmente génerico, tanto que no hay un solo tema que pueda recordar.


Conclusión

En comparación a animes similares como Non Non Biyori o Ichiro Mashimaro que evocan sentimientos parecidos, este es bastante más aburrido. El primero te ofrece una estupenda sensación de relax y tranquilidad, con risas eventuales. El segundo tiene un elenco de personajes igual de queribles, pero mucho más divertidos. Amaama to Inazuma está en un punto medio que no le lleva a ningún lado. Y no quisiera añadir otros como Barakamon o el manga Yotsuba!

No obstante, estaría mal de mi parte decir que es un mal anime porque tiene unos cuantos puntos positivos que le hacen merecedor del sello de serie aceptable. La relación padre e hija, los sentimientos que evoca como el afecto y la inocencia y otras cosas más añaden valor a este anime.

Calificación: 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario